Inicio > actualidad, economía, Política > Líneas de la historia

Líneas de la historia

Cuando sucede una cadena de acontecimientos es necesario recordar lo que se conoce como la línea de la historia, pues de otra manera no entenderemos qué ocurre realmente, sino que nos dejamos llevar por las sensaciones que provocan y producen psicológicamente los medios de comunicación  sobre hechos que se presentan como noticias, de las cuales eliminan su sentido histórico y sobre todo la historia de los acontecimientos, su historicidad.

De esta manera se da un sesgo ideológico a lo que sucede. Se orienta y predispone a la opinión pública que reacciona una manera controlada, porque se construye una realidad que va a formar la conciencia de los individuos que pensarán y actuarán en consecuencia.


Sucede que muchas noticias nada o poco tienen que ver con la realidad a la que se refieren. Pero predisponen a los sujetos a aceptar las decisiones de los gobiernos.

 

Las lineas de la historia indican qué es lo que se pone en juego en los sucesos que construyen la realidad, para saber de esta manera cuál es la causa y los efectos de los acontecimientos. Ante las revueltas y cambios en los países árabes se informa de una serie de hechos como la pobreza, o las dictaduras que gobiernan esos países, pero ¿por qué estalla en un momento determinado y en una reacción en cadena?. Tales condiciones se dieron hace años y no pasó nada. La represión de la que tanto se lamenta occidente ha sucedido, igual o peor, años atrás y no se informó sobre ellas. De repente aparecen en todas las televisiones.

 

Se engrandece lo que sucede y se orienta hacia unos intereses económicos, que van a quedar en un segundo plano, sino que se enseña la bandera de la libertad, de los derechos humanos, igual que cuando la colonización de América se llevaba la cruz, la buena nueva del amor fraterno y luego se les mataba con la espada y se les esclavizó.

 

Algo pasa, pero los medios de comunicación, el poder económico global, nos ofrece nada más que una parte de los acontecimientos, la otra tenemos que deducirla y analizar, porque su objetivo es  encaminar la historia hacia sus intereses y utilizan para ello a una sociedad desinformada y manipulada por las imágenes de las noticias que ofrecen selectivamente.

 

Cuando los acontecimientos suceden en varios puntos del planeta hay que unir los puntos de conflicto para hacer una línea que nos permita ver qué hay en común en ellos. A lo largo de la historia vemos que determinadas rutas comerciales tuvieron en determinadas épocas la línea de las especias para conservar y hacer más comestibles los alimentos. En otras el oro fue lo que impulsó la conquista de nuevos territorios, aunque se ofrecía la imagen e intención de evangelizar a los “salvajes”. La colonización de África y Asia se hizo bajo la aureola de llevar el progreso a los países pobres y lo que se hizo fue explotar su naturaleza con plantaciones de productos de consumo como el azúcar, el café o el cacao, o el algodón, así como esquilmar sus recursos naturales.

 

Si nos preguntamos cuál es la línea histórica de los acontecimientos actuales podemos detectar claramente cuál es el fondo de lo que sucede y sacar conclusiones, sobre todo no dejarnos llevar por lo que nos quieren hacer ver, porque es la manera en qué los grandes poderes económicos ejercen el poder sobre nosotros y nos llevan a una realidad supeditada a sus intereses. Aunque lo hagan bajo la intención de llevar la democracia.

 

Hay una serie de intereses en los países en los que se están derrocando a los regímenes dictatoriales del mundo árabe. Sin embargo otras muchas dictaduras siguen su curso, como las afectadas ahora  que hasta hace unos pocos meses  han sido recibidas por los mandatarios de los países europeos y a los que se les ha vendido armamento.

 

¿Cuál es el denominador común de las que se están levantando los pueblos contra sus dictadores?. No es la primera vez que sucede, pero sí que tengan un efecto mediático a nivel global y que los estados de los países ricos establezcan medidas que favorezca el derrocamiento de los regímenes totalitarios. ¿Por qué?.

 

Analizar la línea de la historia de estos acontecimientos nos puede ayudar a responder a estas preguntas. Los países en conflicto son lugares estratégicos en la economía global actual. Sudán tiene petróleo que explota desde los años 80. Por la misma época Túnez también con las mayores reservas del petróleo del Meditérraneo. Tiene en su subsuelo abundante fosfato, igual que Jordania, siendo un mineral esencial para la industria alimentaria y textil. También Egipto, que además tiene una de las mayores explotaciones de titanio, esencial para la fabricación de motores, la industria aeronáutica y militar, considerado un metal estratégico. Y petróleo en el Alamein y en la península de Sinaí. Controla desde 1956 el canal de Suez, esencial para el trasporte marítimo, en especial para el comercio del petróleo. Argelia con fosfatos y petróleo. Bahrein cuyo principal recurso es el petróleo, archipiélago situado entre Qatar y Arabia Saudí. Su puerto Mina Salman es un lugar estratégico para el transporte marítimo. Además ha creado uno de los mayores centros de refinamiento de petróleo el cual le llega por tuberías de Arabia Saudí. En los años 80 Irán trató de hacer varios derrocamientos del régimen para establecer una república islámica shií. Libia con petróleo, que lo ha nacionalizado, y produce gas natural.

 

¿Por qué en esta línea de la Historia el mayor empeño es Libia?. Por una razón fundamental, su petróleo es de más alta calidad, por mucho. Su extracción y transformación es más de un 50% más barato que el petróleo de cualquier otro lugar. Estos datos se saben, son conocidos de hace tiempo y vienen en informes técnicos, muchas veces como anécdota, pero hoy es algo relevante para entender el conflicto y no se dice nada al respecto. Curioso.

 

Una línea histórica es el petróleo, pero ¿adónde se dirige esta línea?. Porque hasta ahora también han tenido petróleo y no ha sucedido un fenómeno tan explosivo y extendido por toda una zona. La cuestión es que emergen nuevas economías que necesitan la base energética del actual modelo económico, el petróleo. India, Brasil y especialmente China. Este último país se asoma como nuevo gigante económico, que tiene muy poca deuda, mientras que ha comprado deuda a muchos países, entre otros a EE.UU. al cual no le permite endeudarse más. En el mercado global del petróleo China dispone de más solvencia y el problema es que es un bien limitado, difícil de repartir. China empieza a aumentar el uso de automóviles, sus industrias crecen y aumenta el transporte aéreo.

 

En esta situación sucede un fenómeno engañoso, que transmiten los analistas y medios de comunicación. Dicen que los conflictos en los países árabes hace que aumente el precio del petróleo, lo cual no es cierto, sino que es al revés: es el aumento del precio del petróleo lo que provoca el conflicto en estos lugares.

 

La economía de EE.UU. no puede permitirse el incremento del precio del combustible y no puede competir con su más cercano rival, China. Además el incremento de consumo hace que el petróleo se gaste cada vez más y las reservas bajen hasta el punto de desaparecer en 30 años. El petróleo es una materia prima limitada.

 

El imperio económico americano necesita ahora, otra vez, el séptimo de caballería, como ha hecho en Irak, donde ninguna de las causas que justificaron el ataque fue cierta, pero los pozos de petróleo se han repartido y pagan a los países “liberadores” con petróleo. Esto es lo que han conseguido. En Afganistán han instalado sus bases y controlan el paso del gas. Al mismo tiempo mantienen un pulso militar contra el islamismo talibán.

 

A comienzos de siglo el despegue del modelo industrial exigió conseguir tierras que expandieran los cultivos extensivos de algodón, de cereales, maíz, café, cacao para abastecer los mercados nacientes y el incremento de la población a una velocidad que se dobló en pocos años el número de habitantes de la tierra. La rivalidad colonial por un lado, conseguir más tierras y conflictos de reparto, así como la acción del los imperios austro-húngaro, el ruso y el turco desencadenó la I Guerra Mundial, en una combinación de colonialismo e imperialismo, cuyo desenlace supuso el final de los imperios y de las colonias.

 

La II Guerra mundial tuvo su base en la fuente de energía básica, el carbón, que fue el desencadenante de la guerra. La cuenca del Ruhr de Alemania son ocupadas por Francia y Bélgica para cobrar con la producción del carbón las reparaciones de la I Guerra Mundial ocasionada por el imperio prusiano que pasó a ser Alemania. En la II Guerra Mundial la expansión nazi se justificó en conseguir espacio vital para el desarrollo industrial alemán. El carbón fue la base energética de entonces y se unió otra línea de la historia, los estados fascistas y los no fascistas fueran democráticos y comunistas.

 

En la actualidad hay dos líneas de la historia que se entrecruzan y entran en resonancia. Por un lado la del petróleo en cuyo extremo están EE.UU en un lado y China en el otro. Y el campo de batalla entre ambos está en el conflicto con Corea del Norte.

 

Por otra está la línea del Islam, en un extremo EE.UU, que lidera la lucha contra las acciones de Al Qaeda, y en el otro Irán, también productor de petróleo con un elaborado y amplio proceso de refinamiento para exportar gasolina. El tablero en el que se miden las fuerzas es el conflicto entre los palestinos y el Estado de Israel.

 

En las dos líneas pende la amenaza nuclear, que contiene, frena, el conflicto enauzado en estrategias locales. Pero siempre aparece como amenaza, lo cual define como será el conflicto global en caso de estallar. La confluencia de las dos líneas sucede desde el momento en que muchos regímenes árabes  han amenazado con usar el petróleo como arma económica.

 

USA ——————————————- China (Corea)

 

USA ——————————————- Irán (Palestina)

 

Sin estas claves no es posible entender el curso de los acontecimientos, en los que los dos organismos internaciones económicos, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, declararon que la economía de Túnez era ejemplar y también la de Libia, pocos meses antes del conflicto. En el primero de éstos se despreció la huelga de los mineros y en los dos países nada se informó sobre la represión a la población que salió a protestar por la subida del precio de los productos básicos. De repente el escenario cambia. ¿Para qué?.

 

Los conflictos se convierten en el foco de atención mundial, lo cual da fuerza a las protestas, las cuales son revueltas populares sin un proyecto de sustitución, sin un impulso revolucionario. Este proceso no surge de la noche a la mañana, ha estado estudiado y apoyado por los servicios secretos estadounidense y el Mossad que han coordinado las acciones para ocupar económicamente estos países y disponer del petróleo para sus multinacionales y emporios financieros, a la vez que acabar con la amenaza islámica contra Israel.  Y si China  quiere más petróleo que pague por ello, y que les pague a ellos, sin que aparezcan como invasores, porque han actuado desde dentro, apoyando a la población sublevada y con el único objetivo de garantizar los derechos humanos.

 

Lo que está sucediendo en los países árabes forma parte de una estrategia sobre la que han trabajado desde hace tiempo los grandes emporios económicos: la gestión directa y total de los bienes del planeta, para formar una economía global. De ahí las normas internacionales aprobadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC), estableciendo leyes que permitirán el desarrollo de las inversiones de las empresas multinacionales, por encima de la legislación de los Estados. En este sentido vemos no sólo el petróleo sino la privatización del 80% del agua del planeta, ocasionando protestas y hasta conflictos graves como sucedió en Bolivia ante lo que ya una gestión privada a nivel mundial del agua, lo mismo se está haciendo con los bosques y espacios naturales, o con los cultivos trangénicos.

 

Asistimos al nacimiento de una sociedad global, en la que los ciudadanos, los pueblos tenemos que dar una definición nueva del mundo, participar en establecer nuevos modelos frente a los que nos imponen con un esquema que consiste en organizar la riqueza en una sociedad de esclavos, consumidores y ricos. Adueñándose del poder político en el cual las democracias se convierten en un teatro y engaño donde los programas no valen nada, pues una vez en el poder, como hemos visto con las reformas laborales, los procesos de privatización, etc, hacen “lo que hay que hacer”. Pues las elecciones dependen de la publicidad de costosísimas campañas cuyo objetivo no es el debate de ideas sino conseguir el Poder.  No existe proporcionalidad en la representación parlamentaria y se establece una dictadura del bipartidismo como modelo de poder de engaño democrático.

 

Por otro lado la falta de proyecto de las revueltas hará que los grupos organizados lideren el cambio, lo que llevará a un enfrentamiento de la población, lo que permitirá a la potencia económica de los Estados Unidos apoyar a quienes se enfrenten al integrismo islámico. Los antiguos dictadores, aliados suyos ya no les sirven, porque podrían dar apoyo a China, como empezaban a hacer, entonces lo tienen que controlar ellos directamente mediante lo que llaman las “democracias occidentales”, basadas en los partidos políticos que dependen de un capital que les permita funcionar y ganar las elecciones.

 

La única forma de salir de este círculo vicioso y no dejarnos engañar apoyando a un bando o a otro, pues son lo mismo con diferente rostro, es cuestionarnos desde dentro el modelo industrial, depredador de materias primas y del medio ambiente, y establecer otras fuentes de energías que no nos hagan depender del petróleo y modelos económicos que no sean expansionistas, que necesiten del constante crecimiento económico entrando en pugna con otros mercados cuya lucha acaba en el juego de la guerra. Incluso las protestas en Grecia, Portugal, Gran Bretaña, Francia, van en el sentido de más trabajo, más seguridad nacional, más consumo en lugar de seguir la ruta de Islandia que plantea un cambio de modelo y nadie habla de esta alternativa.

 

No podemos dejarnos engañar para elegir entre dictaduras nacionales o dictadura global de la economía. Hay otras alternativas, otros modelos por los que luchar, ¡Renta Básica y libertad!, lo cual es un cambio antropológico, histórico sin precedentes, que los estados occidentales quieren manipular llamando así a lo que no lo es, a una medida esclavizadora a los mas pobres para hacerles un objeto más de consumo de los ricos.

 

La respuesta ha de surgir de la reacción de las ciudadanas y ciudadanos de las sociedades ricas con democracias parlamentarias controladas por el poder del dinero cuya onda expansiva amenaza con destruir el mundo, en forma de guerras y desastres naturales multiplicados por la codicia de unos pocos, pero es sólo el principio de lo que está por venir si no reaccionamos ante este poder que gestiona ciegamente el desastre que hemos de desactivar.

Anuncios
  1. victoriano fernandez
    16 abril, 2011 en 19:24

    Podemos seguir dando vueltas a temas que ya a principios del siglo XX estaban bastante claros. Nunca ningún imperio, ni en la época de los fluviales de los que proviene toda la cultura, hizo guerra alguna por altruismo y para “llevar a otros la democracia”… siempre fueron las guerras para extender la base material sobre la que el imperio se asienta: mas minerales, más comida… para eso se hacen las guerras.

    Lenin, Rosa Luxemburgo y otros pensadores creyeron que con la llegada de los proletarios a los alrededores de la dirección de los asuntos humanos, quizá se rompería esa racha de guerras permanentes. Mejor dicho creían que en el intento de los imperios de asegurarse las materias primas en lucha con los otros imperios, los proletarios del mundo se unirían entre sí , para ensayar otra manera de organizar la vida, en estados mas igualitarios. No ha sucedido así.

    El imperio que los proletarios rusos crearon no fue capaz de convertirse en el modelo de nueva sociedad. Por ello estamos de nuevo, en el punto en que estaban las cosas en el fin del XIX. La pregunta es ¿cómo convencer a cada humano de que no tiene sentido apoyar a los dirigentes de las empresas del mundo verdaderos “amos” que se enfrentan entre ellos ?

    ¿Qué hacer para quitar las palancas del mando a esos locos ejecutivos que una y otra vez nos llevan a la guerra?

    ¿Que hacer para dejar de competir unos con otros?

    Pienso Ramiro que esas preguntas no queremos hacérnoslas…pienso que seguimos en aquel avión que nos llevaba a Moscú donde yo trataba de que leyerais “La función del orgasmo” de W. Reich, mientras que Luis, Manolo y el nieto de Dolores Ibárruri hablabais del partido -antipartido. Ahora hay unos chicos que se reúnen en las plazas de España en nombre del “malestar” y hablan del “partido caja vacía”.

    Nadie se atreve a mirar para dentro de cada uno – sin recurrir a la fe – para preguntar porque no queremos vivir en la igualdad y la cooperación racionalmente aceptada.

    Victoriano

  2. Pablo
    4 abril, 2011 en 10:51

    Ramiro, creo que argumentas bien tu tesis, dando una serie de ejemplos. En efecto, el comportamiento humano suele estar “motivado”, y las motivaciones económicas son clave a la hora de organizar descubrimientos o expediciones militares.

    En cualquier caso, quizás no haya que caer en el determinismo histórico. El ser humano puede cambiar sus pautas de conducta, y, especialmente, en sociedades democráticas, donde hay una fuerte presión de las opiniones públicas para que los gobernantes actúen en función de principios éticos.

  3. Adriana
    2 abril, 2011 en 13:32

    Estoy de acuerdo con el concepto que la globalización va a ser base a una esclavización mundial donde muy probablemente los países del norte del globo gobiernen a los del sur . Pero todo eso ni la futura falta de petróleo y otros minerales no tienen nada que ver con lo que esta pasando en los países árabes .

    Lo que tienen en común es el Islam que es mal usado y mal entendido por muchos grupos radicales y extremistas a fin de convertir al todo el resto de la población de la tierra al Islam . La mayoría de la población musulmana del mundo pertenece a una clase social y económica de mediocre para abajo por lo cual es muy fácil de explotar y ser manejado por los vínculos musulmanes extremistas que tienen por meta transformar al mundo al Islam , lo cual ellos llaman “Guerra de Shihad” .

    La explotación de los pueblos por medio de la globalización existe y se debe combatir con todos los medios pero la actual rebelión en los países Árabes no tiene que ver sino que verdaderamente los ciudadanos son oprimidos y explotados por sus mismos lideres que robaron todas las ganancias y riquezas del pueblo para depositarlas en sus cuentas corrientes dejando que el pueblo se muera de hambre .

  4. 30 marzo, 2011 en 17:06

    ¿Y si tiene razón Mario y los problemas del mundo son los de la tierra? Porque, desde luego, no vivimos en el aire. ¡Hasta los pájaros necesitan un lugar donde reposar…! Podrá estarse de acuerdo o no con don Mario. Lo que, en cualquier caso, no creo que se pueda negar, apunta a un problema fundamental.

    Pensemos que no sólo los grandes edificios de las corporaciones y las infraestructuras grandes o pequeñas, se levantan sobre el “solar terrestre”, nosotros nos movemos sobre ella. El otro día, leía cómo las compañías transnacionales, con la complicidad del gobierno Chileno, han echado a los Mapuches de sus tierras ancestrales. Porque el estado se cree dueño y señor de las tierras y las compañías con derecho a hacer lo que les da la gana.

    ¿Ahora le decimos a los Mapuches que nadie puede atribuirse un derecho absoluto a la tierra, pues esta pertenece a todos si exclusión. Y que, por tanto, las compañías mineras y madereras transnacionales y el gobierno cómplice también tienen derecho a meterse allí y que, por tanto, los mapuches se callen?. Parece que, para los ricos y poderosos, sí existe un derecho absoluto a la propiedad de la tierra, el agua, el aire y todo lo demás, para los otros no.Los ricos y poderos no pagan (como mucho, acumulan un poco menos…), con lo que lo de usar las plusvalías de la tierra parece ilusorio, al menos mientras no haya una reforma fiscal que haga pagar no solo a los terratenientes, sino también a todos los especuladores y a los beneficiarios particulares de las “empresas financieras”. Estas últimas, las “financieras”, son quienes están detrás de los ladrones de tierras y de los más criminales de la tierra; son su respaldo financiero. Habría que vigilar a estos últimos tanto o más que a los poseedores de tierras.

    • Mario Cordero
      31 marzo, 2011 en 2:58

      Gracias Horacio por tomarse el tiempo de responder a mi comentario. Lamento que su deseo de castigar al rico le obstruya el razonamiento del concepto primero de QUE LOS PROBLEMAS DEL MUNDO SON EL PROBLEMA DE TIERRA y segundo el concepto de que el derecho absoluto a la tierra conlleva obligación, o sea que debe pagarse por el uso o usufructo no importa quien la posea legal o por ocupación.

      El caso de los mapuches si bien suena como injusto hay que ver también la intransigencia y el consejo que reciben grupos que claman un derecho. No defiendo al gobierno chileno ni ataco a los mapuches, pero sí a aquellos que interfieren en los asuntos no con el deseo de cooperar sino con el deseo de politizar una situación a veces por sumas fabulosas.

      Cuando se habla de la tierra va más allá de una superficie, se habla de todo lo que ella encierra incluyendo el espacio electromagnético, donde hoy día se hacen fortunas como el caso del mejicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo que comercia en ese espectro.

      La plusvalía incluye todo eso que usted cree los ricos se están apoderando y por eso es que al recaudar esos valores no creados por el individuo, la sociedad se beneficia y este caso la RENTA BÁSICA bien podría ser financiada en total y sino en la mayoría con ese fondo que implica a la vez una reforma fiscal. No deje que el odio al rico le niegue la habilidad de ver soluciones que de por si afectarían a esos tan odiados personajes.

      Volviendo al concepto de que LOS PROBLEMAS DEL MUNDO SON LOS PROBLEMAS DE LA TIERRA, lo que sucede en Libia o en Sudan o Israel o con los Bascos, es una reflexión de eso. Se quieren extender fronteras para defenderse mejor como el caso de Rusia y bombardear a Libia o ayudar a rebeldes egipcios, tunecioanos o a Yemen, o no se mete como en Siria porque todos los países tienen interés en algo que necesitan.

      Que curioso que nadie este criticando a China, que silenciosamente se esta apoderando de África y cualquier otra región que les interese. Figúrate que a Costa Rica le regalo un estadio de fútbol con un costo de $250 millones de dólares. Que buenos son los chinitos, pero quieren que Costa Rica acepte unos poquitos de ellos pues quizá ya no hay espacio en China. Para que necesitan tantos espías, claro no se van a quedar en CR y por otro lado están sacando a los jóvenes revoltosos para que no se tomen ideas y desde luego necesitan esposas que están descalzas en China pues por cada 126 hombres hay apenas 100 mujeres. Dirá que me salí del tema, pero todos los problemas o soluciones vienen en pares.

  5. 28 marzo, 2011 en 19:31

    ES ACTUAL E INTERESANTE. En inglés. Subtitulado.

    http://www.megavideo.com/?v=H3QT60DO

  6. Mario Cordero
    28 marzo, 2011 en 18:09

    Como se dice que que no hay nada nuevo bajo el sol, también su artículo no rebela cuales son esas fuerzas que llevan a desestablizar gobiernos para provecho propio. Le da mucho valor a Israel, lo que lo hace caer casi en ese grupo que lo ataca por el hecho de existir.

    Hay que recordar que el pueblo judío se estableció en tierras robadas, pues los judíos le compraron las tierras a los palestinos que las rentaban, o sea no eran dueños, además nadie puede atribuirse un derecho absoluta a la tierra, pues esta pertenece a todos si exclusión.

    Yo alabo los méritos de la Renta Básica, pero sigo insistiendo que debe estar basada primero en usar la plusvalía como fondo económico, Si hablamos de justicia, tenemos que usar lo que justamente le pertenece a los que lo crearon el fondo a redistribuir. Se habla de plan de Alaska, pero se olvido que nos es el petróleo lo que le da valor a ese fondo sino la gente o sea el que consume cualquier bien le da valor a ese bien, ya sea un mineral o la localidad de la esquina más famosa y el último precio en Almira.

    Es la gente que da valor y por tal esas diferencias deben volver a los que la producen, aun siendo redundante mi explicación. Renta Básica sí, pero pagada por el privilegio y no por la producción de riqueza. Si se busca libertad has que establecer equidad. Una vez más LOS PROBLEMAS DEL MUNDO SON EL PROBLEMA DE LA TIERRA.

    No se quien lee estos comentarios, pero hasta hoy nunca he recibido una respuesta o quizá caen en el vacío.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s