Anuncios
Inicio > actualidad, economía, Política, Renta Básica > ¿Por qué no se lucha?

¿Por qué no se lucha?

PintadaMucha gente no se puede explicar cómo no hay una gran movilización social con seis millones de parados, la economía a pique, una reforma laboral que dinamita derechos laborales fruto de antiguas luchas, una ley de educación que acaba con la igualdad de oportunidades, la privatización de la sanidad, la supresión de políticas sociales, etc, etc., con la previsión de que va a peor. Todo tiene una explicación que apunta a la crisis de la izquierda.

.

Oigo decir “¡nadie hace nada!”, “hay que movilizarse”, “con la que está cayendo y aquí todos tan tranquilos”… Por otra parte grupos organizados se quejan de que convocan manifestaciones, actos de protesta y los afectados no van. ¿Por qué?. Es lo que nadie quiere analizar.

.

Desde mi punto de vista son tres las causas de esta situación.

.

1.- Las luchas reales siempre son por los demás, no por lo que le afecte a uno. Una situación personal puede abrir la conciencia a los problemas sociales, pero no puede ser el motor de la lucha. De esta manera se defienden privilegios, por muy loables que estos sean. Por tal motivo no podemos buscar la excusa de que los parados no luchan; ¡no pueden!, como no puede un herido en el campo de batalla. Es un planteamiento absurdo pedir que actúen los que sufren dramáticamente las decisiones políticas, las mismas que acomodan a quienes se indignan sin má, sobre todo para no sentirse culpables. 

Cuadro de Carlos Cobian.

Todas las luchas a lo largo de la historia han sucedido gracias a personas privilegiadas conscientes de las injusticias, conciencia que muchas veces no tuvieron las víctimas. Quienes se han rebelado han luchado para conseguir algo, en favor de un nuevo modelo de sociedad. No para meramente protestar. Pero un modelo educativo, mensajes permanentes en los medios de comunicación en favor de la competitividad a lo largo de muchos años ha hecho mella, se ha creado un individuo egoísta como característica fundamental. Pero no el egoísmo de toda la vida propio de la especie humana, sino que se ha tecnificado de tal manera que se ha convertid en la ideología dominante, en una mentalidad que abarca todo. Hay gente con su pancarta contra el gobierno que va a la manifestación después de cumplir con su horario de trabajo. Y lo llama responsabilidad. No arriesga. No se la juega. Su puesto de trabajo por encima de todo. Entonces no hay lucha, sino egoísmo disfrazado.A lo que se responde “y porque tengo yo que…”.

.

Y lo más grave es que los partidos políticos, cuanto más a la izquierda más actúan en favor de sus intereses de partido, sobre estrategias electorales, para salir en los medios de comunicación, radicalizan mensajes, consignas, pero sin luchar, se limitan a ver cómo aumentan perspectivas electorales o rebañan votos de los colectivos sociales con los que “participan”. Sus acciones se basan en manifestaciones, coger firmas y salir en los medios de comunicación. Ésta es la gran crisis, la falta de respuesta.

.

Lo expuesto ha hecho que no haya espíritu de lucha. Es necesario recuperarlo, sin poner trabas y frenos pensando que hacer cualquier cosa es imposible, porque depende de la voluntad y del conocimiento de las cambios sociales a lo largo de la Historia.

.

2.- Toda lucha que se haga ha de tener en cuenta y como primer punto a los más desfavorecidos. De otra manera toda reivindicación pierde su fuerza moral, base ésta para vencer en la lucha. Se sale porque han rebajado las inversiones en investigación, porque han suprimido una paga extraordinaria a los funcionarios, porque suprimen las juntas vecinales, etc… Todo lo cual en caso de lograr que se mantenga ¿qué soluciona a quien nada tiene que Cuadrollevarse a la boca?. Es el cinismo y la perversión de todas las movilizaciones actuales, es lo que apagó el aldabonazo del 15M, la manifestación del egoísmo social y una izquierda a la deriva. Toda movilización, ¡toda!, desde stop desahucios, a las protestas por el cierre de fábricas o de las minas deben exigir en primer término  que no haya nadie sin recursos para vivir, lo cual no es posible mediante el empleo. De lo contrario son protestas parciales que pueden beneficiar a unos pocos discriminando a la inmensa mayoría de los que no sufren el problema por el que luchan y menos a quienes viven en la miseria. Exigir la Renta Básica, en principio para los más desfavorecidos, sin recursos, individualmente e incondicional, para evitar su explotación y humillación como se hace en la actualidad es una condición sine que non. Sin embargo convertimos a las víctimas en chivos expiatorios, son los vagos, no quieren trabajar, o que se busquen la vida… Otros asuntos también son importantes, pero se han de integrar a una lucha global por más democracia y la abolición de la pobreza y el malestar. Es decir: si no hay un horizonte de un nuevo modelo social en cada paso que se dé, son fuegos artificiales. Lo cual hace que le derecha se mantenga y una izquierda progre se derechice a pasos agigantados.

.

Una cosa es luchar y otra protestar. La lucha va al corazón del sistema, el cual ha de ser analizado, no vale inventar fantasías ni las obsesiones sin sentido de un partido (como defender el pleno empleo). Hay que ir a las causas actuales, no a las de antaño, y menos quedarnos en arremeter contra los síntomas, pues si permanecen las causas aunque se elimine un síntoma aparecen otros.

.

y 3.- No haber luchado a tiempo. Los problemas se van fraguando y si no se reacciona crecen y cuanto más grande más se normaliza y más difícil es reaccionar. A la vez carecer de unas propuestas por las que luchar, hace que las movilizaciones sean siempre a la contra. La ley Wert de educación es terrible, pero es la consecuencia de las anteriores, del plan Bolonia, de basar la enseñanza en los exámenes, de no diversificar modelos pedagógicos adaptados a las diversas inteligencias de la juventud, etc. Con la reforma laboral otro tanto.Sin una propuesta que defender no hay impulso para la lucha, porque ¿para qué?, ¿para volver a la ley anterior?…

calle león.

Son necesarias propuestas por las que luchar, pero la izquierda, en todo su espectro, ha caído en el inmovilismo de ideas y como consecuencia lleva al inmovilismo social. Cuando se dice que nadie se mueve es un error, porque la cuestión es quién comienza una lucha seria hasta sus últimas consecuencias, con objetivos claros.

.

Por ejemplo es necesario plantear que la deuda se pague con el dinero que la ha creado. Establecer por lo tanto el embargo de las fortunas de políticos y empresarios que se han enriquecido con el dinero público, de los políticos convertidos luego en asesores de empresas e instituciones que se han llevado en conjunto, año tras año, ese el dinero que hoy da lugar a la deuda, la cual los gobernantes quieren resolver mermando los servicios públicos y bajar el poder adquisitivo de los trabajadores. Desde ex presidentes de gobierno, diputados, ministros, alcaldes y concejales, consejeros y diputados de comunidades autónomas y diputaciones se han enriquecido con inversiones erráticas que han producido los grandes beneficios. Es aquí donde está la deuda pública.

.

Una vez queda embargado el dinero que ha ocasionado la deuda pública poner en la mano de la ciudadanía el 20% del mismo del PIB, en forma de la Renta Básica Universal. PeceraDe lo contrario políticos sin escrúpulos se lo seguirán llevando con la connivencia de empresarios de proyectos chorras como Urdangarín, constructores, directivos de empresas farmacéuticas, empresarios mineros, empresas de abastecimiento. El dinero público sólo puede ser para empresas públicas, nunca para el beneficio de empresas privadas.

.

Mientras que esto no se plantee y se haga una estrategia para vencer con el apoyo social, no es posible emprender la lucha necesaria para decir ¡al ataque!, y empezar. 

.

.

.

Anuncios
  1. silver price
    15 septiembre, 2013 en 12:42

    Pero la batalla de la calle está perdida; y esa no se recupera. Zapatero ha quedado una vez más como un demagogo, un comprador de votos y un despilfarrador cuando el impacto real de la medida es inapreciable para el presupuesto y, sobre todo, cuando es lo más cercano que hemos tenido nunca a una de las grandes reivindicaciones de parte de la izquierda europea: una renta Básica de ciudadani­a o como se quiera llamar.

  2. 31 agosto, 2013 en 18:13

    La contrarrevolución ha sido tan profunda y extensa que las formas que se esta dando el proletariado internacional no pueden ser otras en estos momentos. Sin embargo, se constata la existencia de grupos de combate empujando a la masa ciudadana hacia adelante en todas partes; pero todavía la fuerza de la política socialdemócrata es muy potente…El documento es bastante interesante y confirma uno de los niveles en que se encuentra la salida del proletariado, pues el nivel ha que ha llegado la lucha de nuestra clase en el Magreb y Norte de África es totalmente diferente. Allí el nivel de generalización de la lucha, su radicalidad muestra a un proletariado que va por todo.

    En España existen elementos de radicalidad, como la lucha de los mineros….y otras estructuras de combate en distintas regiones….pero necesitan mejor coordinación para que nuestra lucha sea efectiva…Sin que ello signifique negar que se ha logrado despertar a mucha gente….Aunque el horizonte del documento muestra falta de ruptura teórica contra la democracia, consideramos que es un jalón político de importancia. Adelante compás! A radicalizar y expandir la revuelta!. Un abrazo desde este infierno del Caribe!

  3. andres
    29 agosto, 2013 en 14:19

    La revolución de los lumieres tardó 30 años en estallar, la comuna de parís 50 años, la revolución rusa una guerra y 20 años, cuando la burguesía cree que esta todo controlado entonces escala, cuando estalle la revolución de los parados el pp, psoe, el 15M, IU, los ecologistas estarán todos en contra, será sangrienta y llena de dolor.

    Pero ya no tendrá marcha atrás, no habrá salida pacífica

  4. andres
    29 agosto, 2013 en 11:06

    La diferencias entre un campesino que se creé capitalista por tener un terruño, un esclavo y un obrero es la conciencia de clase, los parados no tienen conciencia de clase, cada uno busca su salida personal pero no colectiva.

  5. claretta
    28 agosto, 2013 en 17:33

    Si mucha gente decide no crear una sociedad nueva, a través de su sueño de cambiar el mundo, sabiendo que puede, es porque se ha dejado comer demasiado la cabeza con la psicología consumista. Y aún sigue en shock al ver que, ni la seguridad es real, ni el dinero existe, que no importa tanto lo que uno tiene sino lo que uno es, y que los políticos y banqueros. son un reflejo de nuestro yo más egoísta.

    Así que yo critico, DESPERTEMOS!!! UNÁMONOS! HAY UN MONTÓN DE INICIATIVAS EN TU BARRIO, EN TU PUEBLO, TU COMUNIDAD QUE NECESITAN DE UN APOYO POPULAR PARA LLEVAR A CABO ACCIONES ALTERNATIVAS, monedas sociales, intercambios, autosuficiencia, alimentación consciente, compartir conocimientos … Actualmente el sueño colectivo, o sea, la realidad que creamos entre todos, està basada en el miedo, la violencia … debemos crear otro sueño colectivo basado en la paz y el amor.
    Y no, esto no es hippie es la respuesta de una gente cansada de vivir en el engaño, la NORMALIDAD de las cosas, la esclavitud actual, las normas de como ser, que mentiras estudiar, como vestir, la talla de tetas que tienes que tener, el coche que debes llevar, la comida que tienes que comer, donde vivir, como vivir… en esta cárcel.

    Es el momento de aceptar que cada uno es distinto, ninguno de nosotros es normal. De desaprender toda la mierda que nos han metido.
    Un abrazo!!!

  6. Juan perez Perez
    28 agosto, 2013 en 14:49

    Yo cuando estuve en el paro ( en Alemania) a mi me obligaban y hasta me llegué a sentir acosado, para que hiciera yo gestiones en buscarme un trabajo, cosa que al final por suerte logré, hasta me pagaban una cantidad de dinero por cada negativa que me me hubieran dado a un envío de Curriculum… Aquí en Alemania si me hubiera negado a coger un trabajo que me hubieran ofrecido, lo mas normal es que me hubieran sancionado con un tiempo sin prestaciones y eso en este País es tremendo, pues lo primero que pierdes es el derecho a asistencia médica gratuita así que cualquiera se niega a hacer lo que te dicen desde las oficinas del paro.

    El parado debe de moverse en encontrar trabajo y no quedarse en casa esperando recibir una carta del paro, yo creo que eso ya paso y hoy en día todos se preocupan por buscar un trabajo.

    Aunque en algunos puntos estoy de acuerdo, en este en concreto estoy totalmente en desacuerdo.

  7. cris
    28 agosto, 2013 en 9:28

    No estoy de acuerdo en el punto nº 1: Cuánto mayor es el sufrimiento, más se lucha, y colectivamente más, el problema en este país es la saturación de información, creo que ya hemos visto normal todo lo que sucede… algo muy psicológico

    Y con respeto a la ¿izquierda? ya basta de meter tanta politica en las manifestaciones, a mi personalmente me MOLESTA MUCHO ver banderitas de cualquier PARTIDO (CUALQUIERA), porque yo voy a manifestarme por mis derechos, cuando son LOS PARTIDOS POLÍTICOS QUIENES LOS DESTRUYEN TODO LO QUE SE HA CONSTRUÍDO EN CUANTO A DERECHOS SOCIALES, BASTA YA DE TANTA PATRAÑA, DE TANTO PSOE O IU (POR CITAR 2 EJEMPLOS) DE IZQUIERDA

    Yo me manifiesto como ciudadana, no apoyando a un partido político en mi protesta … y eso también es lo que echa para atrás a la gente… que pinta una bandera política en una manifestación? o una sindical? hay 3 millones de ciudadanos, de 16 aproximadamente trabajando, afiliados a un sindicato… por qué tienen que negociar ellos por la mayoría que no los apoya? ya se ha visto con los ERES… MÁS MANIFESTACIONES CIUDADANAS Y MENOS CON EL CÁNCER DE ESTE PAÍS… POLÍTICOS, SINDICATOS Y PATRONAL (y toda la casta que los apoya)

  8. 28 agosto, 2013 en 0:03

    ¿Por qué no se lucha?

    Porque en España, desde hace años –pongamos que desde la época previa a “La Transición” padecemos una corrupción generalizada, casi integral, que afecta a todos y cada uno de los grandes ámbitos de nuestra sociedad, tanto al económico, como al político, como al cultural; especialmente al ámbito cultural, con unas instituciones culturales que sirven a la manipulación de la conciencia, desde la “educación infantil” hasta la universidad.

    Acaso en la España de hoy, entendida como “ámbito social de convivencia”, hay demasiada gente “civilizada”. Y no es que la gente “civilizada” piense más que embiste, sino que tapa ojos, oídos y la boca, mientras aguanta “poniendo el culo”, o lo que sea, bastante más de lo que piensa. Parece que la “civilización”, en este caso “civilización de la corrupción”, consiste en un “sano borreguismo”: no ver, no oír, no hablar más de la propia corrupción y la de los amigos, que de la de “los otros”.

    Y es que la Conciencia parece que se perdió por el camino: aparte de tanta conciencia personal atolondrada que anda perdida en busca de nuevos tribunos a los que servir, se perdió buena parte de la conciencia histórica y cívica que alumbró un vigoroso movimiento vecinal, la conciencia de clase (especialmente entre los partidos y sindicatos que representan a la Izquierda nominal, y de nómina…) que permitió al sindicalismo de Marcelino Camacho, Nicolás Redondo y otros muchos menos conocidos abrir paso a las reivindicaciones obreras en plena época del sindicalismo vertical. Hasta la conciencia religiosa parece oscurecida, esa conciencia que en la España de rancio catolicismo sociológico obligaba – y equivocadamente obliga a la caridad asistencial antes que a lo que la teología moderna ha dado en denominar “caridad política”…

    Yo diría que buena parte del vecindario transitamos, en cómoda alternancia, de la ignorancia a la petulancia más indignada y desabrida con poco más programa y alternativa política que el berrinche antisistema, pasando quién sabe cuántos por una mala conciencia, y aún pesar, de haberse dejado engañar por Zapatero o por Rajoy, o por algún que otro ladrón nacionalista. ¿Qué van a decir, siendo ellos responsables de dejarse engañar, por no usar de la Razón, o por no atreverse a pensar por ellos mismos y dejarse llevar por el placer de la seducción política…?.

    En fin: la derecha corrupta y la izquierda no menos corrompida, el centro hipotético (entre dos corrupciones cual dos inmensas orillas, a un lado y al otro de un arroyo). ¿Y los extremos del museo y el fanatismo? Para qué abundar más en el asunto:

    ¡NO HAY ALTERNATIVA REAL A LO QUE HAY, ESPECIALMENTE EN POLÍTICA!

    Carecemos de líderes de prestigio y valía a la altura de la historia, tanto en el ámbito político, como en el económico, como en el cultural. Llevamos demasiados años de sequía cultural, en los que ha primado el dinero y el poder para obtener más y más de lo uno y de lo otro.

    Todos los políticos conocidos parecen completamente inútiles, todos, todos, a la hora de dar una alternativa a lo que hay, en el campo de la economía y la política, y no digamos en el campo de la cultura, a no ser que entendamos por cultura, la del “patio de Monipodio”.

    Todos, todos los políticos notorios, obsesionados con el asunto del “paro”, que gracias a su incompetencia económica, política y cultural – sea como Gobierno, sea como Oposición ha ido creciendo y se ha ido enquistando como un problema de exclusión y de tragedia, con suicidios incluidos. Parece que algo esencial permanece oculto a los ojos de nuestros dirigentes más conspicuos, a quienes se les llena la boca hablando de “investigación, desarrollo e innovación”: lo que hace años hubiera servido de prevención, y que todavía promete como única salida económica y humanamente razonable a “la crisis”, la renta básica de ciudadanía, o no se menciona o se hace de forma degenerada, tergiversada y equívoca, lo que es todavía peor… ¿Para cuándo la innovación en la ley electoral, en enseñanza, en economía, en humanidad a favor de los pobres y de humilde condición social? ¿Para cuándo lo de asegurar las “prestaciones sociales suficientes” especialmente en caso de desempleo, que el artículo 41 de la constitución atribuye a la responsabilidad de los poderes públicos, etc., etc.?.
    Hay un remedio: atreverse a observar la realidad, a pensar por uno mismo y a asociarse con los demás, en clave de cooperación democrática, en el noble empeño de “recuperar la vergüenza” de reconstruir la solidaridad perdida y, acaso, de construir el socialismo con rostro humano, a la altura de las aspiraciones y necesidades del Hombre del siglo XXI.

  9. 27 agosto, 2013 en 10:10

    Prácticamente de acuerdo en todo, pero creo, si he leído bien, en el artículo ha faltado la crítica a los bancos. No olvidemos que una causa importante de esta crisis capitalista empezó por el abuso de las entidades financieras, convertidas en centros de inversión y no de crédito.

    Por otra parte, debemos ser comprensivos con aquellas personas que no abandonan su trabajo para asistir a actos reivindicativos. No podemos crear más debilidad de la que hay invitando a la gente a que arriesgue su puesto de trabajo; serían nuevos heridos sin capacidad para reaccionar, como bien dice Ramiro Pinto. Además, daríamos a la derecha nuevos argumentos de lo poco responsables que somos la gente de izquierda, según ellos.

    Mi admiración por su trabajo intelectual y la apuesta por la transformación de la sociedad que hace Vd.

    • 27 agosto, 2013 en 10:24

      El tema de los bancos se analiza en otros artículos, y los casos de corrupción generalizada, como sistema, bajo el mecanismo de pasar dinero público a empresas privadas en forma de beneficios. Con la excuse de crear puestos de trabajo se hicieron infraestructuras nada rentables (algunas no se usan), que cuestan año tras año mucho dinero del erario público. El dinero público ha de ser para empleo público, pero con las privatizaciones se ha vaciado (saqueado) al Estado.

      Claro que hay que ser comprensivos, pero si se quiere luchar hay que arriesgar y ser solidarios. Es una cuestión de actitud.

  10. 27 agosto, 2013 en 0:31

    ANDRES QUERO GASCÒN:

    Las cosas no`son de ahora,todos los franquistas se componían de gente que, sin ideas, comían y bebían sin importarles quièn mandara,la izquierda eran gente con ideas, ¿adónde estamos ahora?. Sin ideas nunca llegaremos a nada,y si se añade que no nos dan enseñanza suficiente,,,es lo mismo que un niño que tiene hambre y ve un dulce,no se atreve a cogerlo,hasta que se harta y lo coge, a lo que salga. ¿Cuándo llegarà ese momento?. la idea es el vehículo,pero un vehículo necesita más que motor para andar,,,.

  11. JAVI
    26 agosto, 2013 en 21:24

    Muy buen artículo. Es la clave para despertar. Gracias.

  12. andres
    26 agosto, 2013 en 17:53

    Las revoluciones se cuecen a fuego lento, no tienen prisa en aparecer. Sus recetas siempre son nuevas y tienen la mala costumbre de no avisar.

    Los mismos que las piden cuando aparecen se convierten en sus peores enemigos.

  13. 26 agosto, 2013 en 17:06

    Habría que unir reflexión y acción. Pero hace muchos años, quizá desde que deje de creer en Dios y comencé a organizarme con otros trabajadores, que acción y reflexión van separadas. Hay unos pocos que dicen reflexionar y unos muchos que actúan. En grandes lineas. Cuando alguien actúa y piensa, en general, no se le escucha. Los que “piensan” porque suponen que alguien que actúa no ha tenido tiempo de ir a la universidad y de hecho los que actúan no suelen tener títulos universitarios o no tienen los suficientes. Los que actúan cuando alguien que está a su lado y reflexiona tampoco escuchan… piensan que el tal “pensante” es un plomo.. como los que dirigen y va a los suyo. Hubo una época que a los que actuaban y pensaban se les llamaba “picos de oro” para cortarle el rollo.

    Así están las cosa pues. Y no parece que vayan a cambiar. Ramiro dice que para que cambien hace falta la RB, yo digo que para que cambien hace falta cambiar la escuela. Llevamos mas de 20 años el con su rollo y yo con el mio. somos como predicadores en desierto y ni siquiera unimos nuestros discursos en uno solo que dijera RB + cambio de la escuela. Hubo un tiempo en el que los dos y unos pocos mas nos llamábamos ecopacifistas para tratar de poner en pie un proyecto alternativo. Ese proyecto se lo cargaron gentes de las que “piensan ” algunos de esos y esas llegaron a senadores en nombre de lo que ellos llamaban el “partido antipartido” Llegaron a senadores y allí siguen… en esa cosa que nadie sabe para que sirve.

    ¿Por que no luchamos? … porque estamos cansados de que los pocos que luchan lo hagan sólo para llegar al senado

  14. Luis NIeto
    26 agosto, 2013 en 16:35

    Estoy básicamente de acuerdo con el enunciado de los 3 factores. Ahora bien, sólo en parte con el desarrollo de los mismos. Algo con lo que no estoy de acuerdo, es en ver negativo cualquier gesto que se haga, aunque sea desde la “comodidad” (muy relativa) de los que no están abajo; por ejemplo, no veo mal que alguien acuda a una manifestación después de su horario de trabajo, ya que también hay que procurar mantenerlo para poder comer la familia ¿no?, ¡y qué más quisiéramos que TODOS acudieran a una manifestación, al menos…!. En fin, no me quiero alargar. Yo lo resumiría en FALTA DE CONCIENCIA DE CLASE TRABAJADORA, porque todas las carencias son producto de la dormidera del dios Consumo, y del vacío y abandono de los dirigentes políticos de “izquierda” por mantener dicha conciencia, ante un sistema educativo que “tecnifica” cerebros pero no les hace cultos.

    Toda esta esta destrucción de conciencia, durante 25 años, no se reedifica en pocos años. Pero no subestimes lo que se ha progresado, por muy escaso y lento que nos parezca; ni desprecies movimientos tipo 15M, del cual han emanado otros movimientos con contenido más concreto pero no menos interesantes, o bien se han fortalecido los que ya habían nacido antes (por ejemplo, los Anti-Desahucios surgen antes del 15M, pero se han fortalecido a partir de tal estallido y de la búsqueda de algunas personas en PARTICIPAR lo que no les dejan los grandes sindicatos y partidos políticos con estructuras de cargos inmovilistas).

  15. caroline yela marchand
    26 agosto, 2013 en 15:13

    Yo estoy completamente de acuerdo con este artículo Lo que creo es que necesitamos un líder pero no como el Che o Fidel mas bien Luter Kimg o Gandhi. Seguro que en España tenemos un montón esperemos que se manifiesten y seguro que los siguiéramos

    • JRamon
      28 agosto, 2013 en 18:27

      Esperemos, esperemos…

  16. Priede
    26 agosto, 2013 en 14:25

    Hola, Ramiro:

    Como es muy largo, demasiado, te respondo en la Burbuja

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/454330-que-no-se-lucha.html

    Saludos

    • 26 agosto, 2013 en 15:46

      Sí hay alternativas: la Renta Básica y creo que no debemos mezclar el tema de los nacionalismos… es un error histórico…

      https://ramiropinto.es/libros-ramiro-pinto/renta-basica/indice/renta-basica-estructura/fundamentos-economicos/

      • Priede
        27 agosto, 2013 en 14:06

        Ellos no tienen ese problema, y sí que lo mezclan. ¿Va el resto de la izquierda española –o de la derecha, que tanto da– a contarles a los vascos cómo recaudan impuestos en el resto de España y se los quedan, por ejemplo el IVA, y que por eso la ayuda social que aquí es de 426 allí es de 750? No. ¿Va la izquierda española a Barcelona o Bilbao a contarles lo mala que es la derecha del PNV o de CiU? No. Pero ellos sí vienen aquí a contarnos lo que tenemos que hacer.

        El error histórico es creerse que esa gente es ‘solidaria’ con el resto de España, o como quiera que ellos le llamen, y cerrar los ojos ante lo que ocurre. Ese es el error. Y la izquierda que se dice española lo está pagando con creces, que cada vez pinta menos en esos territorios. Pero con echarle la culpa a la derecha, la Iglesia y el ejército, todo arreglado. Y a la banca, porque la banca es fascista, aunque en los consejos de administración de la cajas se sentaran consejeros del PSOE, IU, UGT y CCOO, que ahora van de antisistema.

  17. 26 agosto, 2013 en 14:17

    Hoy me han contado que hay gente que la pagan al día , un msm le advierte que su dinero está ingresado..esto después de un ERE , luego readmitido a la mitad de lo que cobraba.¿Alguien no lo vio venir?..yo desde mi oposición a esta tomadura de pelo vivo en subsistencía ..pero con el orgullo de no colaborar con estos hdlgp…..

    Mucha gente esta condicionada por querer tener y no ser ..mucho han muerto en su propio engaño…y no han querido hacer nada por miedo o por creerse intocable….

    Pero esto ya se advirtió….ese espacio el de la critica ya no existe….todo está fuera de control por el egoísmo de unos y de otros….la ignorancia y la necedad..virtudes del Españolito.

  18. josereyero
    26 agosto, 2013 en 14:04

    Creo que lo has explicado muy bien en el primer punto:

    1.- Las luchas reales siempre son por los demás, no por lo que le afecte a uno.

    Luchar se lucha, pero parece que cada uno por lo suyo. Lo triste es que sobran manifestaciones, pero en cada una van todos con camisetas del mismo color y estos o los otros quieren que todos apoyemos “su causa” y “su sueldo” o “sus días libres”.
    Esto incluye a los que van a las manifestaciones a lucir la bandera de su partido político o su sindicato, que parece que se apoyan a todos, pero en realidad sólo se apoyan a sí mismos. Porque si en realidad apoyaran a todos no irían a manifestaciones por los privilegios de un pequeño grupo, que si se consiguen es porque se pagan haciendo recortes a los demás.

    • thoreau
      2 septiembre, 2013 en 9:33

      Totalmente en desacuerdo. Los recortes a los funcionarios fueron previos a los recortes salariales en el ámbito de la empresa privada. Quienes no secundaron aquella huelga de funcionarios de 2010 cometieron una enorme irresponsabilidad, pues la indiferencia de la que hicimos gala la mayor parte de los trabajadores públicos dejó el camino expedito para que se cometieran todo tipo de abusos contra otros sectores más débiles de la sociedad. No nos llamemos a engaño: quien no lucha por sí mismo, nunca podremos esperar de él que vaya a hacerlo por los demás. Por otra parte, yo cuando pido justicia, lo que quiero es que haya justicia para todos. No para todos menos para mí. No hay que confundir el altruismo con la idiotez.

  19. Jose M Sanchez
    26 agosto, 2013 en 13:19

    Muy interesante artículo, con el que coincido en lo sustancial. Pero varias cosa:

    No existe la izquierda, simple y llanamente. Perviven residuos comunistas fuera de tiempo y lugar anclados precisamente en una visión falsa del pasado y aun más del futuro. La socialdemocracia ha muerto. Y el ecologismo político…desde luego en España es hablar de nada. Por tanto…

    La educación es el molde en que se ha trabajado hace 20 años a esta sociedad: nada de esfuerzo, nada de trabajo, nada de pensar, nada de leer…Y burócratas de escasa formación al frente de las aulas, peleando sólo por trabajar poco y menos. El fracaso educativo no es casual, es lo buscado y conseguido: una sociedad borreguil al servicio del consumismo ciego.

    ¿Qué lucha? Hoy: ayudar a pensar, buscar ideas nuevas, trabajar por alternativas posibles y creíbles, enseñar a leer. Me temo que a corto plazo poco más es posible.
    Pesimismo es realidad hoy en día en este triste país.

  20. España se autodestruye
    26 agosto, 2013 en 13:00

    El español sólo sirve para criticar. No inventa nada. No destaca ni en ciencia. Todos se creen el mejor aunque la realidad les diga lo contrario. Y el que vale es insultado. España es la doctrina del no destacar.

  21. thoreau
    26 agosto, 2013 en 12:51

    Estoy de acuerdo prácticamente en todo, aunque debo confesar que a veces resulta un tanto desmoralizador enfrentarse a la incomprensión de quienes precisamente más deberían apoyarte moralmente en la lucha: “Claro, para ti es muy fácil hacer la huelga. Como tienes un puesto fijo de trabajo…”. Dicho esto, reconozco que el egoísmo es lo que más nos incapacita para la lucha: “Es que no voy a consentir que me descuenten 100 euros de mis sueldo “, era la frase estándar con la que me replicaban mis compañeros cuando les reprochaba el que no hubieran secundado la convocatoria de huelga que hubo en el 2010, cuando nos bajaron el sueldo a los funcionarios. Con esto quedó el camino expedito para la cascada de abusos que vino luego: la congelación de las pensiones, la reforma laboral, la bajada de los salarios y de las prestaciones por desempleo, los recortes en sanidad y educación… Es desde luego muy cómodo echar la culpa de todo a los políticos o los banqueros y eludir nuestra propia cuota de responsabilidad.

    Por lo demás, quisiera dedicarte el ensayo que me dedicaste la semana pasada, sobre el que soy el menos indicado para opinar. Me alegra que la lectura de mi libro te haya servido como acicate.No sé muy bien si alegrarme o entristecerme de que mis planteamientos sigan teniendo a principios del siglo XXI la misma vigencia que tuvieron a mediados del XIX. Me limitaré a citar un pasaje de mi ensayo “La esclavitud en Massachusetts”: “No es ésta una época de tranquilidad. Hemos agotado toda la libertad que heredamos. Si queremos salvar nuestras vidas, hemos de luchar por ellas.”

    Saludos cordiales.

    • 27 agosto, 2013 en 16:34

      Como dijo Goethe: “lo que heredamos de nuestros mayores, hay que conquistarlo para poseerlo”.

  22. jean pierre
    26 agosto, 2013 en 11:54

    Interesante articulo de PUBLICO…¡la izquierda anticapitalista no ha caído en el inmovilismo de ideas!
    “Es importante estar en las instituciones, pero al neoliberalismo sólo se le vence con la movilización”.

    Público:

    La necesidad de unir a la izquierda española en estos momentos de crisis ha vuelto a ser evidenciada en la mesa de debate de la IV Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista que, desde el lunes y hasta el sábado, ha acogido La Granja, en Segovia.

    En la tarde de este jueves, el diputado de Amaiur, Sabino Cuadra; el diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón; el profesor Juan Carlos Monedero, representando al Frente Cívico encabezado por Julio Anguita; y Gerardo Pisarello, de parte del Procés Constituent que en Catalunya han impulsado Arcadi Oliveres y Teresa Forcades, han tratado algunos de los puntos fundamentales para que esa unión se materialice. Su debate ha despertado el interés de los cientos de asistentes a los actos en Segovia y de alrededor de mil espectadores que han podido seguirlos a través del streaming.

    La conversación la ha introducido Esther Vivas, de Izquierda Anticapitalista, que ha hecho un repaso de estos cinco años de crisis económica que deja claro que “el capitalismo se hunde”, y, con él, “el régimen heredado de la Transición, el bipartidismo y las instituciones”, como la monarquía, a la que ha definido como el “hazmerreír del pueblo”.

    “No hay recetas mágicas para la unión pero necesitamos nuevos instrumentos políticos y sociales que disputen la hegemonía”, unos instrumentos que no pasan sólo por las formaciones políticas, sino que necesitan “la incorporación masiva de la izquierda social, desde la base y que rompan con la vieja política, con las recetas de austeridad y que planteen una solución democrática a la cuestión nacional”, ha dicho.

    Empezaba la exposición el profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid Juan Carlos Monedero, que ha explicado que “desde que en la socialdemocracia se abrazó el capitalismo”, se ha impuesto un “sentido común conservador”, que es el que la izquierda “tiene que cambiar” ahora. Un sentido común caracterizado por “la privatización y la competitividad” características del neoliberalismo y que lleva a la sociedad a “tres rasgos novedosos: la mercantilización de todos los ámbitos de existencia, la precariedad laboral generadora de miedo y que impide una tarea de izquierda; y la fragmentación y desconexión social”.

    “Para vencer al sentido común dominante tenemos que acordar puntos concretos, cosas sencillas que pueda entender cualquier persona, liderazgos en plural, que nazcan de abajo, que entiendan y expresen los problemas y sean capaces de limar diferencias”, ha argumentado Monedero. De lo contrario “estamos condenados a seguir enfrentándonos con nuestros análisis, que es lo único que le queda a la izquierda”, ha añadido el también colaborador de Público, que ha hecho referencia a la necesidad de un proceso constituyente en un país en el que “nunca nos han preguntado qué queríamos”.

    Por su parte, Sabino Cuadra, “siendo consciente del foso existente entre las luchas de Euskal Herria y las del resto del Estado”, también ve la necesidad de “crear redes con otras fuerzas políticas de izquierda”, ya sean independentistas, soberanistas o sociales. Como ejemplo ha puesto a Amaiur, la unión de “fuerzas soberanistas y de izquierda que ha logrado los mejores resultados electorales de la Izquierda” en Euskadi.

    También ha dejado clara “la opresión nacional” que sufren los vascos en un lugar donde “los que obtienen mayoría absoluta, allí son minoría, pero imponen las mismas reformas”. El diputado también ha anunciado que, de cara a las elecciones europeas están “manteniendo conversaciones con todos los grupos a nivel a estatal” para acordar una alternativa que contemple la defensa del derecho a decidir y un programa fuerte frente a la crisis que incorpore la reducción de la jornada laboral para repartir el trabajo y la riqueza, el derecho reproductivo y un cambio en el modelo de desarrollo. “Las elecciones son lo de menos, pero son una buena excusa para que se consolide una unión”, ha sentenciado el diputado abertzale antes de defender la necesidad de la desobediencia civil y la confrontación ante “el avance neoliberal de la Europa de los grandes bancos y el capital”.

    A Cuadra le ha seguido el diputado de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que ha reiterado que “el capitalismo español está agotado”, un capitalismo “basado en el ladrillo y la desigualdad”. En su discurso, cargado de autocrítica, ha dejado claro que “es fácil criticar las raíces económicas de la crisis, pero no las de la crisis de régimen”, de la que la izquierda participó. Garzón ha reconocido que “los partidos tendemos a ser conservadores cuando las cuentas van bien”. Algo que el joven diputado no ve con buenos ojos, por lo que ha pedido más radicalidad a su formación.

    Cohesión entre la ciudadanía:

    “A veces tendemos a la defensa de la sigla y no de la idea, son vicios que tenemos que apartar”, ha sostenido. Sin embargo, tanto Garzón como los demás ponentes han querido remarcar que lo último del proceso constituyente es la elaboración de una lista electoral y han incidido en la importancia de “unir a las bases” y generar cohesión entre la ciudadanía.

    Pisarello: “Es importante estar en las instituciones, pero denunciar la ofensiva neoliberal sólo es posible con la musculatura social” El debate lo ha cerrado Gerardo Pisarello, que ha defendido que la unidad es positiva. “No podemos caer en el fetiche de la vía electoral a cualquier precio”, ha sentenciado. Según él, hace falta “una actitud de modestia y una predisposición a la apertura”. “Estar en las instituciones puede ser importante y servir para denunciar la ofensiva neoliberal y detener la criminalización de los movimientos sociales, pero eso sólo es posible con musculatura social en la calle”.

    “No podemos invitar a los movimientos a que se sumen a un proceso constituyente porque ellos ya son proceso constituyente”, ha sentenciado, después de apuntar que no es necesario un proceso constituyente, sino varios. Ha destacado el iniciado por Forcades y Oliveres asegurando que “ha generado mucha ilusión al llegar a gente a la que no llegaba la izquierda tradicional”. “Pero no está exento de riesgos”, ha advertido también.

  23. 26 agosto, 2013 en 11:17

    Frente a la aparición del egoísmo social y una izquierda a la deriva (yo creo que sin conciencia y que se mira a su propio ombligo, por lo que la división es inevitable), se hace necesaria la coherencia. Muchas veces me pregunto hasta que punto las protestas verdes y blancas no son mas que reivindicaciones gremiales, la de los mineros hace ya muchos años que las comprendí. Salud, amigo.

  24. Juan Miguel Batalloso
    26 agosto, 2013 en 11:00

    ¿Y cómo se plantea una estrategia para vencer en la lucha? No creo que basten esas condiciones y además creo que son insuficientes para explicar el absentismo o la pasividad social.. Primero porque los heridos en la batalla (los desempleados) no están tan heridos como para no luchar, como para no animar, impulsar, ayudar en algo, o no están tan lesionados como para no molestar o entorpecer la lucha, aunque es muy fácil para mí afirmar esto porque nunca tuve el infortunio de no tener un salario a final de mes. Disculpar a los enfermos porque están enfermos sin que se les exija la responsabilidad de que actúen aplicándose las terapias adecuadas o tomando las medicinas necesarias para que se corrijan sus síntomas y se incida sobre las causas, no me parece adecuado ni conveniente. Y primero también porque si los luchadores son del tipo acomodado o pequeñoburgués, o sólo de pegar carteles y hacer campañas electorales, poco pueden aportar porque siempre llevan introyectado una visión partidista, paternalista, redentorista, salvífica e idílica del hipotético paraíso terrenal en el que creen.

    Segundo: tener en cuenta a los desfavorecidos en primer lugar y expropiar a los chorizos también, pero mientras tanto se consigue eso ¿qué hacemos? o mejor ¿Cómo se consigue eso? Esto es muchísimo más complejo y difícil de lo que parece, porque como dices todos llevamos un Ego que se manifiesta más o menos intensamente en forma de egolatría y egocentrismo, por eso tal vez la lucha contra el sistema, no sea sólo una lucha exterior, sino también una lucha interior contra el sistema que todos llevamos dentro.

    Y tercero: entiendo que la lucha es permanente o no es lucha y cuando digo permanente digo también diversa y expresable en mil formas aparentemente heterogéneas Y si la lucha es permanente, hay que contar también con el hecho de que somos vulnerables, perezosos, faltos de constancia, autosacrificio, voluntad… curiosamente también cosas de “dentro”. No se trata pues de luchar a tiempo, sino de luchar en todo tiempo sin perder de vista que esto es un follón inmenso y que cuando menos se espera, salta la liebre, es decir, un asunto muy complejo para el que hay tal vez que ir cambiando de mentalidad, ya sea procedente de lo que se ha llamado “socialismo científico” o de ese caritativismo o buenismo de la religión católica que tan bien ha servido a los intereses del gran capital, aunque Jesús, el hijo del carpintero, dijera otra cosas.

    En fin, es un tema que da mucho de sí, pero hay algo en lo que coincido plenamente contigo: primero los últimos, segundo luchar no es lo mismo que protestar y tercero, expropiemos a los chorizos e instauremos la Renta Básica. Sigamos pues, sigamos… Saludos cordiales.

    • 26 agosto, 2013 en 11:20

      Nadie se imagina, si no lo pasa, lo paralizador que es estar en paro y más con cargas familiares… O comprendemos la realidad o no podemos abordarla. Hay que conocer la Historia. Pocos esclavos lucharon por su libertad. Luego sí, pero en un principio fueron personas libres que vieron en tal práctica una aberración. Lo primero que nos encadena el poder es la conciencia… Salir de tales trabas exige un esfuerzo, personal y social, que se han de acompañar. Tienes razón pues en lo de “el sistema que todos llevamos dentro”.

      Lo importante es la reflexión, caminando hacia la acción….

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: