Inicio > actualidad, Política > Un análisis concreto

Un análisis concreto

Decía Marx que para entender la realidad es necesario hacer un análisis concreto de la realidad concreta. Quisiera poner un ejemplo de lo que vi durante la huelga del 29 de marzo de 2012.

 .

.

Sobre las 11 hs. de aquel día un amplio piquete de estudiantes y trabajadores pasó por debajo de donde estaba cuidando de mi tía abuela, parecía una manifestación. En un momento dado un grupo volcó dos contenedores y pusieron en la calle una valla que había cerca, mientras que gritaban las consignas de aquel colectivo “obreros y estudiantes / unidos y adelante”.

.

Llegaron varios coches y furgones de la policía. En ese momento salieron dos señoras de un comercio, dueñas de él y comenzaron a increpar a los manifestantes, a decir que no tienen vergüenza e insultos de todo tipo.

 .

Resulta que esas dos señoras, honradas ciudadanas, son dueñas de varios pisos, en uno de ellos viví con mi tía abuela, de 97 años y operada de la cadera. Tres meses antes de la huelga, a la vuelta de Navidad nos encontramos el piso completamente inundado, estalló la caldera de la calefacción del cuarto piso, cuyas dueñas son las mismas que en el que estuvimos alquilados. Se lo dijimos, que si podíamos ir a otro piso, al de al lado, vacío y de ellas, pero dijeron que estaba en obras y que no reúne condiciones. Bueno, al verlo meses después se puede justificar, pero se pudo haber habilitado. Dijeron que tenían un seguro, al que llamaron y luego llamé yo al cabo de un par de semanas. No lo tenían, ni se pusieron en contacto con nosotros ni nada.

 .

En representación de mi tía abuela volví a hablar con ellas, que no quisieron saber nada. Tuvimos que alquilar otro piso, pero ellas dijeron que nos hubiéramos ido a un hotel, porque entonces se hubieran hecho cargo de los gastos. Bastante más del que que hicimos. Hablamos y llegamos al acuerdo de que pagarían la fianza dada cuando firmamos el contrato, como así se indica en el mismo y una indemnización. Dijeron que nos llamarían. Nada de nada. En señal de buena voluntad le dimos las llaves, viendo que llegamos a un acuerdo y fue un engaño.

 .

Al verlas salir para increpar a los manifestantes por tirar un contenedor, cuando ellas tiraron una casa, que dejaron con el suelo completamente levantado, las paredes destrozadas, todo arruinado, sin hacerse cargo de nada, sin ayudar al traslado, ¡nada!, pero ellas son honradas ciudadanas, que no hacen huelga y consideran que quienes defienden los derechos de todos los ciudadanos son unos radicales, violentos y demás improperios de mal gusto.

 .

No voy a justificar tirar cosas o actuar violentamente, porque aleja la conciencia ciudadana de la lucha social, y porque justifica una violencia mayor para aplacarla. Porque pienso que es importante manifestarse pacíficamente para unir la lucha al pueblo, pero también pienso que este hecho concreto es significativo porque revela como son muchas de las personas honradas y laboriosas que se espantan de quienes como señal de protesta tiran un contenedor, precisamente contra una sociedad que actúa como ellas, en una sociedad basura

Anuncios
  1. López
    20 abril, 2012 en 11:59

    Creo que si no molestase a nadie ese tipo de acciones, en concreto a “las señoras honradas”, estos actos carecerían de significado.

    Es precisamente para atacarles (defenderse, en realidad) el por qué se hacen este tipo de acciones.

    Mientras “las señoras honradas” se alteren e indignen y la policía ande cerca, se está actuando bien (en aras de la revolución, claro).

  2. 20 abril, 2012 en 0:01

    “Sólo quien conoce la realidad puede cambiar la realidad”, Bertolt Brecht, en la obra “La medida”.

  3. 17 abril, 2012 en 19:29

    Estimado Ramiro:

    El análisis, más que concreto es obvio, hay muchas personas que si no se encuentran afectadas miran
    sólo y exclusivamente por sus intereses.

    Pero con el nuevo gobierno, se llega incluso al insulto de la hipocresía y el cinismo de las palabras. Decir que la nueva reforma laboral mejora las condiciones laborales de los jóvenes raya la provocación.

    Cada día vemos como mientras que los gestores de las grandes empresas se suben el sueldo un 20%, su buena gestión se recompensa con la bajada del sueldo de los curritos.

    Todo esto entra dentro de la hipocresía, de este caso concreto por lo que no se trata de un suceso aislado sino que se circunscribe a la hipocresía de la apariencia.

    Un saludo

  4. Mario Cordero
    16 abril, 2012 en 1:59

    Este es el típico caso de la propiedad de bienes inmuebles en que los dueños se sienten señores no sólo en sus propiedades sino en todo aquello que puede afectar su propiedad.

    El otro fenómeno es que con la esperanza de que sus propiedades valgan más en el futuro, no les importa si están desocupadas o no, pues el valor especulativo sigue subiendo. El único valor que debería subir es el valor de reproducción o reemplazo de esa propiedad.

    Es lamentable como tratan a los inquilinos mientras se enriquecen sin hacer nada. Marx y George vivieron en la misma época y con soluciones que no han sido practicadas en su totalidad. George fue opacado por la luminosidad de Mark y el mundo perdió en ambas cuentas.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s