Inicio > actualidad, Artículos, Política > Thoreau, la desobediencia civil

Thoreau, la desobediencia civil

Árbol en santa Eufemia del ArroyomiaHace unos días volví a leer un libro después de muchos años de haberlo estudiado: “Desobediencia civil” (1863) de Henry Thoreau. No me acordaba de muchas ideas que expone, pero al volver sobre ellas me han parecido interesantes, aunque toda idea y propuesta debe actualizarse y ser adaptada a cada época y circunstancia concreta.

.

En la incipiente sociedad industrial  Thoreau atisba que la gente “sólo piensa en el trabajo, trabajo y trabajo”, haciendo una pregunta para orientar su análisis: “¿cómo pasamos nuestra vida?”. Observa en la incipiente sociedad industrial que emerge una mentalidad obsesionada por el trabajo. Pone el ejemplo de que para mantener esta obsesión se acaban tirando piedras al otro lado del muro, para luego hacer lo mismo al lado contrario.

.

Cuenta Thoreau que si alguien le ve tomar notas en su cuaderno frente a un bello paisaje pensará que es para obtener ganancia, que hará cuentas para calcular sus beneficios, y no que escribe versos. Llega a la conclusión de que “el camino del dinero nos empequeñece”. La libertad, manifiesta ha de ser para vivir libres, no para esclavizarnos como lo hacemos, sea  a un horario, a una cadena de consumo interminable, etc.. Define el éxito como una posibilidad, nada más. Sin embargo se le rinde culto.

.

En relación a la desobediencia civil parte de la idea de que hay que respetar a la justicia, no a la ley. Que primero y ante todo somos personas y luego ciudadanos. Observa que la mayoría está en contra de la esclavitud en su época fue una lucha central) y de las guerras, pero no hacen nada por acabar con ellas. Por otra parte considera que los políticos son incapaces de enfrentarse a los hechos y las medidas que toman son siempre a medias, meros subterfugios… y la deuda se incrementa. (Parece de gran actualidad esta observación).

.

La respuesta de Toreau es no pagar impuestos, como eje de su lucha para incapacitar al Estado realizar sus imposiciones. Desde mi punto de vista es un terreno resbaladizo. Partiría de un principio de Kant en su obra “Crítica de la razón práctica”: que lo que hagas pueda ser considerado una norma universal. No pagar impuestos puede llevar a que los que más paguen recorten derechos al resto de la población. Por ejemplo que se dejasen de pagar para no sufragar el aborto. O el ejército, pero alguien puede decir que no los paga porque no quiere que se paguen las políticas sociales… ¿depende la ética de una medida de su finalidad?. Hasta cierto punto. Pero es que se resentiría el pilar de la sociedad, en la educación y enseñanza pública.

.

Hay que ver que como dice Foucault “el Poder no es, se ejerce” y se relaciona con la modernidad a través de la democracia como disfraz. Es necesario ejercer una acción contraria al Poder, pero no desde la fiscalidad, sino con la única posibilidad que existe hoy por hoy: crear una presión social desde fuera hacia las instituciones, con la denuncia hecha, pero establecer unos objetivos concretos que permitan su consecución, es decir ejercer el poder del pueblo, o sea: la democracia. De otra Cuadro de Picasomanera hemos visto se ejerce contra él y la democracia se tergiversa en una coartada de los grandes poderes económicos. Pasemos de la desobediencia civil como análisis a la acción social como praxis.

.

Como dijo Óscar Wilde: “Gracias a la desobediencia y a la rebeldía se ha producido el progreso en la humanidad“. En ello estamos.

.

.

.

.

Anuncios
  1. Horacio García Pacios
    20 agosto, 2013 en 19:47

    Ante un Gobierno Indigno, y una no menos indigna y mayoritaria oposición…, ¡LA DESOBEDIENCIA ES VIRTUD!

  2. 20 agosto, 2013 en 1:18

    Reblogueó esto en Ni tan Malos, Ni tan Malditos.

  3. Priede
    19 agosto, 2013 en 21:28

    Hay un problema, y es que eso lo suscriben plenamente los anarcocapitalistas, que tienen como referente a Huerta de Soto.

    Estos individuos dominan medios como LD, Libre Mercado. Cuando gobernaba Greenspan lo alababan. Ahora la culpa es de que no había mercado. Es como lo de la URSS, o Cuba: no eran capaces de cosechar lo suficiente y la culpa era de quienes saboteaban el socialismo desde dentro. A estos liberales también les falló el plan quinquenal

    Quieren que EEUU, país al que adoran,y lo mismo a GB, les saque las castañas de fuego, y aunque el fuego lo aticen ellos, eso les da igual, pero no quieren ni oír hablar de cómo se financia un imperio. Aman a GB de tal modo, que cada vez que se refieren a nuestro país le dicen ‘pig’, ‘los PIGS’; total, como ellos son anglómanos…

    Odian al Estado, porque dicen que ellos solo defienden al individuo, la libertad de acción y la ley natural. De ahí que el porcentaje de liberales chupacirios no sea bajo.

    Así que, Ramiro, tiéntale la ropa no vaya a ser que te tomen por la palabra y te hagan liberal.

    • 19 agosto, 2013 en 22:27

      Precisamente por eso critico lo de la objeción fiscal…. Cuando Thoreau hace su reflexión el Estado era un Estado de guerra, a la que iba la mayor parte de los gastos… El problema es como cambiar el Estado, su corrupción, no su abolición… En una sociedad de masas sólo son posibles casos aislados de sociedades fraternas, asamblearias, etc…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: