Inicio > Política > El valor de la memoria y de la historia.

El valor de la memoria y de la historia.

17 septiembre, 2012 Deja un comentario Go to comments

Recientemente ha salido el libro “Valor y memoria” en homenaje a Encina Cendón (1960 – 2011). Fue la presidenta de la Asociación de Estudios sobre la Represión en León (AERLE). Cuarenta personas glosan su empeño y trabajo por hacer visible lo ocurrido en España durante la guerra civil tras el levantamiento militar y posteriormente. Cuando se habla de los horrores de la guerra hay que saber exactamente qué sucedió, a qué se refiere la palabra “horror” y cuáles han sido sus funestas consecuencias.

 .

La memoria colectiva es algo más que la historia, pero no es lo contrario del olvido, sino de la ignorancia, es lo contrario de no saber y sobre todo de tergiversar y cambiar los datos históricos con el fin de arrancar de lo sucedido los sentimientos, las vidas concretas convertidas en números. La memoria histórica es recuperar la vida de ese trozo de historia ocultado, pero sobre todo es aprender, más incluso que recordar. Como escribe Vasili Grossman en su novela “Vida y destino” en boca de Krimov: la Historia había dejado de ser un libro, desemboca en la vida, se confunde con ella.

 .

El trabajo realizado por la AERLE ha sido fundamental porque sin sus aportaciones, sin ver los restos de cadáveres en las cunetas, sin reponer la objetividad en todo lo que sucedió, durante la guerra civil y posteriormente, no es posible entender la historia anterior ni tampoco la de después. Sólo desde el horror visible podemos comprobar que un gobierno democrático, inserto en un modelo de estado republicano, no se enfrentó a una oposición monárquica ni siquiera fascista, sino a un fanatismo de índole religioso que fue asentándose en la sociedad para ser dirigido en un momento determinado con el objetivo de construir una realidad, no sólo de cara a ejercer el Poder, sino para iniciar una etapa histórica de represión a través de la iglesia católica que permitiera perpetuar su control y convertir su la doctrina del Vaticano en la esencia de la Historia de nuestro país.

 .

El miedo durante la dictadura militar en España (1939 – 1975) no fue un fin para reprimir a la población, sino un medio aplicado sistemáticamente porque el poder militar y eclesiástico no se conformó con establecer un gobierno, sino que quiso hacer una sociedad entera que fuera católica. La eliminación de vestigios racionales, fueran científicos, políticos, económicos y demás, no fue sólo mediante un mecanismo de violencia, sino aplicada ésta con el soporte de una propaganda del régimen dictatorial que afectó psicológicamente a toda la población de una u otra manera.

 .

Sucedió un fenómeno que no ha sido estudiado suficientemente: el hecho de que una cantidad significativa de hijos de padres y madres que defendieron la República en cualquiera de sus frentes, de los que quedaron en España, acabaron  posicionándose de adultos a favor de la dictadura y defensores de la misma. Es necesario analizar cómo se realizó una aplicación técnica de la psiquiatría social para este fin, un auténtico lavado de cerebro sistemático, algo que aún no se ha querido investigar metódicamente porque tiene todavía una gran influencia en nuestro presente.

 .

Un régimen se puede cambiar, pero una mentalidad es más difícil, se camufla y escenifica apariencias que sirven para adaptar la organización social a los nuevos adelantos técnicos fundamentalmente. Hoy sería muy difícil la influencia en el pensamiento de la gente a través del NODO, o que las mujeres tuviesen que ir con velo a misa o prohibir el divorcio y demás. Pero la mentalidad que se creó con aquellas practicas sigue funcionando en gran medida con otro falso escenario.

.

Un ejemplo fue la transición de la dictadura a una democracia. Finalmente se construyó una dictadura del bipartidismo en donde los programas electorales, que son los que se elige en la votación, no se cumplen y no pasa nada, donde los partidos mayoritarios lo son sobre la base de un enorme gasto en propaganda y no en la racionalidad y donde se impone una ley electoral, la ley D’Hont, en la que casi la mitad de los votantes no son representados, su voto no vale, no cuenta, si una fuerza política saca un 2% de los votos no tiene un 2% de la representación, mientras que los partidos mayoritarios si sacan un 23% de los votos pueden llegar a tener una representación parlamentaria de un 52%, una auténtica barbaridad, que se aceptó al comienzo de la Transición de manera provisional para fortalecer la representación de los partidos y poder legislar un marco jurídico en el que funcionase la democracia, pero luego ha continuado.

.

Un ejemplo palpable es que la jefatura del estado corresponde al que nombró directamente el dictador y se mantiene sin someter a referéndum el sistema monárquico. El anarquismo desapareció del mapa político y ni políticamente ni en el sistema de enseñanza hemos llegado siquiera a lo anterior de la dictadura. Al revés, ésta se ha incrustado en la sociedad “democrática”. Por ejemplo se concertaron las escuelas privadas casi totalmente de ideario religioso mientras que se hicieran edificios suficientes para albergar colegios e institutos y los centros concertados continúan. Un estado que se declara aconfesional en su Constitución establece la enseñanza de la religión en el sistema educativo, una enseñanza doctrinal.

 .

Recuerdo cuando los años 2002 y 2003 se realizaron debates desde asociaciones de padres, con la participación de militantes y diputadas y diputados socialistas, por una enseñanza laica, científica y progresista. Propuse en uno de los actos convocados pedir trasladar la religión a las actividades extraescolares y que dejase de ser una asignatura. Varios socialistas que luego ocuparon altos cargos en el gobierno un año después intervinieron para decir que un socialista no puede admitir bajo ningún concepto la religión en la escuela ni siquiera extraescolar, que eso es reformismo, dijeron, y que había que echarla del sistema educativo. Cuando ganaron las elecciones llamé varias veces a quienes estuvieron en aquel acto y hablé con ellos a lo largo de los ocho años de legislatura. La respuesta fue siempre la misma, no es el momento. Cuando gobierna la derecha apoyada por la iglesia católica ¿sí es el momento?. En León el Coto Escolar al que van todos los colegios de la enseñanza pública tiene una estatua de san Francisco de Asís. Los colectivos de padres y madres pidieron a un alcalde socialista que dejando ésta se colocase un busto de Darwin que gratuitamente le daban. Se negaron.

 .

En ocho años de gobierno socialista no se creó patrimonio ni instituciones para el estudio de la memoria histórica, sólo se hizo mucho paripé con una ley incompleta y sin medios para su desarrollo y todo esto y mucho más ha sucedido a nivel económico y social, lo cual tiene mucho que ver con la onda expansiva de la represión ejercida sistemáticamente durante años de dictadura y mientras que no se reconozca y se sepa qué pasó realmente no es posible superar esta desgraciada etapa de nuestra historia. Sucede colectivamente lo que Carl Jung dijo: Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú le llamarás destino.

 .

¿Hacia dónde ha transitado la transición española?, nos hemos quedado en ella dando vueltas y ya nadie habla de la crisis política, mucho más grave que la económica porque ha dejado de ejercer su función y se deja llevar con el único fin de servir para engañar al pueblo con el teatro de la política a cuyos protagonistas y actores secundarios pagan salarios de lujo, porque desde las instituciones nunca se ha hecho democracia con convencimiento, nunca se ha definido el modelo a llegar tras la Transición, desde la política siempre se ha actuado sin ideas porque se mantiene oculta la mentalidad que fue construida durante la dictadura sea cual sea ahora su envoltura.

 .

La amnesia histórica funciona y los mecanismos de represión se activan. Es terrible lo que está pasando, por eso la labor de AERLE nos ha de servir para reflexionar y actuar en consecuencia. Se ha activado una falsa salida a la crisis, otra vez el nacionalismo a escena. El nacionalismo es un sentimiento legítimo, pero es un problema de déficit democrático, de no aceptar mecanismos de referéndum para resolver los conflictos, los que afectan a los ciudadanos, como por ejemplo dónde se aplican los ajustes. Pero esto se obvia, porque afectaría a los poderes locales.

.

Los gobiernos autonómico de tipo nacionalista plantean sólo una consulta en las urnas para el tema de su soberanía, pero nunca para lo demás, lo cual queda excluido y por ende la democracia real.  Se enfoca la independencia nacional culpabilizando al otro, la culpa desde el nacionalismo vasco y catalán es del estado español, para el nacionalismo leonés la culpa es de Valladolid. En Catalunya y Euskadi empiezan a aparecer fuerzas cantonalistas que acusan al centralismo de Barcelona o al nacionalismo de la izquierda abertzale de acaparadoras del sentimiento nacional, o como en León los nacionalistas bercianos piden la independencia de León, en una cadena en la que la reacción es más nacionalismo, una respuesta que vendrá será la exaltación del nacionalismo español, lo cual se escenifica antes o después para que el problema no sea la crisis y no haga falta buscar soluciones mediante la solidaridad y la justicia social, sino señalar a culpables, lo sean o no, y además manipular a las ciudadanas y ciudadanos, que por su patria, la que sea, aceptarán las medidas que impongan sus gobernantes, en pro de la defensa de su identidad o de su historia mítica. Este sentimentalismo nacional se orientará para que suceda el enfrentamiento entra las personas nacionalistas de una bandera contra las de otra bandera creando un conflicto inexistente hasta ahora y cuyo único cauce es ejercer tal derecho en métodos democráticos, no es pues un problema nacionalista sino democrático.

.

Por otra parte es absurdo negar la posibilidad de la independencia cuando hay partidos legalizados que defienden tal opción. Por lo tanto, o se entiende racionalmente el conflicto soberanista o una vez se activan los nacionalismos desembocan en la violencia y en la justificación de violencias superiores, la intervención del Estado contra el separatismo ¿no nos suena este eco a algo que ya sucedió antaño?.

 .

Por todo esto tiene tanto valor la memoria y la historia, porque definen el presente y son el futuro.

.

.

.

.

.

Anuncios
  1. Jose Miguel
    18 septiembre, 2012 en 20:21

    El pasado sigue vivo, la reciente dimisión de la Sra. Esperanza Aguirre, es desde mi punto de vista, la obligación por caer en la Biomedica madrileña, llámese Eurovegas.

    Proyecto abyecto de la moral que reclama legislación especifica al margen de la del estado y que estaban dispuestos a otorgar.

    La historia sigue vive, y aprovecho este estupendo artículo para felicitar a aquellos que luchan por sacar a la Luz la verdad de aquellos años.

  2. Mario Cordero
    17 septiembre, 2012 en 3:32

    Como siempre, espero los domingos estas entregas de Ramiro, que aunque pasan por encima de mi entendimiento las disfruto enormemente.

    Claro que hay muchos que bien cavilan en sus decires y espero que ellos/as logren llevar a cabo lo que Ramiro y quienes como él apuntan hacia una sociedad más justa, con Renta Básica Ciudadana.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s