Amadís de Gaula y la modernidad

Cuando a lo largo del año 2005 se celebró el IV centenario de la publicación del libro “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes (La edición que uso como referencia de las citas del libro “Don Quijote de la Mancha” es de la editorial Juventud, Barcelona – 1966.  El de “Amadís de Gaula“, editorial Planeta, Barcelona 1991. Otras obras consultadas son la enciclopedia de Historia de Literatura Española e Hispanoamericana (ediciones Orgaz – Madrid, 1980) y enciclopedia Durán – Bilbao, 1967) con estudios de los  de literatura Manuel Fernández Nieto y Amancio Labandeira, ambos de la UCM, llegué a juntar en mi casa once ejemplares que regalaron por doquier.

.

Me pareció que tanta insistencia no me afectaba, pues ya había leído este libro dos veces. Una por decir que conocía dicha obra, considerada como la principal de nuestra literatura, lo que hace que sea una exigencia personal su lectura. La segunda vez fue para hacer un estudio sobre el Enamoramiento, el cual realicé tomando además notas de otras novelas y ensayos, siendo la obra de Cervantes la que desarrolla toda la esencia de este fenómeno sentimental.

.

Es frecuente leer “poco puede decirse del Quijote que no se haya dicho ya… obra cumbre de la literatura universal y primera novela moderna”. Pero no se analiza, ni se habla, ni se estudia de lo esencial de esta obra:  

1.- Que el enamoramiento es un sentimiento real, no la fantasía de un loco. Miguel de Cervantes retrata muy bien este sentimiento.

2.- ¿Qué narran las novelas de caballería, qué cuentan?, ¿por qué el ataque furibundo contra ellas? ¿Para qué darlas el golpe de gracia deformándolas y ridiculizando sus contenidos? Cuando el Quijote se encumbra para este fin con una propaganda jamás habida en la historia de la humanidad. Se crea una cadena de adjetivaciones, de laudatorias que enmarañan la novela de Cervantes y no dejan ver su fondo. Tampoco se dice nada sobre a qué se refiere la “modernidad” en la novela posterior a la escrita por Cervantes. Habrá que saber que dicen las novelas de caballería y no lo que se dice que dicen, para saber por qué se las ha querido hacer desaparecer.

.

Al asomarme por tercera vez al Quijote observé que la primera palabra, después del prólogo, antes del famoso comienzo “en un lugar de la Mancha….” aparece Urganda la desconocida, encantadora de la novela de Amadís de Gaula. También un poema de Amadís a don Quijote. Las últimas palabras de don Quijote se refieren a este personaje. Y también, de manera general, las últimas del autor. Recorrí de nuevo la obra del hidalgo caballero observando que cita unas cuarenta y dos veces a Amadís de Gaula, o en referencia a él. Don Quijote se hace llamar de la Mancha, porque Amadís es de Gaula.  Caballero de la Triste Figura, por referencia al nieto de Amadís, Amadís de Grecia, que se hace llamar Espada Ardiente y caballero de la muerte.  No firma las cartas, porque Amadís no lo hace. Dice: “me guío del ejemplo que me da Amadís de Gaula que hizo a su escudero conde de la ínsula firme”.  Todo lo cual me llevó a preguntar ¿quién es realmente ese Amadís de Gaula? ¿De qué trata esa obra a la que se critica, burla tanto y desprecia la obra cumbre de la literatura española y paradigma de la literatura universal? ¿Qué cuenta la novela de Amadís que se ha postergado y que tal es la intención manifiesta de Cervantes?  Responder esta inquietud me llevó a leer “Amadís de Gaula”, de Garcí Rodríguez de Montalvo.

.

Cuando leí la obra de Amadís observé que por una parte está el libro, lo que cuenta, y por otra la ocultación del mismo, que ha desaparecido como referente de la literatura. Dicha ausencia tiene mucho que ver con el contexto histórico en el que todo ello sucede y en su resultado, la modernidad. Si somos capaces de leer la obra “Amadís de Gaula” puede que veamos que la modernidad no es tan moderna como nos parece. Y para ello es necesario saber qué cuentan los textos de esa novela y no lo que se dice de ellos. Y tal es lo que pretendo hacer, sin caer en interpretaciones ni nada que no sea presentar una novela que a mí me ha resultado sorprendente. Es por ello que consideré necesario celebrar el V centenario de la edición de esta obra, durante este año 2008, para que sirva de oportunidad para descubrir otra manera de hacer literatura, tan válida como cualquier otra y ver lo relacionada que está con la cultura moderna.

.

Me parece importante hacer una reflexión sobre el contenido de esta obra y lo que ha significado su postración y olvido. Ha sido apartada de tal manera que lo que he mirado en internet, con trabajos, críticas y tesis sobre esta obra no hacen alusión a lo que realmente es su esencia, lo novedoso y aquello por lo cual, sospecho, esta obra ha sido eliminada del mundo literario y cultural. Algo en lo que se puso en su momento un empeño sistemático y que no responde al cambio de gusto de los lectores ni al libre mercado de elegir uno u otro libro, sino a la deformación de los personajes y a ocultar  los contenidos del mismo, que aún hoy en día pueden resultar chocantes, demasiado modernos, cuando fueron escritos ¡hace cinco siglos!.

.

Permitirme que me refiera a cómo trata el libro de “Don Quijote” a las obras de caballería, pero especialmente a la de Amadís, para que veamos como se las desprecia y se las anatematizó. El canónigo de la novela del Quijote despotrica sobre las mentiras de esos libros de caballería, a los que califica de  inmorales. Cuando don Quijote habla con él observa, sin embargo, que leer historias de caballeros andantes causa gusto y maravilla: “Mejora la condición de las personas a las que hace más liberal, guerrero, atrevido y sufridor”.

.

La tía  y sobrina  de don  Quijote, cuando  éste vuelve a  casa, al  final de  la I parte, maldicen los libros de caballería y a sus autores, por estar plagados de mentiras y disparates. Veamos que con la obra del Quijote, Miguel de Cervantes quiere arrancar una mentalidad que rezuma de los libros de caballería, lo cual fue todo un estilo que había progresando y evolucionado, hasta desaparecer del interés de los lectores. Cervantes manifiesta que quiere lograr  “no dar crédito a los libros de caballería, que con eso se tendrá bien pagado“. Como dice Jesús Vicente Magdalena “mató de ridículo las novelas de caballería porque cegó el gusto literario por ellas a muchas generaciones”.

 .

En el capitulo VI del Quijote entre el cura y el barbero hacen un escrutinio de libros, mientras que duerme don Quijote. Deciden ver uno a uno, para valorar cual merece el castigo de fuego. Para la sobrina todos han sido dañadores y se han de tirar todos ellos por la ventana, al patio para hacer con ellos una hoguera. El cura dice que antes hay que leerlos, al menos los títulos. El primero de todos son los cuatro de Amadís de Gaula, por ser dogmatizador de una secta mala. Así lo califica. El cura dice: “le debemos sin excusa alguna, condenar al fuego”. Sin embargo el barbero  plantea que no, pues es el mejor de este género y se debe perdonar. El cura le responde: “Se le otorga la vida, por ahora“.  Tiran a Espladián (Libro V de Amadís) y a Amadías de Grecia (libro IX)  junto con otros. Quedan salvados Palmerín de Inglaterra, por ser compuesto por un rey, el rey de Portugal, y Amadís de Gaula. Pero el cura establece lo siguiente: “Se usará con ellos de misericordia y justicia. Tenedlos, pero no los dejéis leer a ninguno. Al  tirarlos se cae, por casualidad, Tirante el Blanco, del que se dice ser el mejor libro de caballería, distinto de otros, al que el cura recomienda se lea.

.

¿Quién ese personaje, Amadís de Gaula? ¿De qué trata su novela que se quiere desbancar completamente? Su autor es Garcí Rodríguez de Montalvo, un regidor de Medina del Campo, Valladolid. La novela es impresa en Zaragoza, 30 octubre de 1508, a cargo de un alemán, George Coci. Debido a su éxito se edita otra vez en Sevilla, el año 1511. En  Roma el año 1519. Y hubo otras ediciones posteriores. Fue traducido al francés, italiano, alemán, holandés. Fue una obra que tuvo una gran repercusión social y adquirió gran popularidad en todas las clases sociales y también entre las mujeres.  El año 1510 se publican “Las sergas (proezas ; tela de seda con cuadros metafóricas de hazañas de héroes.) de Espladián”.  El año 1490 se publicó “Tiran lo Blanc” de Joan Martorell en catalán. Ante el auge de Amadís de Gaula, el año 1511 se edita en castellano, siendo impresa en Valladolid. Con esto quiero decir que son novelas que a le gente le gustó leer.  Fue un auténtico fenómeno cultural, hoy postergado, incluso como análisis de esta obra. Los libros de caballería se han interpretado como una imagen sublimada de la realidad, pero bien se puede ver en ellos la referencia de una vida libre.

.

Las novelas de caballería provienen de leyendas que se trasmitieron originariamente de manera oral. Cuando Garcí Rodríguez escribe su obra de Amadís hace una refundición de textos de otras novelas castellanas de caballería. Victoria Cirlot dice que copia antiguas versiones. Y que las mismas varían según los autores. Para Santiago Sevilla (Diario de León, 10 – marzo – 2008) el auténtico autor  de Amadís de Gaula es don Enrique de Castilla. Quien ha estado en Inglaterra y la conoce. Lo cual no es algo que se refleje realmente en la novela. Plantea que Garci deforma su narración, pues el original hace que Amadís sea asesinado por su hijo, Esplandián, en venganza de haber sido bastardo y dejar que lo amamantase una leona. Todo lo cual se plantea como un demérito para Garcí Rodríguez de Montalvo. Considero que es una discusión baladí, que no tiene sentido  y que da lo mismo. Pero es que, además, en la introducción a la novela García dice corregir los antiguos originales que estaban corruptos y mal compuestos en el estilo.

.

Con aquello que se pretende descalificar de entrada la obra de Garci es una tradición en la literatura. En “El Burlador de Sevilla” de  Tirso de Molina don Juan es condenado al infierno. Zorrilla hace una nueva versión de Don Juan Tenorio en el que amor de doña Inés le salva, arrepentido en el último momento. Moliere escribió “don Juan  o el convidado de piedra”. Goldoni: “don Juan Tenorio, el libertino castigado”. El cineasta asturiano Gonzalo Suárez, escribe en 1934  “Don Juan de los infiernos”, a cuyo protagonista presenta como víctima de su destino y le condena  a vivir. Existe la Celestina de Fernando de Rojas y la de Feliciano de Silva.

.

El personaje Fausto  proviene de cuentos populares, a partir de un personaje que se divulgó en cuentos y narraciones orales a finales del s. XV en centro Europa. Spiesz escribe una obra sobre el mismo en 1587. Marlowe escribe otra sobre el mito de Fausto, “La trágica historia del doctor Fausto”, 1588. Sigue fielmente el mito de Spiesz y lo condena al infierno.  Gotthold Lessing, redime a Fausto, en lugar de condenarlo. La obra de teatro de Goethe (parte I, 1808; parte II, 1833), tiene una  enorme repercusión. Nos describe a Fausto como un filósofo racionalista dispuesto a arriesgarlo todo, incluso su alma, por ampliar el conocimiento humano, y que obtiene el perdón de Dios por la nobleza de sus intenciones y el amor a Margarita: “El eterno femenino nos impulsa hacia delante”. Al margen de estas obras, el mito de Fausto ha sido objeto de numerosas versiones, entre otras la de Thomas Mann, “Doktor Faustus”.

.

La obra de teatro “Romeo y Julieta” de Sakespeare, que escribe el año 1591 y se estrena en 1596, se basa en  una versión traducida al inglés por Broke en 1562, de la obra de varios autores italianos, que se traduce al francés en 1559, “Historia de los amantes”. La obra “Otelo” se basa en uno de los Mil cuentos de Giraldi Cinthio. Otra obra “Cimbelina”en un cuento de Boccaccio de 1609. O la obra “Coriliano” inspirada en “Vidas paralelas” de Plutarco.

.

Con estas referencias quiero decir que, y sobre todo en aquella época,  copiar antiguas versiones de personajes es común en el mundo de la literatura. Cada autor aporta nuevos enfoques, adaptaciones para su época y no por ello son despreciadas sus obras. Sin embargo parece que es un estigma para la novela de Garci Rodríguez de Montalvo, cuando introduce en ella elementos totalmente novedosos. A la obra del Quijote de Cervantes hay una reacción de quien se hace pasar por Alonso Fernández de Avellaneda,  que dice ser de Tordesillas. Cervantes alude a éste en varias ocasiones en la II parte y en el prólogo, en el cual también  arremete contra Lope de Vega, a quien defiende, por contra,  Avellaneda. El dramaturgo Lope de Vega ya había ingresado en el santo oficio y, aún así, es objeto de la critica de Cervantes por su vida anterior desordenada y disoluta.

.

En este sentido es clarividente la obra del historiador Roger Chartier en su obra “Entre Poder y placer. Cultura escrita y literatura en la edad Moderna“, en la que viene a esclarecer este asunto, pues cuenta que en la modernidad las obras literarias están dominadas por la soberanía del autor, pero no siempre fue así. Precisamente es a partir de la época en que se escribe la obra “Don Quijote” que empieza a haber un cambio. Demuestra que es desde comienzos del s. XVIII cundo se inventa al autor como propietario de su obra. Ya antes sucedió como principio de identificación para saber quien calumniaba. Desde entonces la ética literaria ha sido destruida por la codicia y la avidez. Parte de dicha ética estuvo en ocultar el nombre en el anonimato. Esto hace que sucediera la costumbre, que también en la obra de “Don Quijote”, de la ficción del manuscrito hallado por casualidad. Porque anteriormente la dimensión económica de la propiedad literaria. Confirma Chartier que la lógica del autor propietario sucede a comienzos del s. XVII. Desde entonces el autor adquiere significación nacional siendo más importante que el texto, de manera que sucede lo que llama una “revolución de la lectura”.

.

No voy a entrar en el análisis literario del texto de Garcí Rodríguez, ya que mi pretensión es simplemente que se sepa lo que dice textualmente. El mensaje que transmite esta novela. Cuando se ha leído es posible observar que perfila la modernidad, la modernidad que no ha sido. Y creo que hay que analizar las novelas de caballería, en especial Amadís de Gaula, como una sombra, algo que se ha ocultado, pues su desaparición no fue fortuita.  Se puede comprobar como se deforma esta novela y a su protagonista, a la vez que en la misma época sucede lo mismo con autores de teorías filosóficas y científicas. Hay  algo evidente, hoy nadie, prácticamente nadie, lee ni tiene interés por la novela “Amadís de Gaula”. Yo creo que merece la pena acercarse a ella. Quiero dejar claro que yo soy un admirador de la novela de Cervantes, “Don Quijote de la Mancha”, que me parece preciosa, desde muchos puntos de vista, pero no dejando a un lado Amadís de Gaula, porque lo que se hace con su abandono es limitar el espectro de la literatura, se limita el campo de reflexión de la cultura. Es como si nuestra sociedad anduviera coja. Todavía hoy la novela de Garcí Rodríguez tiene mucho que aportar.

.

La novela de Cervantes, don Quijote de la Mancha, es considerada la primera novela moderna de Europa occidental. A partir de la cual se dejan de desarrollar otras formas literarias, lo cual supone un empobrecimiento de la literatura y un estrechamiento enorme de la mentalidad social.  Cuando el modelo de modernidad que se ha construido a partir de esa carencia decae, aparecen análisis, estudios que aún no llegan a lo que plantea Amadís cinco siglos atrás. Hay amagos, acercamientos, reflexiones desde el psicoanálisis y desde la teoría socio política más actual, que, sin saber  nada sobre Amadís de Gaula, descubren lo que se atisba en el fondo de esta obra. De ahí su conexión con la modernidad.

.

Cuando alguien se decide a leer la basta obra “Amadís de Gaula”, parece que le quieren quitar las ganas de hacerlo. En la introducción a la novela, José Enrique Ruiz Doménec dice: “El sermoneo del medinés es la ruina de su obra. Encajados a la fuerza, en ocasiones sin demasiada conexión con la historia que narra … con ideas-pensamientos que suelen asaltar en forma de horribles pesadillas de una mente provinciana, como la de este pobre regidor“. Y:  “… tarea inútil seguir las digresiones de Montalvo. Si su publico las acepta sin protestar, nadie debería culpar a este torpe funcionario…”.

.

En la enciclopedia con la que se enseñó en España a mediados del siglo XX, editada en 1942, se lee: “La literatura sobre algunos tipos de caballería llegó a trastornar el juicio de muchos crédulos lectores, que daban por reales las fantásticas aventuras de ciertos libros de caballería. Nuestro inmortal Cervantes alumbró las influencias de estos funestos libros de caballería, al ridiculizarles magistralmente en la magnifica obra Don Quijote de la Mancha”. No cabe duda que el Quijote salió contra los libros de caballería, pero en especial contra la obra “Amadís de Gaula”.

.

También Juan de Valdés no tolera el papel que la novela Amadís da a la sensibilidad mundana. Pero otros militantes de la iglesia católica mostraron condenaron la lectura de este tipo de libros: Luis Vives, fray Antonio de Guevara, Pedro Mexía, Diego Gracián, Melchor Cano, fray Luis de Granada y otros. Juan de Valdés escribió refiriéndose a la obra de Garci Rodríguez de Montalvo: “libro mentirosísimo, que dice mentiras desvergonzadas y tiene estilo desbaratado, que no hay buen estómago que pueda leerlo”. Otros moralistas de la época le acusan a dicho libro de ser “dulces ponzoñas” y “sermonario del diablo“. Fue calificado como nocivo para jóvenes y doncellas y “provocativos de la sensualidad”.

.

Tengamos en cuanta que Juan Valdés, que estudio en la universidad de Alcalá de Henares, fundada  por el cardenal Cisneros, fue camarero secreto del Papa y activó todo un movimiento religioso para el establecimiento de la moral católica. Algo que inició el cardenal Cisneros quien también impulsó la formación de milicias activas y de gente de ordenanza, así como cuerpos activos en defensa de la fe como “Los pardos” y “los lansquenotes”.  Pensemos que Miguel de Cervantes nació y vivió en Alacalá de Henares y que en 1609 ingresó en la hermandad de Esclavos del Santísimo Sacramento, cofradía a la que pertenecieron muchos autores de su tiempo.

.

Observamos una serie de datos curiosos, que nos hacen ver que no fue una ocurrencia, lo que llevó a hacer la obra del Quijote, sino que tuvo toda una intencionalidad, con el fin de combatir las novelas de caballería. Su autor trabajó como camarero del cardenal Julio Acqueviva. Cervantes fue protegido por el arzobispo de Toledo. Antes de que fuera un personaje conocido hablan de él los alféreces Mateo de Santillana y Gabriel de Castañedo, comentando que Miguel de Cervantes, con fiebre quiso participar en la batalla contra los turcos: “quería morir peleando por Dios y por su rey”. le definen como un soldado aventajado. Al volver de aquella contienda fue cuando unos piratas lo hacen prisionero quedando cautivo en Argel durante  cinco años, hasta que entre familiares y amigos consiguen pagar su liberación.

.

¿Qué es lo que se quiere ocultar de la obra de Garci Rodríguez? ¿Sus batallas, sobre lo cual está luego plagada la literatura? ¿La violencia de sus escenas? ¿El idealismo, el sentimentalismo sobre lo cual luego habrá toda una corriente literaria? ¿Qué hay en esta novela que se quiere ocultar y que hoy se desconoce?  El V centenario puede ser una oportunidad para conocerlo. Y se debe hacer en tres aspectos: sobre los texto de la obra. En relación con su contexto histórico y  en cuanto a sus posibles significaciones como análisis de la modernidad. Yo animo a las instituciones académicas y culturales a que acometan este reto, porque considero que es necesario.

.

Quisiera dar un dato, por la coincidencia cronológica y tenerlo presente, en tanto que el mismo año que se edita “Amadís de Gaula” de Garci Rodríguez de Montalvo, 1508, el artista italiano Miguel Ángel comienza  a pintar el fresco de la bóveda de la Capilla Sixtina. Años después se cubre la desnudez de muchas de sus figuras.

.

La obra “Don Quijote de la Mancha” se impone como modelo literario, cuya función indica el autor: “no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballería, que por las de mi verdadero don Quijote van ya tropezando, y han de caer del todo, sin duda alguna”  ¿Por qué? Sucede desde entonces una  castración de la literatura que llega a nuestros días en forma de harrys potters en sus diferentes formas y versiones.  La literatura seguido un camino en el cual ha dejado de contar cosas, de proponer nuevos paisajes para profundizar en el ser humano a través de la palabra. Hoy funciona la literatura que transita en el mundo del espectáculo mediático en busca de éxito, fama y ventas. Pero la otra literatura, la fabuladora, la que brota del verbo y el ser,  sobrevive en la soledad de pequeños grupos y tertulias, sin que tenga ni una proyección ni una función social. Ese proceso que se inició hace cuatro siglos pervive en nuestra modernidad. Con la perdida de las novelas de caballería escribir y leer dejan de ser un fin, para convertirse en un medio, cuya finalidad es el triunfo sobre otras novelas, vender más, entretener, aprender.  Aparece el fenómeno de hacer obras literarias y desaparece la capacidad de escribir y leer como un juego con las palabras, con las que inventar paisajes humanos. Se pierde jugar con la realidad. Hoy es muy difícil que se entienda escribir, incluso leer, sin que sea para algo.

.

Miguel de Cervantes y Saavedra hace una burla de lo que es accesorio en la novela de Amadís, las andanzas, las peleas. Quiere demostrar en resumidas cuentas que la literatura de caballería  es una tontería. Pero adonde llega Amadís lo ignora. La intención de esta novela la deja a un lado, “en un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”.  Y aún hoy se desconoce completamente. Y esto es lo que quiero contar.

.

Cervantes construye otro proceso paralelo a la novela de Amadís, nos aparta de su esencia. Para poderlo realizar desarrolla en el personaje don Quijote el enamoramiento. Y lo hace de manera magistral. Pero separa enamoramiento y sexualidad, función esta última que ignora y saca de la literatura.  Habrá que esperar a 1922 cuando se publica la obra “Ulises” de James Joyce, en la que interviene en la novela el cuerpo y la sexualidad de sus personajes. Y en 1934 el escritor Henry Miller, tras una gran resistencia de parte de la crítica y una parte de la sociedad,  trata la sexualidad en la literatura con normalidad. Pero sin la utilidad social ni la relación con el desarrollo de los acontecimientos como propone Garci Rodríguez de Montalvo cinco siglos antes, que han sido sepultados.  Don Quijote no actúa como el caballero Amadís.  Es una caricatura sobre una deformación previa. El  Quijote es “el más casto y valiente caballero”.  Don Quijote define al caballero andante como “un  no enamorado vicioso, sino platónicos continentes”;  “Dios sabe si hay Dulcinea o no en el mundo”. Lo cual nada tiene que ver con Amadís, como seguidamente vamos a poder comprobar.

.

Don Quijote, ya al final de su aventura (pg. 1064) dice: “Ya tengo juicio y, libre y claro sin las sombras caliginosas de la ignorancia que sobre él me pusieron mi amarga y continua lectura de los detestables libros de caballería… a punto de muerte,…. no soy don Quijote de la Mancha, sino Alonso Quijano.. ya soy enemigo de Amadís de Gaula y de toda la infinita caterva de su linaje; ya que me son odiosas todas las historias profanas del andante caballería; ya conozco mi necedad y el peligro en que me pusieron haberla leído”.

.

¿Es Amadís  una novela que habla sobre los valores y actos de la caballería, como se suele enseñar? Es mucho más. Muchísimo más. Sin embargo su último vestigio lo tenemos con Lean Baptiste Lilly, compositor francés, en una ópera sobre Amadís, el año 1684.

.

El Quijote se ha ido estableciendo como centro del paradigma literario moderno. Pero ha sido todo un proceso, no fue un destello al que todos se rindieran a sus pies. Y se ha ido conformando una cultura literaria y en general en pro de esta novela.  En un principio no fue algo que estuviera tan claro. Pero ya nadie lo pone en duda. Lope de Vega, en una carta escribe: “hay muchos poetas en ciernes para el año que viene, pero ninguno hay tan malo como Cervantes ni tan necio como quien alabe  a don Quijote“. Honoré de Balzac en su novela “Las ilusiones perdidas” cuenta que a Cervantes le llamaron “viejo e innoble manco”.  Y que tardó diez años en lograr que publicasen su II parte.  Padre Isla en una carta a su hermana, 1758, comenta sobre dejar atrás al Quijote y dice que los aplausos del libro suyo, “Fray Gerundio de Campazas”, se disputarán la preferencia a Cervantes.

.

La novela Amadís de Gaula es muy leída en los barcos que cruzan el Atlántico para llegar al nuevo mundo. En larguísimos viajes se leen sus páginas en alto. Nombres de los que salen en la novela se ponen a quienes nacen en el continente americano.  “California”, por ejemplo, es una palabra que aparece en “Las sergas de Esplandián”.  La isla California, cuya reina es la amazona Calafia, es tierra con mucho oro.  También aparece en la canción de Roldán, pero se sabe que la tripulación  que llega a lo que será luego California, llevaron la obra sobre Esplandián en el barco.  también “Patagonia”. En diversas biografías de Hernán Cortés consta que fue un ávido  lector de novelas de caballería.

.

Algo que estimulan estas novelas y de manera especial Amadís de Gaula es la iniciativa individual.  La capacidad de actuar por uno mismo como persona.  Creo que se debería de estudiar la influencia de esta novela en el proceso de mestizaje en la parte del nuevo continente conquistado por los españoles, mientras que no sucede lo mismo en la parte inglesa, en la que este fenómeno prácticamente no sucede. La lectura de esta novela pudiera favorecer una mentalidad que no interesó a quienes estaban organizando el nuevo mundo, para los intereses del imperio. Es sabido que la lectura de la novela Amadís de Gaula fue lectura de los conquistadores del nuevo mundo. Es por ello  que el año 1531 un  Real decreto prohíbe su importación a las colonias americanas.

.

Me sorprendió saber que en el relato sobre la verdadera historia de la conquista de la Nueva España, que escribió Bernal Díaz del Castillo, su autor fuera de Medina del Campo, que su padre conociera y trabajase con Garci Rodríguez y que él leyera la obra de éste, Amadís de Gaula. Así lo resalta Guillermo Serés, estudioso de tal escrito de 1568, quien manifiesta que fue la lectura de obras de caballería lo que le da el ánimo de la aventura a este conquistador del nuevo mundo. califica el Amadís de Garci Rodríguez como “celebérrimo” y explica que los conquistadores se asemejan al caballero artúrico  muy conocidos por ellos a través de los libros de caballería, siendo en común querer extender una paz universal y la labor evangelizadora. Pero no lo relaciona con algo mucho más llamativo y relacionado con esta historia de caballeros como su felicidad manifiesta con la india muy hermosa doña Francisca que le dio el propio Mocteczuma. Lo cual sí puede tener mucho que ver. No hay duda de que Bernal había leído el libro “Amadís de Gaula”, no sé si hasta el final, porque lo cita en su obra: “parecía a las cosas de encantamiento que cuentan en el libro de Amadís“. Fuere quien fuere quien escribió la obra, lo cita. Si desarrollan una labor de extender la fe católica al Nuevo Mundo los conquistadores y están motivados por los libros de caballería que hacen gala de su servicio a la fe de la iglesia ¿por qué los quieren eliminar?. Alguna razón habrá y es lo que vamos a desentrañar.

.

Como los nuevos pobladores y conquistadores siguieron leyendo libros de caballería  sesenta años después se volvió a prohibir llevar libros de ficción a América, entendiendo tales los de caballería, con la excusa de no confundirlos con la Biblia. Se impide que los lleven en los barcos y se lean este tipo de novelas. Lo que quiere decir que algo interferirían o influirían. De otra manera ¿por qué prohibirlos? Por alguna razón se hizo. Como afirma Jesús Vicente Magdalena “el mérito y el éxito que tuvo en su época Amadís de Gaula no se puede negar”.  El Quijote ya llevaba circulando treinta años y los libros de caballería siguieron teniendo auge e influyendo en la mentalidad de sus lectores. Si eran libros en crisis, como algunos eruditos pretenden, o en decadencia ¿por qué prohibirlos, como lo hizo otro Real decreto que hizo que se prohibieran en toda España? Si además se ridiculizan quedarán perdidos para siempre, como ha sucedido. Si, como se dice, estaban en decadencia los libros de caballería ¿por qué se evita por todos los medios que se lean?. La sustitución literaria fue la novela pastoril en la que se idealiza la realidad y en la que priman los amores etéreos.

.

Bernal, como soldado, va a la Nueva España en lo que cuenta el año 1519, de manera que en esa época todavía sucede lo que Guillermo Serés, comentador de la misma alude en cuanto que “la mayoría de los conquistadores eran lectores de libros de caballería y de los romances, que hicieron suyos algunos de los ideales difundidos por dichos géneros”, pero no sólo en el aspecto romántico o aventurero, sino en esa amalgama de religiosidad y erotismo, lo cual esto último parece que se quiere evitar en los estudios al respecto. Cuando el mestizaje proviene de las relaciones sexuales de los colonizadores con las indígenas. El primero que se admite mediante una bula es el hijo de Hernán Cortés con Melinche, Martín, una nativa que ofrece Montezuma, la cual se casó con Juan Jaramillo. estando preso el gran señor de los mexicanos, ofrece a Cortés su hija para que tenga descendencia con ella y la “tenga por su legítima”, a lo que el conquistador español contesta que no puede, porque ya está casado. Ocho años después tendrá una hija con ella, Leonor, que se casó con  quien fuera gobernador de Zacateca.

.

Bernal recoge unas palabras de Cortés: “Denos Dios ventura en armas, como al paladín Roldán, que en lo demás bien me sabré entender”. Llega a decir de él el cronista de su propia experiencia, contra lo que escribe Gomera de oídas, que Cortés es travieso sobre las mujeres. Es curioso que la paradoja de las novelas de caballería de luchas, guerras y la devoción a la fe católica se mezcla con la exuberante sexualidad, con el adulterio, de manera que se levantan altares, se reza antes de iniciar una batalla, se va a misa con solemnidad a la vez que se mantienen variadas relaciones sexuales, para lo que de hecho Montezuma regala mujeres para los conquistadores como esclavas. Quitan a los indios de adorar imágenes de ídolos para que sean cristianos, pero ¿no es contradictorio?. Pienso que la religión estuvo mucho más cerca de la persona que de la metafísica en aquella época. La liberalización en lo sexual sorprende, porque se hizo tabú y se impuso el silencio al respecto. Bernard cuenta sin escandalizarse, sino como algo normal que Melinche (Marina) tuviera un hijo de Cortés y ser casada con el caballero Juan Jaramillo, que volvió antes a Cuba, pero sirvió a su marido e a Cortés de cuanto en el mundo hay.

.

Son los propios caciques de pueblos enemigos a México quienes dan a sus hijas y sobrinas a los hombres venidos de fuera “para que fuesen por casar… porque queremos teneros por hermanos porque sois buenos y esforzados y  para que de su generación tengamos parientes”. Si bien fueron pueblos que se aliaron a los conquistadores para defenderse de los mexicanos. Los conquistadores españoles las aceptaron, pero no accedían a ellas sin antes bautizarlas. Las mujeres que los caciques entregaban para casar iban a acompañadas  de otras para que las sirviera. Algo que fue decisión de los pueblos nativos de allá. Cuenta Bernal que al finalizar la conquista de México los representantes de los indios capitaneados por Guatémuz, que sustituyó a Montezuma, pidieron que hiciesen volver a las mujeres que los soldados españoles hubieron tomado, muchas “mujeres e hijas de los principales”. Cortés les da permiso para que las busquen y las lleven, pero “vieran si son cristianas y si quieren volver a sus casas”, en cuyo caso “se las diesen… pero hubo muchas mujeres que no quisieron ir con padres ni madres ni maridos, sino estarse con los soldados y otras se escondieron”. Cierto que fue una situación de penuria, que muchos murieron, pero empezaron ellas a renegar de la idolatría. Y los soldados se casaron en su mayoría con ellas. Cierto que hubo bandas de soldados que luego violaron y abusaron de las mujeres y saquearon los pueblos, pero fueron perseguidos y castigados.

.

.

Hace referencia el soldado Bernal que vieron no pocos varones indígenas que vestían trajes de mujer. Que practicaban sodomías, se da a entender que entre varones, y les instan a dejar este “maldito oficio” al igual que no sacrificar a seres humanos y menos comer sus brazos y piernas, así como no adorar a sus dioses, sino a la cruz y a la imagen de la santísima Virgen María “que traerá grandes beneficios”. Sin embargo de la homosexualidad entre los cristianos nada se dice, pero si se condena es porque se practico como cosa de brujería. La nombra como “torpedad” y “pecado nefando”. En este sentido se cree que fue un error esta consideración insistente porque la homosexualidad también estuvo castigada en México y muchos pueblos. Bernal cuenta que veían a indígenas hacer sus necesidades sin recato, sin esconderse. Posiblemente supieron del apareamiento cuya costumbre fue con la mujer a gatas y el varón detrás, y pensaran que fue sodomía, acostumbrado el cristiano a la  manera que se llama “el misionero” desde aquel entonces. Esta diferencia conlleva otra de mentalidad, como es que las parejas españolas cuando hacen el amor se ven las caras, porque lo hacen con una persona determinada. Entre los indígenas es con la tribu, excepto los  caciques y reyes que han de asegurar su descendencia para heredar su Poder, que lo hicieron de manera general de pie uno frente a otro. Montezuma bebió diariamente una bebida hecha de cacao en una copa de oro con el objetivo de tener más fuerza sexual. Lo que sobraba fue repartido entre los príncipes y caciques y papas y demás alta alcurnia de su ciudad fortaleza. La bebida fue preparada siempre por un grupo de mujeres. El grano de cacao se usó como moneda.

.

Quienes no quieren ver el fondo de lo que cuenta Bernal plantean desde el mundo académico falsos debates, como que si fue escrito por Cortés, letrado por la universidad de Salamanca, que si se ha escrito su libro con varias letras, o contiene firmas diferentes. A poco que se sepa se ve claramente el punto de vista de un soldado, no de un capitán. Pero es que todo lo que quiere explicar estas tesis que desvían la atención del busilis se cae por su propio peso. Bernal no hace citas textuales, sino que las ha oído. es un hombre de una gran cultura oral, de un hombre viajado, que ha convivido con muchas personas y en diferentes ambientes. Es lo que se llama la cultura de “cocinero de barco”, que sin haber leído mucho sabe cuestiones diversas a las que ha prestado atención. Se observa claramente que no es una obra escrita sino dictada o hablada, de la que alguien va tomando nota. Quien no es letrado y más en aquella época da valor a su palabra, no a su firma, que varía con el momento de firmar. Y más cuando es al cabo de años, Si alguien lo hubiera querido suplantar habría imitado la firma.

.

Lo curioso para lo que estamos tratando y que desarrollamos a continuación es que en marzo de 1527 el emperador de España prohíbe la impresión, venta y posesión de las obras escritas por los conquistadores o referidas a ellos, que son confiscadas y quemadas en las  plazas públicas de Sevilla, Toledo y Granada, debido a su popularidad. (Cuatro años antes que la prohibición de los libros de caballería, lo que indica una cierta correlación) Los historiadores dicen que debido a que adquirían demasiado Poder en la Nueva España, pero este poder no es tanto pues se define por las leyes entonces establecidas, de muchos conquistadores fueron sometidos a juicios, como el mismo Cortés. ¿Para evitar que circulase una leyenda negra al respecto?. Más bien en estas narraciones es al contrario, se resalta el valor de los soldados, su gesta se clarifican fantasías  y se hace hincapié en la religiosidad para defensa del catolicismo y del Emperador de quienes los conquistadores se consideran y publicitan que son vasallos del mismo,  para la ocupación. En tales obras se resalta la crueldad de los pueblos nativos que sacrifican seres humanos a sus dioses y comen carne humana. Más bien su censura fue lo que dio lugar a la leyenda negra de la conquista. ¿A qué fue debida?. Más allá de las excusas y las “razones” aparentes es que resaltan el sentido de lucha y esfuerzo personal, lo que es un ideal de las novelas de caballería, porque se quiere una población sumisa, que no haga aventuras de luchar contra el mismo Poder imperial, que ya tuvo levantamientos como los Comuneros, las germanías y demás. Esta sumisión se convierte en apatía y se ha prolongado a lo largo del tiempo para reforzar lo que es el Estado. Por otro lado el libertinaje sexual, otra característica de las novelas de caballería, cuya paradoja o contradicción con la religiosidad apasionada sucede en los libros de caballería y se da en los conquistadores, ávidos de relaciones sexuales con mujeres como codiciosos de oro. Pero muchas veces la codicia por enriquecerse venía forzada por ser pobres quienes iban como soldados y para satisfacer al rey y prelados que lo exigían. Muchos soldados y conquistadores estaban casados en España, otros no, pero el mestizaje se expandió y fue comentado y reconocido, incluso para derechos hereditarios, aunque no siempre. El Poder de la iglesia tuvo que poner coto a este desmán, considerado así por tal institución religiosa. Al ser algo tan común tuvieron que cortar por lo sano para que no cundiera el ejemplo, lo que el poder civil, del rey ha de aplicar según leyes terrenales de frenar las ambiciones, etc. Como escribe el historiador Henry Kamen: La sexualidad ha sido la dimensión descuidada en la historiografía española.

.

No se puede mantener que se prohibieran las novelas de caballería por ser de fantasía, cuando poco antes se hizo con las crónicas de los conquistadores, ¿también de fantasía? Hay que buscar un nexo común. La iglesia con el apoyo del Estado y viceversa necesitan para ejercer su Poder eliminar las aspiraciones de libertad individual para que nadie actúe por su cuenta y ambas instituciones rijan a las personas y manden en definitiva en la sociedad, para lo cual han de reprimir la naturaleza humana, que de no lograrlo inseminen en la conciencia el pecado, el sentimiento de culpa. De esta manera queda supeditado el  individuo al Poder. Es algo que no se consigue de la noche a la mañana y no depende de una cosa nada más, sino que es un proceso. La novela “Don Quijote de la Mancha” da la estocada final al rematar a las novelas de caballería tras un siglo de persecuciones y descrédito, pero por temas como es la libertad sexual fundamentalmente.

.

Para justificar esto que expongo baste analizar que el tercer inquisidor general de España, Cardenal Cisneros, fundó en 1499 la ciudad universitaria de Alcalá de Henares, abierta para los laicos. Con ella quiso divulgar fuera de los conventos los votos franciscanos de obediencia, pobreza y castidad. Lo cual exige una pugna entre mentalidades. Es la primera ciudad universitaria que se instala en Europa para socializar esos valores católicos y establecerlos en la sociedad. Lo cual choca con la mentalidad de los conquistadores inspirados en los libros de caballería. No se caracterizan por ser sumisos. La iglesia y el Estado tienen que acabar con esto, por mucho que lo hubieran utilizado para extender su poder y enriquecerse. El fundamento de esta universidad es hacer que el conocimiento sea para llegara  Dios, lo cual se refleja en la fachada de la universidad de Alcalá de Henares, hoy sede del rectorado. La puerta está rodeada, igual que la fachada por fuera por el cordón la orden franciscana esculpido en piedra como símbolo de abarcar su propósito los teólogos y la sociedad toda. Serés insiste en las semejanzas de los conquistadores y los protagonistas de las novelas de caballería, pero en un sentido de lograr la paz universal  y la evangelización. la cuestión va mucho más allá, caballeros novelescos y conquistadores creen fervientemente, buscan la gloria personal y colectiva y les gusta folgar en la foresta. La novela caballeresca “Amadís de Gaula” da un paso más en este sentido. Cuenta Bernal como por las noches Cortés y otros soldados iban a “herrar” secretamente con las indias que les hubo correspondido, formando este menester parte de su labor como conquistadores. Luchar, hacer el amor y la prioridad del individuo sobre el colectivo es la intersección entre conquistador en la historia real y caballero en las historias legendarias. Algo que se quiso extirpar para lograr el Poder sobre las personas y someter su conciencia.

.

Para los conquistadores la fe es una seña de identidad, pero es una fe instrumental, para lograr sus objetivos y como bandera de sus conquistas y justificación. Son ambiciosos en desear riqueza y luchar a muerte por ésta, pero para todos, no sólo para los ricos y para los que se hacen cargo del Estado. Practican la lujuria dentro de una sana humanidad, no abusando por la fuerza ni contra la voluntad como se quiere desacreditar. Son los valores contrarios, que hoy cambian, pero en la modernidad emergen de manera mojigata y “dentro de un orden”, lo cual no quiero decir que tenga que ser algo desenfrenado, sino contrastar con el modelo caballeresco donde la fe (lo cortés no quieta lo valiente) no entra en contradicción con la lucha y el placer. El Poder necesita un pueblo castrado, dejando que los poderosos sean unos crápulas, como tanto rey católico que abundaron en el adulterio  y el exceso sexual, a la vez que mataban a quienes no profesasen el catolicismo. El enriquecimiento también fue muchas veces la excusa y el medio de comprar voluntades por quienes realmente actuaron motivados por un deseo innato de aventuras empujado por el espíritu caballeresco que tanto ridiculiza el casto de don Quijote.

.

Miguel de Cerbantes (firma con la letra “b) fue excomulgado dos veces y otras tantas el arzobispo de Sevilla le devolvió la comunión. Encontramos muchos indicios que apoyan nuestra hipótesis, en tanto que trabajó para la iglesia en Roma, a pesar de haber la sospecha de ser de familia judía. Tiene que llevar un certificado de limpieza de sangre. Lo que sí es seguro es que fue “cristiano nuevo”. También fue espía durante cinco años en Orán de Felipe II, un rey ultra católico. Quiso ir a América, para lo cual solicita el cargo de gobernador de Socomusco, pero se lo denegaron.

.

Su vida conyugal fue también contradictoria. Se casó a los treinta y siete años con Catalina de Salazar, viuda de veinte años. Un mes antes tuvo una hija con Ana Franca, mujer casada, que cuando enviudó Cervantes dio a su hija su apellido Saavedra. Catalina fue una mujer muy religiosa hasta el punto de hacerse de la orden seglar de san Francisco, yendo en hábito a pesar de ser una mujer casada. Un pariente suyo se llama Alonso Quijano, hombre aficionado a leer novelas de caballería, en quien se inspira Cervantes como modelo inicial de su personaje.

.

Si Cervantes pone en juego su vida y su espada por la cristiandad, no será menos su pluma. Todo escritor es una persona de acción, viene de esa experiencia, hasta el punto de que escribir forma parte de esa lucha que le insta a batirse con la realidad. Me refiero a los escritores de la literatura, no cualquier compositor de historias escritas. Lo vemos en la inmensa mayoría de grandes autores. Se educa en un ambiente de fanatización de la sociedad. Nace el mismo año en que es creada la Santa Inquisición, lo cual no quiere decir nada, pero sí que vive su infancia y juventud en un ambiente de gran intensidad religiosa y en el fervor de la persecución por causa de la fe. Combate una atmósfera social que no se doblega a los cánones y valores de la iglesia católica, apostólica y romana. No es de despreciar que fuera enterrado co0n el hábito de los franciscanos, lo que no usual entre los soldados ni escritores.

.

.

Considero que escribe, y así lo dice, en contra de las novelas de caballería y para acabar con ellas. Su obra de don Quijote fue además utilizada permanentemente para tal fin y lo hace en clave de humor y literario. Y se ha logrado sacar del mapa literario tales obras. Se usó de manera propagandística y de ahí la sobre dimensión a la hora de valorar esta obra. Lo mismo se hace a través del cine para crear una mentalidad proclive a la nueva potencia económica desde Hoolywood. O cómo la novela “La pícara Justina” se escribe con una intención moralizante desde ambientes amatorios y pícaros con el fin de desprestigiar y desaconsejar tales valores.

.

Cervantes arremete contra su mismo espíritu caballeresco de juventud. Por eso lo combate desde dentro, porque vivió esta pulsión. Incluso se batió en duelo con Antonio de Juan Segura, lo que le hizo huir de Roma por las heridas que le ocasionan lo cual estuvo penado con cortar la mano derecha. Afirmó que por la honra se puede y debe arriesgar la vida. A lo largo de su vida dejó de ser un aventurero, un caballero para ser un soldado. Y como tal escribe. No se puede olvidar esta faceta del apego cada vez mayor a la fe católica y su ser soldado. Y un enemigo a combatir además de los moriscos fueron las obras de caballería, en especial “Amadís de Gaula”.

.

En la recopilación de cartas de padre Isla se cuenta que en los trasnochos castellanos, reuniones en los establos (en León se hicieron en las cocinas con el nombre de “Filandón”)  fueron frecuentes las lecturas colectivas, sobre Alejandro Magno y caballeros de la Tabla Redonda. Fue costumbre en suramérica la lectura en alto de novelas durante el trabajo en las fábricas. Por ejemplo en una de puros  en Cuba, gustó tanto la novela de Dumas, “El Conde de Montecristo”,  que pidieron al patrón que diera ese nombre a una marca y de ahí viene la que es tan conocida hoy día. Las novelas de caballería fueron contadas y leídas colectivamente como una costumbre que perduró después.

.

Fue la novela del Quijote la que da la puntilla a la novela Amadís de Gaula, pero hubo todo un proceso previo y también posterior que no debemos pasar por alto. Las prohibiciones no lograron su objetivo de que las novelas de caballería dejaran de leerse y de imprimirse. Los místicos de la época quisieron reconducir el espíritu heroico de  las novelas de caballería a una orientación religiosa, lo cual formó parte de todo un proceso sistemático de manipulación de las novelas de este género. No sólo posteriormente se ha manipulado su contenido, como cuando se lee sobre la novela  Amadís que el amor entre su protagonista y Oriana “es un ejemplo de idealismo y neoplatonismo”, siendo totalmente lo contrario.

.

Hubo un proceso de tergiversación de este  de novelas a través de la literatura con una intención moralizadora, la cual culmina con la obra de Cervantes “Don Quijote de la Mancha”. Es decir no es un proceso aislado de esta novela. Unas pléyades de novelas quieren orientar el modelo novelesco de la caballería a lo divino: “caballero del sol” (1552) de Pedro Hernández de Villumbrales; “La caballería celestial al pie de la rosa fragante” (1554) de Hierónimo san Pedro; “caballería cristiana” (1570) de fray Jaime de Alcalá, y otras muchas. A partir de 1605 el Quijote de Cervantes logra este objetivo.  Quedan otras creaciones literarias de tipo popular mediante la novela picaresca que va de “La Celestina” de Fernando de Rojas, “La Lozana andaluza” (1528) de Francisco Delgado; “Comedia Florínea” (1554) de Juan Rodríguez Florián, autor de Medina del campo; “Comedia Selvagia” (1554) de Alonso Villega Toledo, etc. Tal como se recoge en la enciclopedia Durvan: “Acabar con las novelas de caballería fue empresa que estaba destinada a Miguel de Cervantes, quien publicó su Quijote de la Mancha, en la que parodia la literatura caballeresca de manera que el género quedó totalmente desacreditado… Cumple el propósito tantas veces repetido por Cervantes…. Logró lo que no consiguieron moralistas y autores con razonamientos“.

.

¿Por qué hace esto Miguel de Cervantes?. Es imposible saber las motivaciones profundas, ni siquiera las conscientes, pero hay una serie de datos documentados que es necesario tener en cuenta. Desde mi punto de vista la reacción de Cervantes es muy similar a la de el inquisidor Tomás de Torquemada, quien expulsó a los judíos proviniendo de una familia de judíos conversos. La fuerza del converso es que conoce lo que quiere eliminar, necesita acabar con ello, porque de esta manera acaba con su culpa. Es necesario tener esto en cuenta. No porque Miguel de Cervantes procediera de una familia  judía de Córdoba, vendedores de paños, que a veces eruditos de la obra del Quijote han querido asociar a este hecho lo de la Mancha, en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, ¿por qué no quiere acordarse, de algo que evidentemente sabe?. Pensemos que define de antemano a don Quijote de ingenioso caballero, cuando más podría decir del loco o desfasado don Quijote, pero el autor va a actuar astutamente y como un caballero coge su pluma y va a escribir ingeniosamente. ¿A qué se refiere esa Mancha?, ese paisaje humano del que él forma parte, que quiere acabar con él para eliminar un sentimiento de culpa, puede ser otro que tiene mucho que ver con lo que se elimina de la obra Amadís de Gaula. Tal como ha estudiado y recogido documentos administrativos e históricos, Antonio Rey Hazas, catedrático de Filología Hispánica, y reconocido cervantista, una tía por parte de padre de Miguel de Cervantes intercambio relaciones sexuales por dinero, y también su hermana, quien recibía compensación económica por mantener relaciones sexuales. Pero más aún, cuando vivió Cervantes en Madrid con su mujer, hija y más familiares,  a poco de haber publicado la primera parte del libro de don Quijote, murió asesinado a las puertas de su casa un hombre, Gayos de Ezpeleta, lo que luego se demostró fue un problema de infidelidad de este con la esposa del asesino, pero en un principio se pensó que pudiera ser Miguel de Cervantes, que ya había estado en la cárcel. Lo interesante para lo que estamos viendo es que en las actas judiciales aparece que en su casa entran caballeros de noche y hay escaándalo, uno de ellos Simón Méndez amancebado con Isabel, que es la hija de Miguel de Cervantes. Actividad ésta que también ejerce una prima de ésta, Constanza. Las mujeres que conviven con Cervantes se dedican a “cortejos ajenos al tálamo con compensación económica“, siendo la mujer de éste, Catalina, una especie de alcahueta, aunque no ejerza dicha actividad. Y es en tal ambiente en el que Cervantes escribe la nove la las aventuras del Quijote, en la que sucede el alejamiento del amor carnal total y absolutamente.

.

Pero hay algo más atrás en su vida que le corroe y que tiene que ver con lo que aparece en las novelas de caballería, las relaciones homosexuales entre enemigos, algo que a él le carcome por dentro aunque lo disimule, pues peor sería que alguien se enterase, pero es algo que hay en el fondo de lo que la gente lee en su época. Va a escribir ingeniosamente, va a luchar como un caballero, sin decir nada, no quiere acordarse del lugar de su mancha, cuando frente a las costas de Catalunya, al volver de la guerra de Lepanto, su embarcación, la galera Sol, va a ser apresado junto con su hermano Rodrigo y el resto de la tripulación  por una embarcación musulmana y es vendido como esclavo a Dalí Mamí. estando preso intentó escaparse un total de cuatro veces, haciéndose responsable de  tales fugas, sin ser represaliado, cuando otros murieron empalados o recibieron castigos como doscientos latigazos, que a él no le dieron. ¿Por qué?, se ha especulado mucho al respecto, pero hay una serie de concatenación de hechos y de testificaciones que no dejan lugar a dudas, no de que Miguel de Cervantes fuera homosexual, sino que tuvo que hacer tales prácticas para sobrevivir en el cautiverio. El precio por su liberación en el mercado de esclavos fue más del doble del precio de su hermano y otros esclavos, lo que hizo más difícil su liberación, que tardó cinco años y tuvieron que acudir a una cuestación pública los hermanos trinitarios encargados de dicho cometido. Por otra parte su hermana y otras familiares femeninas pusieron dinero gracias al oficio que ejercieron. Finalmente fue comprado, por 500 escudos de oro, antes de ser liberado para volver a su patria, por Hasan Bajá, que fue luego rey de Argel y muy conocido por ser un notorio sodomita de la región. Hay documentación escrita de la acusación  formal de Juan Blanco de Díaz, sobre que Miguel de Cervantes y Saavedra realizó cosas viciosas y sucias, así como tener trato y familiaridad con los musulmanes. Algo parecido, aunque en otro sentido y de manera lúdica y llena de erotismo, aparece en la obra Amadís de Gaula, que él hunde en el olvido y el desprecio, por un sentimiento de culpa y de convencerse a sí mismo de su conversión para repudiar aquello que se vio obligado a ejercer.

.

Esta lucha vino  de lejos, lo cual no se quiere dar a conocer y no es únicamente con Amadís de Gaula, sino que un siglo antes hay otro libro cuyo contenido está absolutamente tergiversado en la actualidad, el libro, escrito entre los años 1330 y 1343, “Buen Amor” de Juan Ruíz, el Arcipreste de Hita, del cual Claudio Sánchez Albornoz en su libro “España, un enigma histórico” afirma:  El Arcipreste sonreiría si pudiera leer las sutilezas interpretativas con que los críticos han bordado un nuevo y maravilloso “Buen Amor” que nunca fue escrito, porque lo que se dice de él ¡es mentira! y mentira lo que se enseña en los institutos sobre esta obra, que se dice es moralizante, cuando tal moral es una ironía permanente, pero ¿qué ocultan los tergiversadores?, la sexualidad, el disfrute de la sexualidad. Un libro que el Arcipreste, sacerdote encargado de dirigir y administrar varias parroquias, escribió en román paladino, en el que el vulgo fabla a su vecino, para que fuera entendido por el pueblo llano y con tal intención lo hizo, a lo que algunos alegan que no lo escribió en latín porque no lo supo bien.

.

Podemos leer: En la cama loca, en casa muy cuerda / no duda tal dueña más d’ella te enamora. / Si fueras fría, si demande cuanto barrunta / al nuevo drise sí, atal muger te ayunta. Es una obra muy sensual incompatible con ser moralizador, pues enfrenta el amor loco, el pasional, al  buen amor, casto y comedido, y cortés, que es precisamente de lo que se burla. Si bien pone un velo de ver que las historias amorosas acaban mal a veces porque el autor ha de disimular lo que descubre para conseguir su publicación, con una coletilla repetida que dice “mira lo que no hay que hacer”, con el fin de enseñarlo, pues su intención queda clara y es lo que se lee, tal como comenta Claudio Sánchez Albornoz: Iluminó la gran comedia humana de su época y se burló de la vida religiosa, de las prácticas piadosas, de los ejércitos y batallas, de la justicia y hasta del mismo buen amor. Llega a exculpar al pecado “è ama el buen amor que no es el de Dios“. En su época le llamaron al orden, pero en la actualidad se ignora su contenido, se pasa de largo, cuando es importantísimo ver y analizar el retraso que supuso acabar con la literatura real, la de los sentimientos y actor reales, no la palabrería que inventaron para fabricar un tipo de ser humano hombre esclavo.

.

A través de su obra se ve a Juan Ruiz, el Arcipreste, una persona sensual, alegra y amador de la vida. Cita a Aristóteles para decir que el mundo trabaja por dos cosas, por la mantenencia y por “aver yuntamiento con hembra placentera“. En aquella época, casi un siglo antes de ser publicada la obra de Garci Rodríguez de Montalvo, los sacerdotes escriben sobre el amor carnal sin tapujos, aunque hubo un debate al respecto que ya desde entonces sectores de la Iglesia quisieron tener el control absoluto sobre sus miembros activos y luego sobre los demás creyentes, de ahí la discusión entre don Carnal y doña Cuaresma, de la cual se burla el Arcipreste, quien describe escenas de amor cortés como forma de hipocresía social, defendiendo el “amor loco”, que es el amor carnal, la pasión, como disfrute de la vida.

.

Para que no haya dudas sobre interpretaciones Juan Ruiz protesta del hecho de que desde Roma se quisiera extender la doctrina del celibato, cuyo triunfo apoyado en el arte y la cultura, ha producido una de las más grandes patologías sexuales de carácter colectivo, la pederastia cuyos casos que se han hecho visibles son la punta del iceberg. Hubo en el clero una tradición de barraganía, según la cual los sacerdotes podían convivir y mantener relaciones con una mujer, con unos fueros que evitasen hacer ostentación, ni casarse, aunque tuvieran hijos, sobretodo para que la herencia de los sacerdotes pasara íntegra a la iglesia. Fue una cuestión económica y de Poder. La relación del clero con mujer fue la manera saludable de satisfacer los impulsos biológicos y no deformarlos en monstruosas prácticas con menores. Se llegó incluso a prohibir la masturbación, el “vicio solitario”, que Juan Pablo II aceptó que no fuera pecado mortal para los sacerdotes consintiendo de esta manera un desahogo, pues no pocos casos hay documentados sobre la castración de monjes para evitar tan grande y permanente tentación, “si tu mano te hace pecar arráncatela”. La ley que regulaba tener una barragana se quiso abolir sin lograrlo en el Concilio de Valladolid el año 1228, pero se trabajó en este sentido insistentemente hasta conseguirlo dos siglos después.  En la misma ciudad otro Concilio el año 1322 hizo unas medidas contra la inmoralidad literaria, empeño en el que no  cejaron hasta conseguir canalizar los sentimientos de las personas a sus intereses.

.

En la que se considera la primera novela de amor del mundo occidental, “Tristán e Iseo”, s. XII, observamos los pilares de la novela de caballería: amor, lucha y sexualidad. A partir de la novela de Cervantes la sexualidad se supone, aparece implícita, o sea incluida en la historia, pero no se manifiesta, queda ausente. Grandiosas novelas sobre la complejidad de los sentimientos tienen esta carencia. Desde “Madame de Bovary” de Falubert  a “Anna Karerine” de Tosltoi, “La Regenta” de Clarín, “Los hermanos Karámazov” de Dostoievsky. En la novela “Fortunata y Jacinta” de Galdós al menos hay una imagen erótica que disimula esta carencia cuando Juanito ve a Fortunata tomar claras de huevo. Por regla general las imágenes sexuales desaparecen de la literatura de manera general con el fin de la literatura caballeresca.

.

La catedrática de Filología Hispánica, Alicia Yllera, ofrece una versión de “Tristán e Iseo” compuesta sobre la base de los poemas que quedan de esta leyenda. Según ella manifiesta la dicotomía de la persona como ser individual y como miembro de una sociedad. Pero hay otra más agudizada que es la que aparece en las novelas de caballería, entre nuestro ser natural y biológico y el ser cultural y social. Yllera advierte de que esta novela sorprende por su novedad. ¿Cómo es posible que un género desaparecido de hace siglos nos diga tanto? Porque se fundamenta en una realidad humana, que se ha querido dar por supuesta, ocultar y durante siglos se ha conseguido. la atracción que provoca este género literario no es sólo por la imaginación que despliega. Hay algo más que nos afecta.

.

Esconderse en el bosque y volver a él es una características de la novela caballeresca, “a folgar a la foresta”, que es la tendencia de volver a la naturaleza, pero no sólo al entorno natural, sino a la naturaleza humana. Nada que ver la imagen de amor romántico, ajeno al cuerpo que se cree del amor caballesco, que es todo lo contrario. Porque Cervantes no caricaturiza al modelo de caballero en la literatura, sino que manipula y sesga su imagen, se burla creando una deformación del mismo, pero lo hace tan profundamente que da resultado y a su vez trasmite lo que es el enamoramiento, pero lo asocia a quien se cree y convierte en caballero, cuando el amor caballeresco es sensual y sexual, porque se narran historias de pasión, no de enamoramiento que a veces aparece. El Quijote lo hace tan bien que traslada esa dimensión de los sentimientos. Y lo hace para matar el género de caballería por la razón que venimos contando, por eso castra al personaje central que hace de caballero andante y al mismo Sancho que le acompaña, de manera que desaparece la sexualidad de lo literario y de esta forma se intenta sacar de la mentalidad en favor de una mentalidad cristiana. No en balde afirma don Quijote que la primera razón para desenvainar la espada y poner en riesgo su persona es defender la fe católica.

.

Cuando Tristán e Iseo aparecen desnudos sin que sus bocas se unan, dormidos, pero separados sus cuerpos por una espada lo hacen para disimular, al saber que el rey Marcos les espía. Leemos que se besan en los labios, que gozan de amor. La aparición de un filtro amoroso o en otras novelas del encantamiento es porque se trasmite la idea de que la pasión no se decide, no se elige, es una fuerza que arrebata, como si viniera de fuera. La idea es que la naturaleza y por ende el deseo sexual también es nuestro destino. Algo que se ha querido eliminar convirtiendo la sexualidad en un conflicto y foco de problemas permanente. Tristán e Iseo se estremecieron de deseo, se abandonaron al amor, lo cual se expresa sin tapujos. Son las novelas de caballería que se adentran en el laberinto de los sentimientos. Los nobles que espían a Tristán le ven con su amada desnudos en el lecho real. Y cuando son perseguidos el pueblo los quiere, los admira y piden clemencia.  Duermen uno en los brazos del otro. Lo mismo en la obra de Amadís, pero hasta tal punto ha funcionado el “efecto quijote” que los libros de texto enseñan que este libro idealiza el amor (editorial Anaya, 2014) ¿Cómo es posible trasmitir esto? ¿Quien lo escribe ha leído lo que escribe Garci Rodríguez? Vemos y valoramos los libros de caballería a través de la caricatura y deformación que hace de ellos Miguel de Cervantes.

.

Son narraciones escritas que han recogido la tradición oral, en la que se trasmiten las historias de manera desinhibida: “se entregan al amor y al placer”. Iseo ejecuta una treta cuando ha de jurar que ha sido fiel a su marido el rey. Hace que un mendigo, que es Tristán disfrazado, la cruce un barrizal llevándola a caballo, de manera que jura sin pudor que “nadie entró entre mis piernas salvo ese leproso y el rey Marcos”. La mujer con la que se casa Tristán en otro reino, es tocaya de su amada, Iseo la Blanca, quien no es desposada, de lo cual se queja amargamente. Cuando cruza a caballo un charco y le salpica el agua dice a su hermano que que el agua es más atrevida  que aventura más alto que la mano de un caballero.

.

Tristán alejado de Idea la echa de menos, pero físicamente: “sin descanso deseo tu cuerpo que el rey posee” y se lamenta sobre que qué puede hacer su amor frente al placer de un rey. Placer enteramente sexual, sin lugar a duda.

.

También el ayo de Tristán, Kahadín,  tiene relaciones con la aya de Iseo, Brangel que fueron del agrado de ambos. Ella “le deja hacer a su voluntad”. Cuando se separan, ella le recrimina que sólo “quiso una compañera para su lubricidad”. Los caballeros no hacen del amor una mística, sino que sus relaciones son eróticas y sexuales. Cervantes hace en su novela magna protagonistas asexuados, cuya imagen se traslada a los personajes de la literatura caballeresca. Don Quijote es creíble literariamente porque en él se encarna otro sentimiento mal entendido a lo largo de la historia como es el enamoramiento, el cual sí es enteramente quijotesco, pero totalmente real.  La locura es en los desenlaces de las aventuras amorosas un disfraz.

.

MODERNIDAD.

.

Algo que llama la atención en la lectura de “Amadís de Gaula” es la referencia que hace contra hombres que llama “forzadores” y  que encierran a mujeres en sus castillos. La libertad en la relación del hombre y la mujer ya aparece de lleno en aquella época con esta novela, sin idealización alguna, sino en el plano de lo concreto y material. Igualmente Bernal del Castillo (vemos otra similitud) cuenta de que los soldados de la conquista trataban bien a las indias que sus padres y caciques las dieron como muestra de paz y para la mezcla de los pueblos. Si alguno tratara mal a alguna hacían desaparecer a la mujer que no estuviera conforme o se quejara y el maltratador no la volvía a ver, pues había de buscarla “como a Mahoma en Granada” o “como a mi hijo el bachiller en Salamanca”.

.

El caballero, andante o no,  busca acabar con las injusticias, pero actúa él, no la ley, no la organización social. Se trata de ser un sujeto activo, el caballero, lo que hoy sería el ciudadano. De esta manera cargarse las novelas de caballería supuso la anulación de la figura del  héroe, como sujeto, aquel que representa la individualización de la persona. Tristán “por su cuenta y riesgo va a luchar contra el dragón”; no espera a que se organice un ejército, actúa de manera individual. Se elimina esta actitud y se desprecia la acción individual en favor de  la colectiva, la organizada, aquella que forme parte de un engranaje, la cual es la que adquiere poder. Las ideas dejan de ser un referente de los sujetos y se organizan en ideologías. El individuo como tal quedará supeditado a una organización. Todo lo cual es un proceso que se construye socialmente. El sometimiento, la obediencia a una organización, sea una empresa, un partido político, una institución,  incluso corrientes culturales es lo que  propicia el éxito, prosperar dentro de la misma y en la sociedad. La iniciativa individual queda supeditada a los márgenes que dé la organización, lo cual es un aspecto que define la modernidad.

.

Algo en lo que coinciden diversos estudiosos de la nos novelas de caballería es sobre el dilema entre el modelo antiguo feudal,  con la acción de los caballeros que actuaban por su cuenta y el surgimiento  posterior de la figura del soldado profesional: “obedecer y dejar de ser un caballero o mantenerse firme en sus ideales y enfrentarse al poder monárquico”. A partir de convertirse el Quijote en un paradigma cultural y eliminarse otras referencias posibles se normaliza el sometimiento al orden establecido. Por la fuerza o por la mentalidad.  Don Quijote es un rebelde, pero mientras que está loco.  Hace unos días entrevistaron a un político que participó en los años de la transición en España, Alfonso Guerra. Le preguntaron sobre cuál es la diferencia entre los políticos de aquella época, en que no existían instituciones democráticas y hubo que hacerlas, con los de la actualidad. Respondió que antes las personas hicieron las  instituciones, mientras que hoy son éstas las que hacen a las personas.

.

En la obra del Quijote la lucha ya no es por una dama, por una persona, sino por la conceptualización abstracta de la mujer. Y esto va a tener una influencia posterior en la mentalidad social de gran calado. El Caballero de la Blanca Luna ( el bachiller Sansón), reta a don Quijote a un duelo final:  “Vengo a probar las fuerzas de tus brazos en hacerte confesar que mi dama sea quien fuera, es sin comparación más hermosa que tu Dulcinea del Toboso”, exista o no, de hecho la suya no existe, pero actúa o funciona como si existiera realmente. Este proceso psicológico que genera esta novela paradigmática, influirá en la literatura y cultura posterior. Forma los cimientos de la modernidad, siendo la base para defender conceptos abstractos como si fueran algo tangible, lo que a la larga impedirá que se pueda aplicar el razonamiento sobre  ello: la patria, los estados, las ideologías, la  fe, no la vivida como algo concreto sino abstracto.

.

Amadís sin embargo defiende y se relaciona con lo material, con lo tangible, y así son sus relaciones personales de pareja. Nada que ver con la imagen que se hace de él y los caballeros andantes. Ella, Oriana, su referente femenino, no quiere abandonarle cuando es llevaba por causa de unos intereses de Estado.  Es contra éstos contra lo que lucha Amadís.  El Quijote construye  una mentalidad que parte de falsificar la figura de un personaje, el de Amadís.  ¿Por qué? Y sobre todo ¿Cómo lo consigue? No sólo la obra de Cervantes, que será un apoyo fundamental,  sino todo el proceso social que se impulsa desde entonces y que ha llegado hasta nuestros días.

.

Llega a nuestros días el desprestigio, la deformación sobre la literatura de caballería, que yo no voy a defender, sino que vengo a contar que el personaje Amadís no es como se nos ha hecho creer y que es una opción más de lectura y visión de la realidad, la cual se ha eliminado. Se ha arrancado del imaginario colectivo. Y no sólo porque se haya resuelto un conflicto entre caballería y monarquía. Entre el individuo y la organización social. Hoy, la modernidad es heredera del mundo que ha triunfado: el de la organización frente al sujeto.  La vida que no esté al servicio  de una organización se presenta como el ejemplo de lo inútil. Ruiz Doménec escribe: muchas vidas se torcieron al creer el equívoco destello moral del medinés. Cervantes, tan atento a lo que emergía de esta literatura va a acabar con esta confusión: vidas imposibles, como la de Amadís y opaca realidad dominada por los más conservadores principios morales. Y añade: “el medinés comparte la aversión de los moralistas por las efusiones afectivas.”.  ¿En qué parte de la obra se puede deducir esto?  Hay algo que hace que se quiera eliminar esta novela de caballería y no es lo que se cuenta sobre ella de ser una narración fantasiosa.

.

Permitidme que haga un resumen, muy esquemático, de la historia que cuenta la novela de Amadís. Os pido cinco minutos para resumir 1.187 páginas: Sucede en Inglaterra. Rey Perión de Gaula tiene un hijo bastardo con Helisene. Él se tiene que marchar. Le dejan en el río, por eso le llaman “Amadís sin tiempo” o “Doncel del mar” porque en el mar nació. Luego se casan y tiene dos hijos, Galaor y Melicia. Al rey Perión le ataca el rey Abiés, de Irlanda. Amadís le defiende sin saber que es su padre, por bondad de armas.  Oriana, hija del rey Bretaña, Lisuarte, ama a Amadís, sin él saberlo. Va adquiriendo fama de valiente y caballero. Se cuenta diversas aventuras. Corta piernas, orejas y muertes detalladas por doquier. En Amadís se cogen los escudos de los vencidos en lugar de las cabezas, como fue en la novela artúrica. Su cruzan con otros caballeros que guardan un paso.  Peleas y duelos en los que una vez tuvo que matar a su caballo para no salir del campo de pelea y evitar perder. Le suceden muchas aventuras y tentaciones de otras mujeres que hacen que Oriana crea que le ha engañado. Amadís se angustia por esa razón, anda sin sentido, errante, se aparta del mundo, aunque no le faltan aventuras. El rey, Lisarte, padre de Oriana , promete a ésta que no la casara contra su voluntad. Amadís se encuentra con un ermitaño (Narciano). Amadís se hace llamar Beltenebrós. Oriana le perdona.  Queda preñada por  estar con Amadís y simula su embarazo. Basagante, hermano del gigante Fongomadán, quiere casarse con ella, a cambio de paz: “mejor guerra peligrosa que paz deshonrada”. Vence Amadís, contra el gigante que maldice a Dios. Amadís quiere que el gigante se haga cristiano y haga en su señorío iglesias y monasterios. Un senador romano amenaza al reino de Gaula y a la ínsula: “no queremos, los romanos, los tesoros, sino sojuzgar y mandar a los señores de ellos“. Piden llevar a Mabilia, que está con Galaor, para el emperador romano. Oriana tiene a su hijo, Esplandián, que se lo da a mamar a una leona. Se lo deja al ermitaño Narciano (esto hizo que en otras versiones termine con la muerte de Amadís de manos de su hijo, tal como había profetizado la bruja Urganda) Amadís lucha a favor del rey Lisarte, padre de Oriana. Tras vencer Amadís se va a Alemania, reino de Bohemia, donde se hace llamar “Caballero de la verde espada”.  Recorre Rumanía, Grecia y España y vuelve a Bretaña. Ofrecen a Oriana casamiento con el emperador romano, con quien mandara sobre los reyes. Ella está en contra. Salusdanquidio lleva el mandato del emperador de que le lleve a Oriana. Su padre, rey Lisarte, accede, para tener el emperador de su parte y la hija pequeña, Leonoreta, será la heredera de Gran Bretaña. Amadís está en contra. Se enfrentaría contra su hermano, Galaor. Nadie convence al rey Lisarte. A Oriana le informan de las grandezas de Roma. Son los romanos los mejores caballeros. Meten a Oriana contra su voluntad en las naves, para ir a Roma y casarla con el Emperador, Patín. Amadís organiza una flota para socorrerla. Matan a Salustanquidio y destrozan sus naves. Se encuentra con Oriana. Le cuenta que tienen un hijo. Viene el mismísimo emperador, Patín, con 10.000 caballos, a unirse con el rey Lisarte el de Suerza y el de Cildadón (descripciones de escudos, trajes….)  En la lucha mueren miles de caballeros de un lado y otro. Para evitar más derramamiento de sangre Narciano, el ermitaño, le cuentan a Lisarte, el rey,  el secreto del hijo de Oriana y Amadís. El nuevo Emperador  insiste en que todo está sujeto a él. Batalla, muere el emperador. El rey Lisarte quiso desheredar a su hija, Oriana. Entre medias les ataca el rey arábigo, que vence a Lisarte, pero el rey Perión y su hijo, Amadís,  salen en su socorro. Lucha también Esplandián, hijo de Amadís. Debilitados, llega el nuevo emperador: Arquisil. El rey Lisarte acepta que se case con su hija Oriana, pero le ofrecen que sea la hermana, Leonoreto.  Esplandián descubre que es nieto de dos reyes  e hijo de Oriana y Amadís. El rey Lisarte está cansado de tantas muertes en la batalla, por causas mundanas y perecederas. Llegan a un acuerdo el emperador y Amadís. El Emperador se casa con Leonoreta y Amadís con su amada, Oriana. Se casan en el monasterio de Lubaina, por el ermitaño y a la vez el Emperador y Leonoreta.  El rey Lisarte fue preso por encantamiento y muerto por hecho natural.

.

Esta historia contada así es una más y posteriormente ha habido muchas historias basadas en enredos, malos entendidos. Se trataría de un culebrón más, de esos que originan guerras y tragedias, en donde al final todo se arregla. Y contada de esta manera es como se divulga la novela de Amadís en versiones resumidas. Siendo así no habría nada que censurar en ellas. Gustarán más o menos.

.

Se ha comentad mucho sobre la influencia de la novela de Cervantes, don Quijote de la Mancha, en la literatura posterior. Me pregunto ¿en las obras de Galdós, de ZOla?, ¿En Clarín?, ¿en Flaubert, Balzac, Proust, Joyce? Quizá algo en Kafka, pero la literatura de este escritor surge de dentro de sí. ¿En Juan Ramón Jímenez, Blasco Íbañez, Cela? Son tópicos que no responden a la realidad. Para nada ha influido. Otra cosa es que llame  la atención a estos y a otros autores, que les guste, que reflexionen al respecto. Lo que sí ha logrado la novela de Cervantes es hacer que la novela de caballería sea un género en extinción, de esta manera se ha trasladado a lo largo de siglos trasladar la escritura al ámbito de la cultura, de lo culto de manera que ha generado una nueva función del libro, lo cual hace que cuando la cultura es consumo y espectáculo la literatura se convierte en un negocio, como se hizo que fuera un instrumento para la fe en otras épocas o para las ideologías. Se ha roto con la relación directa del libro con el lector, escribir ha quedado despersonalizado al considerarse el escritor como una “estatua”, un divo, o una obra medida por la fama del autor. La literatura como comercio o Poder necesita de una red de críticos y convencedores de lo bueno que es un libro. Por este motivo es necesario recuperar la novela de caballería, su lectura, ara contraponer lo fantástico y la pasión a lo académico y erudito, para que contraponga la creatividad del lector a que sea éste entretenido simplemente. Frente a las novelas de Estado o comerciales, de empresa, o de protesta y denuncia, casi todas de diseño tipo Harry Potter o series de Nardia o el Señor de los Anillos que visten los mitos de cuento y están bien, pero hace falta un contrapeso de la literatura de acción interior como son las novelas de caballería: de lucha, sexualidad, amor a la libertad, del amor en todas sus vertientes y la defensa de uno mismo frente al mundo.

.

En una sociedad que se fundamenta en el miedo, controlar a las personas por el miedo ¿cómo va a caber aquello que estimule el valor personal, como las novelas de caballería? Miedo desde la propia religión, luego miedo os colectivos y personales para buscar cobijo en el Estado. Cualquier signo de valor ha de ser dentro de una organización, no individual.  En este pulso ganó la sociedad del soldado frente a un mundo caballeresco que se acabó con él. La obra “Don Quijote de la Mancha” fue el colofón, su final definitivo tras un largo proceso. La sociedad soldadesca desemboca en la modernidad en el funcionariado, el consumo de masas, la moda, el trabajador-soldado industrial. Que podrá ser muy útil, pero ha de ser cuestionado y sobre todo ver que ha sido fruto de un pulso a muerte y no una evolución “lógica”. Podemos abrir la mente a que haya otras formas de sociedad y de vivir. Tal es el contrapunto que aportan las novelas de caballería.

.

¿Cómo lo cuenta? He aquí la cuestión.

.

Tal es la pregunta clave que hace que debamos prestar atención a la novela “Amadís de Gaula” y a su olvido en el mundo literario, de lo que queda una vaga referencia y sobre la que las asignaturas de literatura nada dicen al respecto, en cuanto a su singularidad.

.

Antes de referirme a este apartado quisiera citar una reflexión que hace Sigmund Freud en su obra “Introducción al psicoanálisis”: “Yo no inventé el inconsciente, ni acceder a él, lo cual ha hecho y hace la literatura. He inventado el método científico de hacerlo“. Tened en cuenta esta referencia, es muy importante porque nos permite vislumbrar la influencia que ejercen el conjunto de las obras literarias en la cultura y en la formación de la mentalidad social.

.

Una de las cuestiones que me llamó la atención con la lectura de Amadís fue la riqueza de nombres que tiene. Disculpad que haga una referencia personal, pero creo que viene al caso y es significativo. Cuando en 1988 quise poner a mi hijo el nombre de Rayo no pude. Se me dio la opción de llamarlo José Rayo o Rayo María. Pues tenían que ser nombres que estuvieran en el santoral católico. Y estoy hablando del registro civil, que es obligatorio. Yo no me lo pude creer ni dar crédito en un principio, hasta que vi que la cosa iba en serio, de manera que no registré a mi hijo, con el coste que eso supuso en aquella época al carecer, entre otras cosas de asistencia en la Seguridad Social. Establecí un pleito que obligó a que el Parlamento votase un cambio de ley sobre el registro civil. Lo cuento porque es significativo, pues hasta ese momento pareció normal. Resultó que muchas personas que se llaman Yolanda o Nieves, etc.,  van con el “María” delante.

.

Otra cosa que me sorprendió fue el descubrir un lenguaje cinematográfico, con descripciones muy detalladas de las escenas, sobre todo las violentas. Cuenta, por ejemplo, que un caballero clava la espada entre la cuarta y tercera costilla, o salen las venas del cuello de un tajo de la espada. Narra imágenes impactantes, como si quisiera que el lector las visualice.  Y lo hace con toda intencionalidad. El soldado del ejército de Hernán Cortés, Bernal Díaz en su crónica de la conquista de la Nueva España se refiere a este aspecto haciendo especial mención de la obra Amadís de Gaula que destaca respecto a otras obras de caballería. Plantea no entrar tanto en pormenores de las batallas “ni demasiada prodigalidad y esa cosa de nunca acabar pues parecería a los libros de Amadís o caballería

.

Otra cosa que adquiere especial relevancia es leer el prólogo, otra vez, después de haber terminado de leer la obra. En la página 4 escribe Garci Rodríguez: “Titus Livio ensalza honra y fama a los romanos, aquellos que menospreciando las vidas quisieron recibir la muerte por a otros las quitar (…) podemos creer lo suyo que leímos, por muy extraño que parezca. (…) en toda la su gran historia no se hallará ninguno de aquellos golpes espantosos… bien se puede creer cuando Troya, cercada y destruida por los griegos, y así mesmo la conquista de Jerusalén, con otros muchos lugares por esos mismos golpes“. Hace una alusión a las cruzadas y vemos como quiere que se vea el aspecto negativo de las guerras, su dolor, para estremecer al lector. Lo dice el autor, quiere que así sea. Nada que ver con quienes afirman que esas descripciones son para enseñar cómo usar la espada y educar en la violencia a los futuros caballeros, lo que justificaría que se dejasen a un lado este tipo de novelas, pero es exactamente lo contrario y además luego ha seguido habiendo novelas violentas y de enredos amorosos muy valoradas y que han quedado registradas en el mundo literario.

.

En la novela de  Amadís hay una escena sobre un paso que guarda un caballero, el cual se encara a Amadís: “no pase más adelante si no otorgáis que es más fermosa la amiga de aquel caballero que la vuestra“. En respuesta el protagonista saca la espada de la vaina, “diole un golpe tal en el pescuezo que la cabeza le hizo caer a los pies”. Es decir arranca esta idea de cuajo, que no acepta. No se anda con discusiones ni nada. Sin embargo en el Quijote cuando su protagonista, el hidalgo caballero se acerca a los mercaderes toledanos que van a comprar seda a Murcia, les dice: “confesar que en el mundo no hay doncella  más hermosa que la emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso”. Una de los mercaderes le dice “¡Mostrásnosla!”, siendo tal el mundo de Amadís, el que toca la realidad. El valor que resalta el Quijote es que lo importante  consiste en sin verla creer, confesar, pensar y defender. Tergiversa completamente al personaje de la caballería. Se inventa un  esquema para ocultar la realidad. Cuando  Amadís dice: “El buen entendimiento y esfuerzo es el tesoro de los Hombres“. Y a la mujer defiende y guarda de tuertos (peligros) y desaguisados que les hicieren. Es decir ante hechos concretos.

.

Sin embargo es justo lo contrario lo que se critica en la obra del Quijote sobre la imagen de caballero andante. El estilo de novela a la que critica y parodia poco tiene que ver con lo que es en verdad. ¿Qué se quiere ocultar? ¿qué se quiere eliminar y hacer que no se lea?.

.

En la introducción a la obra “Amadís de Gaula”,  Ruiz Doménec comenta sobre peligrosas relaciones que acaban con inoportunos embarazos. Sin embargo Garci Rodríguiez de Montalvo lo describe de otra manera: “En el vicio y el placer moró el rey Perión, diez días folgando todas las noches.  Casados ya folgó más de lo que solía y de ahí vinieron sus otros dos hijos”. La palabra “vicio” la utiliza en un sentido positivo. Pasada esta escena describe que los mismos caballeros “van a misa, como caballeros católicos”.

.

Otra referencia con la modernidad es que Amadís no acepta en su círculo de amigos a quien no jure que no tomará dueña ni doncella contra su voluntad. Amadís se entiende con Oriana habiendo ella otorgado su voluntad, algo en lo que insiste el autor, el deseo expreso de la dama, a la hora de contar una relación amorosa. Y en tales describe “fue tan turbado de placer y de empacho que sólo catar no la osava, asis en aquella verde hierba, más por gracia y comedimiento de Oriana, fue hecha dueña la más fermosa doncella del mundo”. Vemos que hay una relación concreta y material entre el hombre y la mujer. Que ésta participa activamente. Nada tiene de ideal. Pero sigamos, en Alemania el padre de Amadís, el rey Perión  se encuentra con una mujer, la hija del conde de Selandia, quien le dice: no folgáis mejor conmigo en ese lecho que no sólo? (….) de aquella noche vino Florestán”. Galaor, hermano de Amadís, mantiene relaciones con muchas damas. Don Quijote afirma que una, su dama, la tiene en secreto, lo cual le hace ser caballero. Le hace una pequeña concesión cuando afirma: “una golondrina no hace verano”.

.

Después de vencer Amadís al gigante Fongomedán y a su hermano Basagante, se reencuentra con Oriana, y cuenta (pg. 439): “estuvo ocho días con el sabroso plazer y todas las cosas que en el mundo dezirse y facerse pudieran”. A continuación afirma que Amadís y los caballeros que lo acompañan toman sus batallas en nombre de Dios y mandaba las armas a la capilla de la iglesia, para armarse ante la virgen María. Casi siempre que describe una relación placentera entre hombre y mujer aparece luego otra en la que afirma la religiosidad de quienes participan de tales relaciones, sin que tenga que ser algo antagónico.

.

Amadís vive otras aventuras  en las que otras mujeres le quieren seducir. Él se mantiene fiel a Oriana, porque ella le satisface.  Y porque ella le ama. No se anda con quimeras. El amor es para él por lealtad, no por fuerza de armas ni por defender una quimera. En la novela de Amadís se comenta que quienes  no sacan la espada son herejes del amor. En otro momento se describe que una doncella cató a Galaor y la otra a don Florestán. Folgaron aquella noche y a la mañana tornaron su camino. Florestán salvó a una mujer de ser forzada. Esta mujer le dice: “podéis facer de mí lo que pluguieseis“. A lo que él responde: “Yo os hago libre para que hagáis vuestra voluntad”. Vemos que las aventuras nunca son gratuitas, ni porque sí. Buscan la libertad concreta.

.

Gaula es descrita por el autor como tierra viciosa, en la que abundan todas las cosas y la mujer hace a los caballeros lozanos y orgullosos. Amadís estuvo con su señora Oriana, en el castillo de Miraflores ocho días. De aquel ayuntamiento Oriana quedó preñada, sin sentirlo ella hasta semanas más tarde, que la mudanza de su salud se lo manifiesta. Después de ser llevada Oriana en las naves de los romanos y ser salvadas por Amadís: “Cuando Amadís se vio ante su señora, todas las carnes y el corazón tremían con placer de su fermosura. Ella le tomó las manos.” Vemos que es ella quien participa también. En otra escena se cuenta que la reina Briolanza y Mabilia dormían juntas y aquella noche descansaron y folgaron (….) por la mañana los caballeros oyen misa.

.

Es evidente que no cuento estas escenas para resaltar una narración erótica, que en sí misma podría ser curiosa, pero no algo significativo. Lo hago para seguir el hilo conductor de la novela y de los textos, para entender adonde nos lleva la historia de Amadís. Sin hacer ese seguimiento no sería posible entender su desenlace, en el cual es donde está la importancia de descubrir nuevamente esta obra y en donde se puede ver su conexión con la modernidad. No voy a hacer ninguna interpretación, sino mostrar los textos, hacer ver lo que dicen y que no tiene nada que ver con la idea que se ha hecho tener de ella y tal vez, de esta manera entendamos porque es una obra que se ha querido eliminar. Y, repito, no con ello quiero despreciar al Quijote, que es una obra maravillosa y que me encanta, pero creo que es necesario y positivo tener en cuenta a las dos, no sólo una.

.

¿Cómo llegan a un acuerdo el emperador Arquisil y Amadís?. Aquí está el hecho clave de la obra ¿Por ley de armas?. Es de esta manera que la Iliada resuelve su conflicto de griegos contra troyanos: Helena es la esposa de Menelao, rey de Esparta. Cuando su mujer es seducida por París convoca a los griegos para luchar contra éste, hijo de Príamo, rey de Troya. Los griegos son capitaneados por Agamenón. La guerra dura diez años, hasta que los troyanos son completamente vencidos.  La mayoría muere en la contienda. Finalmente Melenao se reconcilia  con Helena y tienen una hija, Hermíone.

.

La Iliada sigue formando parte del bagaje literario, lo mismo que la Eneida, de Virgilo. En ésta novela épica el protagonista, Eneas, acaba peleando contra Turno. Tras su victoria, Eneas funda Roma, cuyo destino está escrito: someter a toda la tierra. Turno muere en el singular combate.  El vencedor se casa con Lauvinia. Ambos contendientes y sus respectivos ejércitos aceptan zanjar la cuestión de la guerra con sangre.

.

El Quijote durante la cena con los cabreros hace un discurso de las armas y las letras, en el cual establece que el fin de las armas es la paz, “el fin de la guerra es la paz”. Es decir que a la paz se llega con la victoria de una de las partes. Observemos que la guerra es el elemento central de la Historia de la humanidad, en torno a la cual se han formado los estados y se ha impuesto una cultura sobre otra.

.

Pues bien en la obra de Amadís se lee textualmente: “el emperador de Roma siempre pasó con Amadís a su tienda y entreambos dormían en una cama, que nunca una hora eran partidos de en uno” (pg. 1035). Su tienda fue guardada por el mayordomo de Arquisil. La campaña en la tienda de Amadís, al ser de gran guisa y crianza nunca estaban sino jugando y burlando en cosa de placer y llevaban la mejor vida. Los contendientes que se han peleado, y después de que han muerto miles de compañeros, observan que se pueden relacionar de otra manera. Esto está escrito y no se atiende a ello. Se desconoce.

.

Pero por si cabe alguna duda de la manera en que llegan a un acuerdo Amadís y el Emperador romano, el autor relata que salen juntos:  “Amadís llevaba de la mano al Emperador, y llegose a Oriana, quien se quiere poner de hinojos ante el emperador”, que le dice: “soy yo quien ha de inclinarse ante vos, pues es vuestro marido Amadís quien es señor de mi tierra y mi persona“. Y esto lo dice textualmente ¡a comienzos del siglo XVI!. Os quiero comentar que cuando estuve leyendo todo esto llegué a dudar de que pusiera el texto lo que realmente leí. No me lo pude creer y pensé que a ver si me había ocurrido como a don Quijote, que hubiera deformado la realidad de lo que estaba leyendo. Le pedí a mi compañera y a algunos amigos de la tertulia de los martes que lo leyeran, a ver si lo que yo leí es correcto. Y sí, lo es. Dice lo que dice. Scripsit.

.

Hasta la boda los protagonistas se dedicaron a  folgar en pasatiempos, ir al monte y caza. Es así  como lo cuenta.  Pero queda un personaje perverso, que incitó los malos entendidos, Urganda, la cual, al final de la obra, pidió licencia a Oriana para estar con ella y con las que le acompañaban: Briolanza, Melicia y Olinda: “Se abrazaban unas a las otras, y así estuvo Urganda fuera del sentido de plazer, y ella les fazía tantas honras como si señora de todas fueran”. Luego salieron Oriana, Melicia y Olinda juntas. Sus maridos vieron que su fermosura había crecido. Se abrazaron y besaron.

.

Y aún otra escena a tener en cuenta: Grasinda, dama no demasiado bella, para encontrar pareja mostró mucho más de lo de una mujer se esperaba. Cuadragante, de más edad que mozo la tomó consigo, para querer y amar.  Vemos que no hay una brizna de idealismo en este tipo de relaciones.

.

Estoy seguro que esta obra no la leyeron dos cultos falangistas, Francisco Riego Gómez ni  Mauricio Cuesta Polo, que hicieron la letra y música respectivamente de un himno del Frente de Juventudes, el año 1963, que dice: ” Camarada, camarada /  Amadís es flor de estilo en mi corazón /  Amadís marca mi vida / de elegancia y de rigor”.

.

Cuando se ha leído toda la obra el  Prólogo de Garci adquiere un valor relevante, porque explica el sentido de la obra, no es una simple ocurrencia, o la gracia de un autor. Cuenta: “Los escritos antiguos sobre los grandes hechos de armas es breve lo que de verdad pasó. Las batallas de nuestro tiempo son leídas con admiración.  En las antiguas historias de griegos contra troyanos se ensalza la guerra (…) la santa conquista que nuestro rey esforzado (Fernando el católico) hizo del reino de Granada ¡cuantas flores, cuentas rosas en ella por ellos fueron sembradas! (…) esfuerzos, peligros (…) para tal guerra se aparejaron, como en los esforzados razonamientos del gran rey a sus altos hombres y las obedientes respuestas por ellos dadas…. jornada tan católica… tanto lo verdadero como lo fingido pudiera en las nubes tocar… por los sabios cronistas…”. Comprobamos que critica el hecho de que las propias narraciones de la historia deforman los hechos y ensalza la guerra, el enfrentamiento de unas personas contra otras. Pero sigue diciendo: “compusieron historias fingidas, que se hallan cosas admirables fuera del orden de natura (…) corregir tres libros de Amadís trasladando y enmendando… si está mal ordenada obra alguna y yerro pareciese de aquellos que en lo divino y humano son prohibidos, demando humildemente perdón, pues creyendo lo que la santa Iglesia tiene y manda, mas la simple discreció que la obra dello causa“. Vemos que la historia  y la manera de contarlo es con toda intención. Y no en un sentido de ofensa, sino de reflexión. Reflexión que aún hoy en día merece la pena hacer.

.

Sin embargo estos textos acaban desapareciendo, se han dejado de leer al cabo de un tiempo y es que fue un objetivo conseguir esto precisamente. El 17 de marzo de 1615, el acta de aprobación de la II parte de don Quijote, que firma el maestro Josef de Valdivieso dice (está escrito): “cumpliendo con el acertado asunto en que pretende la expulsión de los libros de caballería., con su buen diligencia mañosamenteha limpiado de su contagiosa dolencia de estos reinos“.

.

Y el licenciado marqués Forx, en el informe para la censura eclesiástica escribe: “no habla cosa indigna de un cristiano, bien seguido ajusta extirpar los vanos y mentirosos libros de caballería, cuyo contagio había cundido más de lo que fuera justo… (el Quijote) es medicina generosa para la enfermedad que pretende curar, sirva para la detestación del vicio y hacerse (esos libros) odiosos. Recomendado libro para nuestra nación y extrañas” Y cita:  Francia, Italia, Alemania y Flandes.

.

Es decir el impulso del Quijote como nuevo paradigma literario y que influye en el posterior  desarrollo de la literatura en general, anula otros modelos literarios y otras visiones del mundo. Quiero decir también que si hubiera leído la obra sin más me habría parecido original, una propuesta atrevida del autor. Pero me llamó la atención que ¡se escribiera hace cinco siglos! y todavía hoy cause sorpresa y esté de actualidad lo que plantea. Ahora bien, repito, no me hubiera empeñado en dar a conocer lo que dice si no hubiera leído obras de autores modernos que analizan la realidad de hoy en relación a la cuestión que plantea la novela de Amadís. Y es con lo que esta novela se relaciona con la modernidad.

.

REFLEXIONES

.

La realidad que vivimos responde a una construcción social que se ha ido haciendo a lo largo de los años, tanto desde el punto de vista social, como cultural, económico o  político. Y se ha realizado  desde la ocultación de otros caminos, de otras maneras, por ejemplo de resolver los conflictos y las rivalidades. Parece que la realidad que existe es la única posible. Y vemos que ha habido otras maneras de percibirla y de haber querido hacer las cosas, pero que se arremetió contra ellas y fueron eliminadas. Lo cual repercute en nuestros días. Llega un momento en que ese único camino vencedor es peligroso. La literatura nos abre las puertas para poder elegir otros pensamientos, otras maneras de ver las cosas. No lo despreciemos.

.

El sociólogo Anthony Gidens, en su obra “La transformación de la individualidad”, comenta que  la sociedad moderna se caracteriza por tener una historia emocional clandestina, que está por revelar. Hay toda una serie de estudios sobre el inconsciente en relación con la sociedad en las obras de Marcuse y Eric Fromm. Su relación con la sexualidad, con Wilhelm Reich en obras como “La función del orgasmo” o “la muerte de Cristo”. O Vernadsky que estudia la evolución de la sociedad en fases que se han desconectado unas de otras, lo que hacen que progrese la técnica, el conocimiento y las emociones queden al nivel de la prehistoria. También la relación con un inconsciente colectivo como hace Jung y otros..

.

Según Marcuse las formas de opresión cambian, pero su fundamento es el control del principio de placer, que va desde su anulación a su banalización. Lo cual permite introducir en la conciencia de las personas quimeras ideológicas, religiosas o publicitarias. Obras de este autor como “Eros y civilización” y “El hombre unidimensional” explican como la sociedad se ha construido sobre la eliminación del principio de placer, lo que da lugar a lo que llama la deserotización de la sociedad, a partir de la cual es posible ejercer la tolerancia represiva. W. Reich estudia el control de la actividad sexual para conseguir un carácter generalizado de tipo neurótico que hace que se establezca una conducta obsesiva, socialmente admitida, para aplicarse en el trabajo, la guerra y el consumo.

.

Para Eric Fromm separar la afectividad (amor) y las emociones (sexualidad) ha dado lugar a una sociedad agresiva y violenta, que afecta a las relaciones de los ciudadanos. En sus obras “El arte de amar”, “Miedo a la libertad” “Ser o Tener”, “Psicoanálisis de la sociedad contemporánea” analiza la  formación de la personalidad con ausencias afectivas que responde a un modelo de producción y de consumo de masas. Pero este modelo de sociedad se ha construido. A él se ha llegado mediante un proceso histórico, que no responde al azar. Todos los autores vienen a corroborar que falta algo en el desarrollo colectivo en cuanto a la personalidad de los sujetos. Algo que la literatura ocultó siglos atrás, algo que podemos leer en la obra “Amadís de Gaula”. En sus memorias sobre la conquista de México, el soldado Bernal Díaz, que tras acabar la conquista en la ciudad central los soldados solazaban y alegraban con mujeres indias, con muchas de las cuales luego se casaron. Tras divertirse, para cumplir con las obligaciones espirituales hicieron procesiones y misas.

.

Es necesario recuperar la literatura de caballería como valor intrínseco y sacarlas del olvido y de la represión. En la actualidad se ha recuperado la sexualidad, pero separada del sentimiento. Tal es lo que se manifiesta en obras emblemáticas que han vuelto a la sexualidad de los personajes, pero de una manera descompensada como reflejo de la modernidad. En la obra de Proust el personaje central ama a Gilberta, pero se relaciona sexualmente con Albertina y luego con Andrea, a las que paga y de las que se apasiona. Ella da lugar a los celos como patología sentimental. Joyce lleva a Bloom ante su mujer desnuda, que duerme o se hace la dormida para masturbarse sobre ella contemplando su desnudez. Molly piensa en marcharse con su compañero de canto. la distorsión de las relaciones personales hacen de los sentimientos fuente de conflicto permanente y de las relaciones sexuales un problema.

.

No es asunto baladí, sino de máxima importancia por las consecuencias que puede acarrear. es el eje sobre el que Fred Uhlman recrea como alemán sus dos novelas “Reencuentro” y “Un alma valerosa”. Plantea cómo una sociedad culta y sensible es capaz de llegar a algo como el nazismo y anular tanto a las personas que fueran capaces de crear campos de exterminio, una organización para hacer la guerra contra el mundo. Sus protagonistas son cultos, sensibles, también el ambiente, pero son tímidos con las chicas, reconocen que su ternura está reprimida, que no sienten afecto de sus padres. Konradín, un noble alemán que se hace oficial del ejército nazi, aunque luego como consecuencia de su amistad con Hans, un compañero de clase judío, es condenado a muerte por intentar atentar contra Hitler. Konradín a pocas horas de ser ejecutado en una horca escribe a su amigo, reconoce que no sigue a ninguna mujer porque ha sudo educado en la represión, lo que él llama el autocontrol. Su padre, noble ejemplar, es distante, se limitaban a pagar lo que necesitase, pero le faltó afecto. Se pregunta si su madre tenía sentimientos, algo que le preocupa, que considera que es inportante saber ya que gozó de su pompa y gloria, del boato de fiestas y apariencias. Fue capaz de odiar, en especial a los judíos, pero ¿de amar?, ¿fue capaz de amar?.  Cuanta que le oyó decir una vez que se hizo el dormido,  testigo de una conversación privada con sus sirvientas a las que desprecia tanto como para contar intimidades, como si hablara sola o se las contara a un perro: detesta el sexo; y “sólo las prostitutas disfrutan del sexo”. El padre de Konradín fue adúltero. Esa falta de amor carnal le llevó a amar la poesía, esa falta de afecto le llevó a enamorarse  sin pasión, sino sentir devoción por su amigo. Lo mismo que a su madre devoción por Hitler y a todos trasladar el amor al otro a la patria y poner el cuerpo a su disposición para la guarra.

.

Quisiera apuntar unos datos significativos que suceden desde que se edita la obra “Amadís de Gaula”  hasta su desaparición y desconocimiento de este libro, que llega hasta nuestros días. El impulso sobre el que se desarrolla el arte de escribir en la modernidad  es la novela por antonomasia de nuestra cultura: “don Quijote de la Mancha”. Veamos unos datos asociados a unas fechas, que van de 1508 a 1605, sin entrar en interpretaciones.


* En España se implanta la Inquisición en 1478. Ya se había aprobado el uso de la tortura por esta institución. En España no se suprime hasta el año 1843.

.

* Previamente hay una serie de medidas que tiene que ver de cara al futuro. Por ejemplo, en el concilio de Santiago, año 1289, se prohíbe a los curas vestir con ropa llamativa y hacer ostentación de relaciones ilícitas. También los concursos de belleza de monjas, e invitar a pernoctar a monjes y peregrinos. Lo cual si se prohíbe es porque es una práctica habitual y la gente no por ello deja de ir a misa. En la época en que se publicó Amadís una gran parte del clero aceptaba el concubinato. La reina Isabel la Católica luchó contra esta situación asesorada por su confesor, Hernando de Talavera, que más tarde fue nombrado arzobispo de Granada, recién conquistada. No podemos olvidar que hay una gran pugna entre estos reyes y una parte de los representantes de la iglesia católica que se resuelve en la batalla de Toro. Hubo una gran resistencia de las órdenes monásticas, que culminó en 1517, a la muerte del cardenal Cisneros, encargado de tal cometido. Unos años antes se sabe que 400 frailes andaluces se convirtieron al islam, lo que hizo que por la fuerza les trasladasen a África.

.

* La obra de Erasmo se incluye en 1559 en el índex de libros prohibidos, considerados peligrosos. Desde 1572 a 1577 Fray Luis de León es encarcelado por estudiar las obras de Erasmo.

.

* Desde 1501 se exige una bula para lo impreso sin licencia eclesiástica. Veinte años después el papa León X excomulga a Lutero, quien había denunciado que se vendan indulgencias a cambio de dinero.

.

* En 1559 se hace  un índice de libros prohibidos.

.

* Copérnico escribió su teoría heliocéntrica, en la que demuestra que es la tierra la que gira alrededor del sol, entre 1507 y 1515, sin ser publicada hasta el s. XIX.

.

* El año 1573 Ambrosio Morales, cronista de Carlos V y luego de Felipe II viajó por el norte de España para hacer un recuento del patrimonio. Se amputó los miembros viriles pues “sintió una diabólica tentación, mientras se afeitaba. Se aplicó con suma violencia para su irreparable derrota, las artes cisorias de Cronos en el sitio de la erección. Se cortó los miembros viriles por la raíz”.  La iglesia había tenido que condenar la automutilación pues fue una práctica frecuente. En aquellos años suceden las historietas populares y creencias-experimentadas de relaciones carnales con seres inmateriales, incubos y sucubos: espíritus al servicio de Lilit, demonio de la noche, que visitan a las personas mientras que duermen provocando sueños lascivos y agotadores.

.

* El año 1592 Giordano Bruno fue denunciado a la inquisición de hereje. Quemado en 1600 por no retractarse de pensar sobre lo religioso. Es el claro símbolo de como se mata el pensamiento en un momento en que sucede un cambio en la sociedad. Giordano Bruno fue de la orden de predicadores cuya misión fue evangelizar a herejes y analfabetos. Lo cual quiso hacer mediante la razón y la reflexión, cuando la otra vía fue imponerla a sangre y fuego.


* El año 1616 el cardenal jesuita Roberto Belarmino dio instrucciones a Galileo para que no defendiera el concepto de que la Tierra se mueve. Vemos que hay todo un proceso de anular la realidad, la de la persona controlando su sexualidad y el pensamiento. Y controlar la realidad del mundo eliminando el conocimiento científico. En 1633 juzgan a Galileo acusado de “sospecha grave de herejía”. Fue condenado a prisión perpetua. La observación de que la tierra se mueve se consideró una herejía.  Galileo escribió sobre la irrelevancia de los pasajes bíblicos en los razonamientos científicos, ya que la interpretación de la Biblia debería ir adaptándose a los nuevos conocimientos y que ninguna posición científica debería convertirse en artículo de fe de la Iglesia católica. Los ejemplares del Diálogo fueron quemados y la sentencia fue leída públicamente en todas las universidades. Juan Pablo II abrió en 1979 una investigación sobre la condena eclesiástica del astrónomo para su posible revisión. Trece años después una comisión eclesiástica reconoció el error del Vaticano.

.

* Entre los años 1623-1662 se impone el modelo lógico cartesiano, frente al de Pascal.

.

* Lope de Vega, sobre el año 1620 hace una reforma del teatro. Anterior a él las obras se consideran “bufonadas inútiles y necias, que halagan el vicio”; “Se impone un teatro para personas virtuosas, en favor de las buenas costumbres” , lo cual puede leerse en el libro “Viaje por España” de la condesa D´Aulnoy (1679).

.

Son algunos datos significativos, acompañados de otros muchos que debieran ser estudiados para ver que no sólo se produce  un retraso en la sociedad, sino que supone el asentamiento de toda una mentalidad, con la que se construye un modelo social del que actualmente somos herederos. Se piense después lo que se piense, se ha establecido un modelo de ver y de construir la realidad. En el caso de la obra de Amadís se elimina con él, y demás obras de su estilo, toda una posibilidad literaria, de comunicación, de ver la realidad. El imaginario colectivo y personal se reduce a una mirada muy estrecha.

.

La censura cultural es diferente a la política. En ésta es posible sobrevivir clandestinamente. Pasado el poder que censura se recuperan las ideas calladas de democracia, igualdad y libertad o cualquier otra. En la cultura lo que se posterga queda olvidado, sustituido y deformado. ¿Quién conoce la obra de Amadís de Gaula? ¿Quién la ha leído? Por eso me ha parecido importante decir lo que cuenta esta obra, sin interpretaciones, con qué intención, que no es otra que la que explica su autor en el prólogo. Y lo escrito escrito está. ¡A comienzos del siglo XVI! lo cual es asombroso. Creo que supone un gran descubrimiento literario, por lo que su V centenario deberá servir para rememorar dicha obra.

.

Marx y Engels en su obra “La ideología alemana” dicen algo que debemos tener muy en cuenta: “las ideas  de la clase dominante son las ideas de su época” ; “Los cambios en el lenguaje comportan cambios en la percepción de la realidad. Quien controla el lenguaje controla la realidad”. Y la construye, al igual que nos construye el pensamiento. Por eso es muy difícil que pueda interesar la obra de Amadís y hasta puede parecernos extraña.

.

El final de la época feudal supuso la construcción de los estados modernos. Aparecen los ejércitos profesionales. Esto entra en pugna con la mentalidad feudal de los caballeros. Sin embargo la anulación de aquella mentalidad es más profunda y se quiere ignorar su esencia. Carlos V crea las compañías de soldados. Según la biografía de Salvador de Madariaga este emperador lee  más de una vez Amadís de Gaula (1516 – 1556), lo cual se cuenta como dato significativo.

.

De la Edad Media surgen los estados modernos y un nuevo pensamiento, una nueva organización del trabajo. En aquella época se establecen, por decirlo de alguna manera, los genes sociales de nuestra modernidad. Y en ellos se han eliminado una parte  que forma parte, ausente hoy, de nosotros. Ser consciente de ello es necesario para llegar plenamente a la modernidad y evitar los frenos y pasos atrás que sufrimos una y otra vez. La lectura de Amadís de Gaula nos puede ayudar.

.

Permitirme una observación comprobable y que tiene que ver con la ocultación de aquello que plantea Amadís.  En la Iglesia católica, el primer catecismo oficial fue preparado por el concilio de Trento (1566) conocido como el Catecismo de Pío V. Los catecismos para uso popular fueron redactados por el jesuita alemán Peter Canisius y publicados entre 1555 y 1558. Se elimina el segundo mandamiento de las tablas de Moisés, tal como viene escrito en el Deuteronomio: “no harás imagen ni figura alguna de cuanto hay arriba en los cielos”. Y el sexto se cambia sibilinamente. El “no adulterarás” se convierte en “no cometerás actos impuros”. Sucede en ese periodo de tiempo entre el Amadís y el Quijote.

.

Años después Pío IX, Pío Nono, establece la infalibilidad del Papa, cuyas sentencias están fuera de error en cuestiones de fe y moral (año 1850) Cuatro años después establece el dogma de la inmaculada concepción, dejando a la madre de Jesús fuera del pecado original. En 1950 el papa Pío XII establece que la virgen María sube al cielo en cuerpo y alma, la asunción de la virgen. Miembros de la iglesia católica se preguntaron entonces que cómo era posible que se aceptaran este tipo de cuestiones, que unos siglos atrás nadie se hubiera creído tan siquiera. ¿Qué había pasado? Y más cuando la ciencia había empezado a abrir los ojos sobre la realidad.

.

Llegados a este punto caben unas reflexiones de autores que ven que algo ha sucedido. Observan un vacío humano,  que tiene mucho que ver con lo que se ha ocultado. Thomas Mann considera en su obra “El doktor Faustus” que el  carácter demoníaco de lo sexual ha sido el instrumento por excelencia de trabajo de la psicología clásica. La desnudez como elemento literario es muy importante, reconocida por autores muy diferentes. Vasili Grossman en su obra “Vida y destino”  afirma “una persona que se desnuda por completo se acerca a sí misma… Cuando una persona se ve desnuda la conclusión es: soy yo”, algo que el personaje a quien se refiere, Sofia Ósiponvna, lo refiere como algo que es acerca de sí misma y por su pueblo, “el cuerpo desnudo de un pueblo“. Precisamente esto es lo que se destruye con las novelas de caballería que se ha ido recuperando, pero sin ser conscientes del empeño de su destrucción para que el pueblo desnudo sea un pueblo bélico, acorazado, como explica a este respecto Wilhem Reich sobre el hombre moderno como un hombre acorazado, para quien la sexualidad se ha convertido en un problema, posiblemente el mayor de todos los de su existencia, individual y colectivamente. Un Quijote que hace ver que rebelarse  es por una locura que ha de ser vencida, un personaje que viste con una coraza que consigue colocar en la literatura posterior a él, porque establece un nuevo modelo de novela y de escritura, viste y acoraza la literatura y a través de ésta la mentalidad de una sociedad. En la obra “La Regenta” de Leopoldo Alas Clarín, la protagonista, Ana Ozores, llega un momento en que se aburre en misa y de tanta confesión y reconciliaciones por sus tentaciones y sueños lascivos. Es mientras que se desnuda, al autor no dice “se desviste”, sino que mientras que se desnuda, clama para sí ¡Señor sálvame o piérdeme!, lo cual es significativo, ante la represión moral de toda una sociedad representada en Vetusta.

.

Henri Marie Beyle, Stendal, en su obra “Rojo y Negro” (la pasión y la sotana) escribe que en el s. XIX no hay verdaderas pasiones. Francia (y con ella Europa) se aburre. Y afirma en esta crónica de 1830: “Se cometen los mayores crímenes sin crueldad”; “pensar se considera una conspiración contra el poder”, como si advirtiera de lo que pasó un siglo después con dos guerras mundiales.

.

El escritor portugués, Pessoa, en su obra “Libro del desasosiego” escribe: “lo que mejor funciona es la estupidez” ; “Nuestra sociedad se ha construido sobre la mentira suprema” y “para llegar a la verdad es necesario invertir lo que ha sido invertido”. Niestche habla de la transvaloración, la inversión de valores como función del lenguaje para poder ver la auténtica realidad del mundo y de un o mismo.  Este autor, junto a Pessoa y Reich desembocan en la locura. Sucumben tras analizar  lo que ven y sienten del mundo que se ha construido a su alrededor, cuya mejor defensa es no pensar. Francisco Molina en su obra “la estafa sexual” afirma que los pilares de la civilización están basados en la mentira. Baltasar Gracián escribe en su obra “El criticón”: “las cosas del mundo se han de ver al revés para verlas al derecho”  y  “la violencia se usa para dar a entender todo lo contrario de lo que las cosas son“.

.

Son algunos apuntes que advierten sobre la modernidad, sobre las ausencias de la misma. Y hay datos que permiten apuntar a lo que hemos contado que Garci Rodríguez de Montalvo dice en su novela Amadís de Gaula. Por ejemplo los monos bonobos hacen el amor con los rivales para superar los conflictos, siendo una especie con gran parecido genético a la especie humana. Los miembros de la tribu Zoé, del Amazonas, evitan las peleas haciendo cosquillas a los contrincantes, para resolver la disputa cuando se ríen.

.

Sartre en su obra “El ser y la nada” analiza una característica de la modernidad, la mala fe:  enmascarar una verdad desagradable y presentar como verdad un error agradable. Foucault hace una historia de la sexualidad a lo largo de la historia que le lleva a su trabajo posterior sobre la arqueología del poder. Thomas Mann, en su obra “La montaña mágica” define una sociedad enferma que se inunda de modernidad. Al final el narrador pregunta “¿será posible que de esta bacanal de la muerte, de esta fiebre sin medida, surja alguna vez el amor?” Es una pregunta muy profunda, pues aunque estemos todos de acuerdo en desear que sí, hay algo que nos arrastra, que nos lleva desde la modernidad a una inercia que es el resultado de algo que no vemos, que queda ausente. Y tal vez haya que desnudar esa modernidad para ver sus primeros pasos en donde hay muchas cosas que se han ocultado, que se han dejado atrás y que nos son necesarias. Leer Amadís de Gaula nos puede ayudar a encontrar  algunas pistas..

.

Al menos en su V centenario nos lo podríamos plantear, para que no nos suceda como al poeta y dramaturgo alemán, Johann W. von Goethe que escribió: “es una vergüenza que haya que llegar a viejo sin poder conocer una obra  tan excelente, como Amadís de Gaula,  mas que por boca de sus parodistas“. Pues como dijera el crítico literario Marcelino Menéndez y Pelayo: “Amadís de Gaula, de Garci Rodríguez de Montalvo, no es obra nacional, sino humana. En ella radica el principal secreto de su popularidad sin precedentes“. Algo que hoy en día nos es ajeno. Espero se recupere este modelo de ver el mundo que ha sido arrancado de la conciencia social y de la existencia individual. Gracias. (Ambas citas las plasma el crítico italiano M. Fudini en el Diccionario literario de obras y personajes de todas los tiempos y todos los países. Coordinado por Gozález Porto Bompiano. Editorial Montanar y Simón, S.A.. Barcelona 1967 (primero edición 1959).

.

.

.


Creative Commons License
Amadís de Gaula y la modernidad by Ramiro Pinto is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at www.ramiropinto.es.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.174 seguidores