Inicio > Artículos > Nueva Vía, ¿hacia dónde?

Nueva Vía, ¿hacia dónde?

3 junio, 2000

Los días 2 y 3 de Junio de 2000 se celebró en Berlín la II Conferencia de los líderes progresistas de todo el mundo.  El objetivo de dicha reunión ha sido debatir lo que debe ser un gobierno progresista en el s. XXI. Se trató de encontrar medidas concretas para conciliar la economía global y el progreso social.

 

Parten de entender la globalización como “una realidad económica, social y cultural incuestionable”. A partir de lo cual  pretenden desarrollar modelos políticos con el fin de  poner la nueva economía al servicio común.


El proceso para su consecución se vino a llamar “Nueva Vía de Progreso”. Se entiende, en líneas generales que el Estado debe jugar un rol fundamental para mantener las finanzas en orden, luchar contra la inflación y promover una competencia leal. La pregunta es ¿cómo se logran tales objetivos? En realidad las medidas adoptadas, como programa genérico, no han sido  mas que matices dentro del modelo neoliberal, no aporta ninguna diferencia substancial.


Casi dos meses después, ante las elecciones para la presidencia del Partido Socialista Obrero Español, PSOE, la candidatura del Jose Luis Rodríguez Zapatero utiliza como definición de su propuesta una “Nueva Vía”. ¿Qué es la “nueva vía”? ¿a qué se refiere?. La socialdemocracia se ha planteado la pregunta sin llegarse aún a la respuesta. En el estudio del progreso económico vemos que la Renta Básica es el resultado de la evolución del liberalismo económico, pero como opción política  de derechas hace prevalecer los criterios económicos frente a la atrofia y desamparo de los derechos sociales. A estos sólo los reconoce mediante el capital y el trabajo.


El término “Tercera Vía” aparece en los años veinte como una idea que propone un camino intermedio entre el capitalismo y el marxismo. Concretamente cuando la  Segunda Internacional  creada en París  en 1889 que agrupó a los partidos socialistas de carácter marxistas. Fruto de este nuevo camino en 1.923 se convirtió en la Internacional Socialista, aún vigente. La Tercera Vía se admite como desarrollo político con identidad propia durante la Internacional Socialista en 1951.


El desarrollo de la Tercera Vía se realizó sobre la base de la aplicación de las teorías económicas de John Mayard Keynes. El socialismo democrático de la sociedad occidental, asumió este modelo económico, como forma de desarrollar su programa e ideario dentro de las sociedades capitalistas. Mantuvo su vigencia, como hemos visto, hasta los años ochenta, aunque en España se prolongó hasta principios de la década de los noventa. Con la apertura del proceso de la perestroika en la URSS, 1986, y la posterior caída del Muro de Berlín, 1989. La Tercera Vía queda descolocada, porque deja de ser un término medio entre dos modelos económicos y políticos. Coincide con el despegue de la economía global y el imparable desarrollo de las tecnologías, que hacen que el socialismo se integre sobre la marcha a esta nueva y acelerada realidad.


En este contexto  es en el que es preciso, y muy necesario, definir la Nueva Vía, que no deja de ser, el desarrollo evolutivo del socialismo occidental. Es una Nueva Tercera Vía, ahora entre el keynesianismo y el monetarismo. Que es lo que define la realidad económica actual.   No se trata de seguir una pauta lineal, que del keynesianismo se pasa al monetarismo y de éste a otra cosa. Más bien es un proceso dialéctico, de automovimiento de la Historia y de la economía. De manera que el socialismo pasa del keynesianismo a una nueva función pasando,  por el monetarismo.


Según  la lógica hegeliana, A (tesis) y su contraria A´ (antítesis) no se contradicen, sino que son superados por la síntesis, de manera que incorpora a la nueva realidad las dos partes. Lo cual sucede con la Renta Básica, que permite el funcionamiento del mercado a la vez que, de manera independiente, interviene el Estado mediante un derecho  social y económico.


Las posiciones sobre la Tercera Vía son generalidades, lo que se traslada también a la Nueva Vía, de manera que queda pregonada en un vacío, que apunta a ver la falta de algo, pero no busca nuevos contenidos, que es lo único que podrá ofrecer un impulso renovador y animar al pueblo a participar en algo, y no caer en la rutina democrática, animada con falsos debates desorbitados y prefigurados en los medios de comunicación.


La Internacional socialista aceptó en la cumbre de Buenos Aires, 1999, la economía de mercado, ratificándose en ella. Propone un cambio social para lograr la estabilidad económica. “¿Cuál será el paradigma de la verdadera sostenibilidad de la economía emergente de la evolución tecnológica en curso?”, a lo que responde precisamente  los fundamentos sobre la Renta Básica. Milton Friedman une lo económico y lo social en el crecimiento económico y apuesta por la privatización total y sin resquicio de la economía y el mercado: “si se va a privatizar hay que hacerlo todo”. Esta es la nueva tesis que siguen gobiernos conservadores y socialdemócratas, estos con más lentitud.


En la evolución de la sociedad, en la evolución de la realidad y en la evolución del socialismo nos encontramos con tres pilares del futuro, que confluyen. Cuyo desarrollo exige un amplio y profundo debate:


1.- Desarrollar el sistema democrático con más amplitud.  Profundizar en la democracia, si no queremos que se atrofie o sea un producto más de consumo.


2.- La igualdad social de base, la mínima. Incorporar como derecho en la economía, para que ésta  funcione según las leyes del mercado, la Renta Básica.


3.- Un espacio social y político europeo verdadero. Emprender la construcción de Europa sin ambigüedades : a)  Una Federación de Estados, que acabará  siendo la opción  conservadora o  b) crear un Estado Europeo, opción que corresponde a los socialistas, como opción histórica. Lo cual va a permitir resolver en el marco de Europa los problemas del nacionalismo.


Estas ideas quizá sean la concreción y actualidad de lo que definió Ortega y Gasset como la tarea del socialismo: “ imponer la cultura, la justicia social y la europeización de España”.

 

 

Anuncios