Anuncios
Inicio > actualidad, economía, Política, Renta Básica > ¿Dónde está la crisis?

¿Dónde está la crisis?

Estoy harto de escuchar esta pregunta cínica e hipócrita, ¿dónde está la crisis?. Sobre todo porque tiene un deje rancio y sórdido que recuerda a las bondadosas masas siempre en silencio de otros tiempos. Cuando se ven los bares llenos, que hay que pedir reservas en los restaurantes, cuando hay que sacar los billetes de tren o autobús con antelación o no hay plazas, he oído decir en alto más de una vez la pregunta dicha.

.

No es baladí, refleja cierta sorna en un sentido que refleja un sadismo camuflado en ser buen ciudadano. Es en este fondo en el que hay que rebuscar la falta de solidaridad con el fin de descubrir el hecho de que la gente no proteste suficientemente o salga a la calle sólo porque le han bajado el sueldo o le han quitado una paga, pero no hacen nada por quienes carecen del mínimo para vivir. Una gran parte de la población con empleo no exige que el descuento salarial ante la falta de liquidez del gobierno  se dé a los parados sin prestaciones, cuando ya pasan de los tres millones de personas.

 .

Hay que seguir el rastro de lo que se dice en una sociedad, tal y como Freud estudió los lapsus y los sueños para llegar al subconsciente y poderlo entender. Busquemos el inconsciente social porque nos da pistas sobre lo que está sucediendo, pues es necesario aflorar esa mentalidad profunda, hacerla visible para comprender la falta de reacción a esta crisis. Una reacción que convierte los actos de protesta en folclore y sobre todo porque refuerzan al poder al no salir de su mentalidad, me refiero especialmente a seguir pidiendo que se cree empleo. Lo cual forma parte del sadismo social.

.

Dice la buena gente, lo he oído también, que se muevan los parados, señala a los parados diciendo que no hacen nada. ¿Dónde están los millones de parados en las manifestaciones?, ¿por qué no se movilizan?. En primer lugar ya lo han hecho, sin tener el apoyo de organizaciones sociales mayoritarias y las demás de una manera mínima, pero es cierto que sin una gran participación de parados. La pregunta es ¿por qué pasa esto?. El parado es a la economía lo que un herido en la guerra, carece de capacidad de acción, lo cual sucede en dos sentidos, uno es la desmoralización mórbida, la depresión vital que sufre en una gran parte de casos. Y otra que está atrapado en su quehacer cotidiano, ayuda en la familia, cuida a sus mayores, no deja de hacer recados por pura supervivencia y no puede salir de esa espiral absorbente  para hacer otro tipo de actividades. La vida carece de horario para él, su mundo le encierra, se convierte en una cárcel. Algo que quien no haya estado en paro largo tiempo no puede ni imaginar.

 .

Otra cuestión es la falsa red de ayudas que hace que cuando un parado pide auxilio a alguien que puede darla, la contestación suele ser que tiene muchos gastos, pagar la hipoteca, las letras del coche, o que tiene que atender a sus hijos, si los tiene, o si no que tiene muchos gastos añadidos, y la respuesta suele ser indicar a quien pide ayuda que vaya a Cáritas que ahí te resuelven todo, o a las instituciones sociales. Esta organización social de ayuda y otras son pura propaganda y sobre todo una farsa, absorbe el dinero que no se da a quienes atiende, sino tras un largo rodaje del mismo. Si el dinero que se da a las organizaciones de caridad se diera a los pobres no habría pobres. Pero en los medios de comunicación se hace propaganda del banco de alimentos, de organizaciones de caridad religiosa o laica, como la Cruz Roja. Desde la hipocresía social hace falta contener la pobreza, pero no resolverla, porque es un fundamento de este modelo económico. Forma parte del sadismo e hipocresía social.

.

La lucha colectiva no es para resolver cuestiones personales, sino por conseguir una sociedad más justa. Sin solidaridad no hay capacidad de dar una respuesta, sino que ésta se asfixia en la defensa de intereses particulares que acaban confundiendo los derechos, de todos, en privilegios de unos cuantos.

 .

Cuando se ven los bares con gente, se quiere demostrar que se sigue consumiendo, lo cual es porque hay una estructura del Estado que mantiene a un 40% de la población, pase lo que pase. Son funcionarios, políticos profesionales, empleados de grandes negocios y pequeños empresarios con una red básica de empleo a su alrededor. Si tenemos en cuenta que un 81% de los funcionarios está emparejado con una persona que también trabaja para la función pública se crea un sector social que sigue viajando, que sigue cenando fuera y gastando. También de momento los jubilados tienen asegurada una cantidad de dinero mensual. Lo curioso es que el sector sin medios para sobrevivir le da lo mismo que haya crisis que no. El problema que se identifica con la palabra crisis es que se ha extendido el drama, un drama que tiene cifras, los suicidios que han aumentado durante la pérdida de esperanza.

 .

La negación de la crisis con expresiones despectivas y crear falsas esperanzas de que todo pasará, cuando sabemos que no es cierto, se sabe que no es posible crear empleo, pero se marea la perdiz, es un fenómeno que se repite y que siempre ha acompañado a los grandes desastres desde la masa social de una parte de la sociedad que vive complacientemente. Cuando la dictadura militar de Franco mucha gente decía que en España se vivía bien, que el país progresó, se compraron pisos de protección oficial y coche, y que se podía dejar el automóvil abierto sin que pasara nada, que quien no se metiera en líos vivía bien. El problema de la libertad no existió para muchos porque se conformaron con seguir la corriente al régimen y ver un peligro en quienes impulsaron las huelgas, las protestas, quienes repartían folletos críticos con el Régimen. Quienes empujaron realmente para que llegara la democracia en la que luego todos se asentaron se les tildó de agitadores, de inadaptados. Lo mismo en memorias de quienes vivieron el horror nazi, hasta que empezaron a llegar los bombardeos a Alemania, nadie creyó en los horrores de la guerra, nadie supo o no quiso saber sobre el exterminio de los judíos, de los gitanos, de los comunistas, nadie se preocupó de saber de la represión brutal, muchos ciudadanos honestos vivieron con un buen nivel de vida, pensaron que quienes sufrieron las consecuencias fue porque se lo merecieron. Y que para ellos vivir bien había que tener mano dura.

 .

Este es el mismo esquema que funciona hoy, en relación a los parados, en relación a la pobreza de dentro del país y de otros países, a los que cuando interesa a los grandes capitales organizados en Estados se les asalta con las tecnologías más avanzadas para la guerra. Hay crisis, pero las grandes fortunas han aumentado su capital un 50%. ¿Dónde está la crisis?. Para saberlo hay que preguntar previamente ¿dónde está el dinero? y es en donde está el dinero donde aparece la crisis que afecta a los pobres, porque la pobreza no es como consecuencia de la crisis, sino que sucede como resultado de la injusticia social, pues antes de que comenzase la crisis empezó a aumentar la pobreza considerablemente, es decir los efectos más dramáticos de la crisis son fundamentalmente debidos a la desigualdad, inflada por el cinismo de una gran mayoría de quienes están acomodados y a los que representa una grandísima parte de los políticos profesionales.

.

.

.

.

.

.

Anuncios
  1. 23 marzo, 2013 en 13:59

    Tres frases, Ramiro. Tu artículo no tiene desperdicio en términos generales.Te expresas sencilla y directamente y tus flechas bien articuladas se empotran en el centro de la diana…

    Disiento en algunas,bastantes, de tus apreciaciones socio-políticas-económícas porque la flecha empotrada queda inamovible, Ni pudre el tablero ni consigue que los numerosos grupos que gustan de estos juegos logren ninguna de sus aspiraciones al carecer de auténtica TÉCNICA conciencia dialéctica con cierto “poder” de convicción y de una ACCIÓN CONSTANTE QUE UNAS COLECTIVIDADES garradas como parásitos a DIFERENTES PUNTO DE VISTA,manejados y disminuidos por quienes rompen,rasgan destruyen y gobiernan………. ALGUNOS DE TUS PÁRRAFOS SON DE UNA DIAFANIDAD QUE ESTREMECEN POR SU VERACIDAD….Y ESO ES LO QUE MÁS DUELE A LOS AUTÉNTICOS ESPARTAQUISTAS……..

    SABEMOS que llamar a gritos y unir con lentitud a parados, proscritos,desheredados,desplazados,cooperativistas y verdaderos movimientos de acción que encierren la misma violencia ,que escondida ACTÚA en todos los aconteceres de los dominadores de LA SOCIEDAD, es una labor de Titanes vigilada al MÁXIMO por estos dioses enraizados en UN NUEVO OLIMPO MUNDIAL…. SESENTA AÑOS AJUSTADOS A MILITANTE DE BASE DE LA izquierda real, y docenas de libros leidos , ( “LA ULTRASÍNTESIS” escrItA-INÉDITA” ), sobre CIUDADANÍA masas,me dicen claramente que la BASE FUNDAMENTAL DE LOGROS eficaces y duraderos que implanten equidad.igualdad-justicia,LIBERTAD MÜTIPLE PARA TODOS y oportunidades plurales está en la ACCIÓN O EN LA SUBVERSION CONTENIDA…..

    NO TENGO TIEMPO,RAMIRO, PARA RESPONDER AMPLIAMENTE A TU JUICIOS Y ANÁLISIS.SOBRE LOS DIVERSOS TEMAS DE LOS QUE TRATAS EN TU EXCELENTE ESCRITO….. ÚNICAMENTE DECIRTE QUE SI MEDIO MILLÓN DE PARADOS SALIERAN A LA CALLE,DOS VECES POR SEMANA CON LA TRANQUILIDAD Y DISCIPLINA QUE LO HICIMOS CIUDADANOS DE VERTIENTES IDEOLÓGICAS DISPERSAS Y DIVERSAS,LOS DOS PARTIDOS DE LA DERECHA Y ESA IZQUIERDA PLURAL,DEMASIADO CALLADA Y SUMISA,LOS BANQUEROS,LAS MULTINACIONALES,Y LOS GRANDES O MENOS GRANDES EMPRESARIOS,SUFRIRÍAN PESADILLAS Y CONTINUO INSOMNIO…. De la época franquista,la transición y CÁRITAS prefiero no hablar: MIERDÍSMA AQUELLO,Y MIERDA,MIERDA,MIERDA ESTO……. LO VIVÍ Y SUFRÍ PORQUE ACTÚE AÑÖNIMAMENTE….

    En toda concentración o MANIFESTACIÖN “fracasada de antemano , siempre nos presentábamos los mismos grupitos……( Anécdota a parte la protagonizada por Tierno Galván….ect….) LA ORGANIZACIÓN SOCIO.ECONÓMICA.POLITICA.RELIGIOSA ESTÁ TAN JERARQUIZADA Y ESTRATIFICADA COMO ANTIGUAS O MODERNAS TEOCRACIAS Y DICTADURAS HORROROSAS Y CRUELES l.Valderrama Modron ( Y ADELANTE CON TU NOVELA. ESTUPENDA NOTICIA)
    ..

    • 23 marzo, 2013 en 23:30

      Cierto, y recordaré lo que alguien dijo: he fracasado, ha fracaso el ser humano, ha fracasado la humanidad, pues bien ¡adelante!. Apesar de todo la vida. En ello estamos. Gracias.

  2. aurvitoria
    10 diciembre, 2012 en 18:54

    Discúlpeme que me entrometa en su animado y productivo debate. Creo que es en estos foros donde pueden surgir nuevas y buenas ideas que nos hagan a todos salir de la crisis. Aunque no es de todos, claro.

    Opino que para que uno se haga rico hay unos cuantos que se vuelven pobres. Me molesta un poco que se hable del dinero negro que ganamos los pobres con nuestros trabajos que benefician a ricos porque no pagan los impuestos que tener personal a su cargo supone. Con ese dinero negro y yo compro comida, ropa (cada vez menos) servicios de los que pago el IVA, así que también pago impuestos.

    Llevo en paro mas de un año, siempre he encontrado algo para cotizar a una Seguridad Social que nunca me dará una pensión (lo sé desde hace 20 años, pero por solidaridad prefería cotizar). Esta vez me está resultando verdaderamente difícil encontrar un hueco.

    No voy ni iré a ninguna manifestación porque quienes las convocan jamás me han ayudado: sindicatos, partidos…y eso que he solicitado su ayuda en varias ocasiones.

    Que no cotice a la SS no quiere decir que no esté ocupada, porque las mujeres siempre lo hacemos aunque no se nos contabilice como paradas (hundiríamos todas las estadísticas). Con la ley de dependencia me han otorgado el dudoso honor e ser una “cuidadora no profesional”, por lo que me controlan si atiendo a quien está a mi cargo pero no recibo ninguna ayuda económica y no podré trabajar a jornada completa. Beneficio al Estado dos veces.

    He solicitado la renta de garantía y les aseguro que reunir toda la documentación que se pide requiere de muchas horas de cola, días de paseos y semanas de espera. Hace tres meses que la solicité y aún no he obtenido respuesta.

    Para sobrevivir he vuelto al trueque, yo ayudo a alguien de alguna forma con mis habilidades y conocimientos y a mi me dan algo que necesito. Pero que no se entere nadie porque a lo mejor tengo que “blanquear” mis trueques.

  3. José Antonio Alfaro
    23 octubre, 2012 en 12:18

    Ramiro, aunque estoy de acuerdo con tu artículo en el fondo, disiento en algunos postulados.

    Estoy de acuerdo en que existe una crisis importante en el mundo desarrollado, que en España está siendo más profunda. Aún así, esta crisis de los ricos (digo ricos, y no superricos, para incluirnos a la inmensa mayoría de los habitantes de los países desarrollados), y hasta el momento actual, no deja de ser una crisis de pacotilla. No quiero decir con esto que la situación no sea grave, pero no por el momento actual, sino por la situación futura a la que está evolucionando la economía-política y que, si no lo impedimos, nos va a conducir a un mundo salvaje, en el que una élite privilegiada va a dominar y va a disfrutar de la mayor parte de los recursos del planeta, mientras que la gran mayoría de la población va a debatirse entre la lucha por la supervivencia y la mejora en su estatus económico.

    Pero ¡un momento! ¿No es esto lo que ya pasa a nivel global? ¿No nos estamos aprovechando los países ricos de la mano de obra y de las materias primas baratas, así como de la falta de derechos sociales de los ciudadanos del resto de países del mundo? Pues sí, pero lo que se está debatiendo en la actual crisis es si nosotros vamos a ir a parar a un lado o a otro del límite de la pobreza (pobreza de verdad, pobreza extrema que compromete la calidad de vida y las posibilidades de supervivencia, y no lo que actualmente se considera pobreza en los países desarrollados). Pobreza verdadera que hasta ahora hemos estado ignorando, mientras “disfrutábamos” de bienes que no necesitábamos, como sofisticados aparatitos electrónicos, ropa de marca, vehículos de alta gama, horteradas de nuevos ricos, etc.

    En el momento actual nos preocupa la crisis del mundo desarrollado porque nos puede conducir a nosotros personalmente a la pobreza. Esto es así porque el sistema económico-político capitalista ha ido adoctrinando, machacando poco a poco, pero sin pausa, y nos ha conducido hacia un individualismo y hacia una indolencia que han conformado nuestra actual sociedad. Y ahí surge también el corporativismo, porque un solo individuo entre muchos millones es muy difícil que medre en esta sociedad sin el apoyo de un grupo.

    Y el individualismo, el corporativismo y la indolencia, insensibilidad, falta de empatía, insolidaridad, o como quiera llamarse a este estado mental, sirven para explicar, al menos en parte, el porqué de la falta de respuesta de la sociedad a los cambios que nos están imponiendo. El individualismo y la indolencia son el origen, por ejemplo, además de la corrupción política generalizada, de que un parado haga chapuzas y cobre en dinero negro, o de que alguien que tiene una vida cómoda no se involucre en los problemas del resto de la sociedad.

    El corporativismo, lejos de ayudar a los individuos a organizarse, hace que la sociedad se divida y plantee reivindicaciones parciales y faltas de fuerza (docentes, resto de funcionarios, trabajadores por cuenta ajena, estudiantes, autónomos, mineros, etc., cada uno va por su cuenta, muchos con sus propios sindicatos sectoriales o con sus propias agrupaciones profesionales que compiten entre sí). De esto se sirve el poder económico-político, con la ayuda de la mayor parte de los medios de comunicación que maneja, para sembrar la discordia entre dichos grupos y lanzar consignas que buscan convertir los tópicos más usuales en verdades indiscutibles e “injusticias sociales” para desviar la atención del verdadero problema: los docentes trabajan muchas menos horas y disfrutan de más vacaciones que el resto; los demás funcionarios son unos vagos que hacen lo que les da la gana en su puesto de trabajo; los trabajadores por cuenta ajena están manipulados por unos sindicatos que están compuestos por liberados que no trabajan y cobran un sueldo proveniente de subvenciones del estado; los estudiantes son unos idealistas que nunca han trabajado, viven muy cómodamente a costa de sus padres y no tienen idea de la realidad; los autónomos son como los empresarios, han ganado dinero a espuertas, defraudan a Hacienda y ahora se quejan; los jubilados tienen la pensión asegurada, algunos muy elevada, abusan de la sanidad y de los medicamentos, de los que no tienen que pagar nada y disfrutan de las vacaciones del Inserso y de muchas actividades casi gratis…

    ¿Y los parados? Con respecto a los parados es con lo que más en desacuerdo estoy contigo Ramiro. No creo que haya 6 millones de parados deprimidos o tan atareados realizando tareas domésticas que les impida acudir a las manifestaciones. Yo, en parte, lo veo como una consecuencia de no pertenecer a un grupo social estructurado, de no ser corporativos. Eso les sitúa al margen de todas las convocatorias realizadas por el resto de grupos y no tienen una organización que se ocupe de movilizarlos. Por otra parte y, aunque pueda parecer uno de los tópicos que he criticado en el párrafo anterior, estoy convencido de que una parte muy importante de ellos se encuentra en la economía sumergida (voluntariamente o no), o no tiene una voluntad de trabajar.

    También me pregunto si los prejubilados que van al paro durante dos años antes de jubilarse definitivamente, computan como parados (no deberían hacerlo). Recuerdo que hace unos años, cuando todo iba bien y aún así había 1,5-2 millones de parados, no pude encontrar personal para un trabajo, tras entrevistar a 20 personas que me mandaron del INEM (más bien me entrevistaron ellos a mí). No niego que existe una elevada tasa de paro y que el desempleo es un problema grave para quienes lo padecen y para la sociedad, pero quizá no sean 6 millones, sino algún millón menos, los parados que no acuden a las manifestaciones. De cualquier modo, este hecho no deja de ser sorprendente.

    Por otra parte, no creo que sea apropiado ni clarificador comparar situaciones tan diferentes como la actual, la de la España franquista y la de la Alemania nazi, porque apenas tienen ningún elemento común de comparación, ni económico, ni social.

    En resumen y lo que más destaco de tu artículo es tu frase “Sin solidaridad no hay capacidad de dar una respuesta”. Seamos solidarios, no solamente dentro del país en el que nos ha tocado vivir, sino a nivel mundial. Si no somos capaces, quizá nos merezcamos lo que está por venir.

    P.d.: He escrito lo anterior antes de leer los comentarios al artículo. Tal vez haya repetido alguna idea planteada por Dani…él, con el que estoy básicamente de acuerdo.

    Saludos.

    • 23 octubre, 2012 en 13:15

      José Antonio, tú mismo te sorprendes de que los parados no se movilicen. Conozco mucha gente de este colectivo, no toda, y no pueden, créeme, es difícil de entender si no se ve.

      ¿Economía sumergida?, es una economía sin derechos, que va a lo que salta. E incluyo el robo, pequeñas estafas para sobrevivir. pero el paro es mayor, pues hay mucho empleado que trabaja una parte en negro, que su salario no le sirve para llegar a fin de mes sin excesos pues ganan lo mínimo con contrato de prácticas perpetuado si no quiere ser despedido.

      Vivimos una situación dramática, pero más es que no lo veamos.

      De acuerdo en dos asuntos que planteas, 1.- que es necesario ver la pobreza de fuera, pero exige un desarrollo global diferente al actual, la caridad no basta, se acaba convirtiendo, por desgracia, en otro negocio:

      https://ramiropinto.es/a2/ap/renta-basica-tercer-mundo/

      y 2, las realidades de la dictadura de Franco y la nazi son diferentes, y distinta a la actual, pero la base mental sobre la que se construyen los modelos sociales son muy similares. Los colectivos humanos en tiempo y lugares no se diferencian tanto, cambian muchas formas, pero el contenido psicológico colectivo es muy similar y es ahí donde tenemos que buscar la realidad, para poder afrontarla.

  4. 22 octubre, 2012 en 13:17

    Sin lugar a dudas mucho de lo que sucede la culpa está en el “pasotismo” de la realidad social y la política del avestruz, si jubilados y parados se manifestasen diariamente, las cosas podrían cambiar, hablamos mucho y escribimos también, pero la realidad es que el 1,5% de la población “votante” vive a la sombra política entonces a los partidos les importa un comino el “votante” ahí tenemos un ejemplo reciente las elecciones Gallegas y Vascas.

  5. 22 octubre, 2012 en 9:33

    La lucha cuando se mueve por intereses personales termina derivando en asociaciones más parecidas a un gremio que a una alternativa política, entendida ésta como la actividad que mantiene el engranaje colectivo.

    Entre otros colectivos gremiales está el de quienes se consideran pobres que han ido perdiendo argumentos hasta restarle sólo uno: apelar a la solidaridad.

    Hasta los menos favorecidos han sido víctimas de esta tragedia. Se han agrupado al calor de asociaciones que no pretenden resolver su condición sino subconscientemente perpetuarla.

    • 22 octubre, 2012 en 13:06

      Totalmente de acuerdo pero matizaría dos puntos, uno: creo que no apelan a la solidaridad, sino a la caridad. Y dos, no estoy tan seguro de que sea algo subconsciente, porque son organizaciones que cumplen unos objetivos y son eso que dices: perpetuar la pobreza, para tener cada vez más poder ellos y servirse de coartada al mismo tiempo.

      • 22 octubre, 2012 en 13:18

        Dejémoslo en que confunden solidaridad y caridad. Quizás a nosotros nos cueste poco distinguir estos dos términos pero a la mayoría sigue costando bastante más. Cuando hablo de solidaridad me refiero a lo que tú bien llamas caridad. Pero que en la práctica se asimila o se suplanta.
        Las suspicacias las dejo de lado. Prefiero pensar que es confusión. La maldad no la veo tanto por mi alrededor como quieren que la veamos. Ese creo que es un buen punto de inicio para restablecer la confianza que nos conduzca hacia una solidaridad necesaria. Con sospechas lo llevamos mal para entendernos. Con eso quizás también jueguen quienes quieren acumular poder. Si no hacen creíble esa máxima se desarticulan como un azucarillo en un vaso de agua.

  6. Mario Cordero
    22 octubre, 2012 en 3:22

    Donde está el dinero está la injusticia porque ese dinero acumulado por aquellos que dejaron de pagar un salario justo además de tener un privilegio. Cualquier empresario que hubiese pagado salarios justos no podría haber acumulado las fortunas que hoy día se encuentran aun en países en crisis.

    No hemos olvidado del Sermón de la Montaña que nos aconseja a tratar a los otros como queramos ser tratados. Esos piadosos que asisten a servicios religiosos, creo que tienen los oídos y ojos cerrados y no ven que los que están en las bancas de atrás fueron los que un día los pusieron a ellos al frente con su esfuerzo mal remunerado.

    Si los eventos sociales de cualquier naturaleza fuera el barómetro como se mide el bienestar de una comunidad vemos que los estadios están llenos y la lista que usted pone de otras actividades, creo que no es dejando de contribuir a las organizaciones de caridad como se pueda ayudar al que demanda algo, sino velando porque estas cumplan con su mandato y esas mismas instituciones son fuentes de empleo, aunque usted le desagrade en concepto de empleo, hasta que no se llegue a establecer la Renta Básica, la forma más simple y honesta es tener un trabajo y velar porque otros tengan la misma oportunidad.

    • 22 octubre, 2012 en 13:10

      No me desagrada el concepto del empleo, lo que ocurre que ya la sociedad y la economía no puede organizarse en torno al mismo, por una cuestión tan simple como la tecnología que ha sustituido una gran parte de él y de su necesidad. No hay pues esa oportunidad, ni es necesaria.

    • 22 octubre, 2012 en 13:27

      No todo es trabajo Mario. Existe también aquel dinero procedente de la explotación de recursos finitos que se va acumulando en manos de empresarios y trabajadores. El expolio existe y lo practicamos todos. Nos va mermando las capacidades futuras de seguir haciéndolo y lastra nuestra condición de explotadores o explotados. Sin ir más lejos hoy salía esto:

      http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/21/espana/1350846551.html

      Los beneficios de la huerta se pueden haber cargado una región entera. Todo por la maldita manía de pensar en lo que podemos hacer y no partir de lo que podamos necesitar.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s