Inicio > actualidad, economía, Política, Renta Básica > La crisis de la izquierda

La crisis de la izquierda

16 diciembre, 2013 Deja un comentario Go to comments

willySe habla de la crisis económica, pero la real no es lo que está sucediendo, lo cual no deja de ser normal en un mundo caótico llevado por la inercia y un capital voraz, sino que la auténtica crisis es la falta de respuesta, la incapacidad de enfrentarse al Poder económico y proponer otro modelo por el que luchar.

.

La izquierda está dentro del modelo de la crisis y por eso grita y se queja sin hacer nada efectivo. Esta situación obliga a ampliar el punto de mira para encontrar una solución, la cual pasa por una crítica al pensamiento político, cuando hoy no se hace reflexión alguna, sino que se es forofo de un partido u organización o líder, sin ver que son parte del estancamiento en el que estamos porque la izquierda está en crisis. La consecuencia es  no hacer nada

.

No voy a hacer una retahíla de lo que ha supuesto las subvenciones, de entrar en el marco de la negociación para llegar finalmente a donde estamos con el barro al cuello, ni siquiera el abandono a la ciudadanía en paro por las organizaciones de izquierdas, o la conversión de los militantes progresistas y algún alternativo en asalariados de la política. Voy a hacer, como alguien dijera, un análisis concreto de la realidad concreta.

Cabalga.

La izquierda ha renunciado a luchar, cuando la lucha por unas ideas en favor de lo público, del pueblo, y luchar por socializar los bienes es lo que define a la izquierda. Por eso hoy no hay izquierda, sino que lo que así se denomina forma parte de la amalgama de la crisis, incluidos partidos pequeños que se integran al espectáculo de la decadencia social y política sirviendo de coro a la tragedia que vive la sociedad. Asistimos a una situación dantesca que sólo reconociéndola podremos superar.

.

Mientras que el gobierno y la derecha engañan al pueblo como si las personas fueran niños pequeños, a los que cuenta milongas una y otra vez y un cuento tras otro para que estemos siempre pendientes de lo que va a decir y con ansia por saber cómo termina una historia interminable: la salida de la crisis. La izquierda, mientras tanto, trata al pueblo como si fuera un perrito al que saca a pasear en las manifestaciones. Es lamentable esta situación en la que se ha convertido la izquierda: ser una fábrica de manifestaciones, que son necesarias cuando hay una lucha de por medio, pero cuando no ¿para qué sirven?, para desfogar, para hacer que se hace algo sin hacer nada. Un paripé.

.

No se puede seguir haciendo fuegos artificiales de concentraciones masivas para cada tema, porque forma parte de la estrategia de desgaste social. Ahora contra le ley mordaza…. pura espuma. Dentro de dos días igual que cuando el movimiento estudiantil terminaba cuando empezaban los exámenes. Es el momento de definir unos puntos claros y distintos al modelo actual para luchar por ellos hasta lograr un gobierno democrático, democracia integral, y aplicar el derecho a existir de manera universal e incondicional.

.

A esto se une el espejismo en las redes sociales con campañas, quejas, fotos fotoshop y mensajes de militantes que sentados frente a una pantalla se convierten en unos bocazas porque nunca han hecho nada ni lo van a hacer, pero engañan a otros que se engañan entre ellos y da lugar al radicalismo virtual inútil. Ya no hay manifiestos, hay post. Y quienes empiezan a tener una visión crítica caen en este simulacro de rebeldía. Y a la palabra revolución ponen “me gusta” como acto que culmina su actividad social y se “comparte”. O salimos de este engaño y esta ficción o poco queda por hacer.

.

Hoy la izquierda y el mundo alternativo organizados políticamente han dejado de tener ideas, sólo moldes que ya no sirven. Lo que se agrava más por cómo el nuevo militante desprecia y crítica a la antigua militancia, cuando muchos compañeros han dado su vida, su tiempo, su situación social por esa lucha y son anatemizados, cuando no tildados de trasnochados. Sin la historia de las organizaciones sus proyectos van a la deriva, son pompas enormes que desaparecen al instante y hay que hacer más pompas en la prensa y en las redes sociales… política de pompas de jabón, porque ya no saben hacer otra cosa.

.

Ante un situación así, que ya ha sucedido a lo largo de la Historia, la extrema derecha crece con símbolos y mensajes simplistas por el vacío de ideas en la izquierda y el beneplácito de quienes gobiernan que siempre necesitan perros guardianes que ladren. Al final en lugar de atacar al corazón del poder la izquierda se pierde en luchas contra idiotas de la esvástica, creados precisamente para esto. Y siempre entran al trapo.

.

Según el filósofo político, Mario Bunge, para que una revolución surja y prospere hacen falta dos condiciones, en el caso de que haya gente dispuesta a organizarse y estar decidida a realizar un cambio social:

.

1) La debilidad del Estado, algo que las cuestiones nacionalistas van a conseguir por más que se refuerce el nacionalismo de la unidad de la patria, porque sólo ser puesta en cuestión la unidad territorial debilita, lo mismo que sucede con el principio de autoridad.

.

2) La mejora de la situación económica, ya que no es cuando las cosas van mal cuando el pueblo reacciona, sino cuando mejora la economía, ya que el Poder se niega a repartir lo que se ha logrado con el sacrifico de toda la ciudadanía. Ya está sucediendo con el penúltimo eslabón de las privatizaciones, de manera que todo aquello que ha logrado el pueblo como los derechos políticos y sociales y la riqueza colectiva y bienes comunales se lo están llevando unos pocos.

.

¿Qué sucede que no pasa nada?, ¿se está gestando una revolución?…. hay un estado de ánimo naciente para reaccionar, pero los partidos políticos de izquierdas hacen teatro, declaraciones altisonantes, convocatorias de las que nada queda el día después. Una parodia que liberados y afines mantienen, porque es lo que les interesa personalmente, el vodevil como actores de la política y del sindicalismo cuya obsesión son sus cotas de poder en su correspondiente organización.

.

Los partidos de izquierdas dan vueltas sobre sus estrategias electorales y los marginales también, convertidos en puntos de apoyo de una izquierda taciturna con una estrategia absurda de supervivencia ante la opinión pública, lo que les hace esconder las ideas que los han originado. Partidos pacifistas, que sus estatutos así lo recogen, han apoyado guerras como contra Serbia y contra Libia, con sus respectivas matanzas y atrocidades. Pero nadie dice nada. No pasa nada.

.

La crisis económica no es un problema de falta de dinero ni de recursos, sino de su distribución más o menos equitativa. Recientemente se quiso hacer un acto el día de la Constitución de 1978, por haberla cambiado los dos partidos mayoritarios gobernando el PSOE, de manera que  la riqueza de la nación se supedite al pago de la deuda a los bancos y empresas financieras, la cual han originado unos pocos  sobre la base de una política económica corrupta, de la que una sólo una minúscula parte está siendo juzgada en los tribunales de justicia. Una de las cosas que pidió la manifestación de colectivos y partidos de izquierda fue “trabajo”. ¿Qué lucha es ésta?, la que hace el juego al Poder cuyas actuaciones de recortes es sobre la falacia de crear empleo.

calleluna.

La izquierda está frenando la lucha social y política por la Renta Básica, la apoyan, pero no la apoyan, lo mismo que los partidos alternativos que empiezan con esta propuesta y, para admitir pactos y espacio en los medios de comunicación e intervención en universidades, que censuran el tema de la Renta Básica, apartan esta idea, dicen que la apoyan, pero la deforman y sobre todo introducen elementos contrarios a ella, como es el reparto del empleo, que es una consecuencia de la misma, pero no una propuesta que cambie la situación actual, pues agudizaría más la crisis y supone recortar aún más los derechos, pero lo pregonan. De esta manera anulan el punto de apoyo de la revolución posible y necesaria.

.

Todo lo que está sucediendo, desde los recortes de los derechos laborales y sociales, a la perdida de los derechos de la mujer y de la libertad de expresión es por una razón de base que, como el café sin cafeína, quita a la democracia la representación del pueblo: el método D’Hont, que hace que una fuerza política con el 23% de los votos se erija con una mayoría absoluta y el dinero que a eso corresponde, que es muchísimo. Más de un cincuenta por ciento de los votantes no está representado por no haber un sistema proporcional y esta exigencia debería ser el fundamento de la lucha política: acabar con este sistema electoral fraudulento amparado en una ley. Pero los partidos de izquierdas participan de él. Se estrangula el debate, las nuevas ideas, y ningún partido lo reclama como tema fundamental. No se podrá hacer nada sin luchar antes por la abolición del método D’Hont.

jaula a.

Sin estas dos premisas, una política: abolir el método D’Hont, y otra económica: establecer la Renta Básica, no hay capacidad de una acción revolucionaria, sino que se cae en la metafísica de las ideologías, que a su vez siguen basándose en el empleo, sólo que en modelos de sociedades de diseño.

.

Las organizaciones centran su labor en mantener sus anquilosados aparatos y crecer ellas, engañan para tener más apoyos. Las de izquierdas y alternativas hacen lo mismo con la esperanza de rebañar votos ante el desencanto. Aparecen organizaciones periféricas de la derecha que refuerzan al aparato del Estado, lo que da una apariencia de pluralidad y modernidad y lo rebañado por éstas queda en casa y sirven para exacerbar el nacionalismo de Estado

Ptd expresarte.

Pero nada ni nadie, ni siquiera la tecnificación de la conciencia, podrá impedir una revuelta que una vez asimile las nuevas ideas y vea claro qué es lo que amordaza al pueblo saldrá a luchar para apartar directamente del Poder a quienes lo detentan subrepticiamente. Será una rebelión que no se espera, con ideas de progreso y para defender los derechos de todas y de todos, no de un sector o un gremio, o en favor a un grupo de afectados. Será una lucha que se contagiará a medida que se organice en torno a los pilares de una sociedad más justa y democrática en el sentido de democracia integral como la que propone Bunge, y será imparable, y bárbara, es decir de fuera, desde fuera de las organizaciones establecidas que hoy están apalancadas en su mismidad. Surgirá, seguro, sin espectáculos carismáticos ni mediáticos en supermercados y devorará toda la injusticia que se ha vertido tantos años, y dispararán contra contra quienes luchen, pero no habrá balas que puedan detener el grito de la libertad, ¡Renta Básica y libertad!, y los pelotas y vocingleros de la izquierda querrán moderar esta lucha, y gritarán como los que más sin haber hecho nada convirtiéndose en serviles de la revolución, porque es lo único que han hecho ante el Poder, por eso es hora de poner a la izquierda al servicio de la revolución, para salir de la crisis. No queda otra: la lucha

.Psj bqr

.

.

.

Anuncios
  1. thoreau
    19 diciembre, 2013 en 11:15

    Pido disculpas por el símil cinematográfico si tanto te ha molestado, Priede, pero sigo sin saber por qué discutimos. Coincido contigo en que los nacionalistas vascos y catalanes son unos demagogos con tintes fascistoides (sean de derechas o de izquierdas; para mí la política es un círculo en el que los extremos se tocan). También estoy de acuerdo en que la izquierda de este país se ha vuelto inoperante (parece que ya sólo les preocupan las manifestaciones en contra de la LOMCE o a favor del aborto), pero insisto en que no entiendo tu discrepancia con el artículo de Ramiro, que precisamente hace hincapié en esa cuestión.

    Tampoco entiendo tu discrepancia conmigo, puesto que niegas que nuestro país sea propenso a la violencia y la disgregación, y casi a renglón seguido hablas de la “balcanización” de España. Tienes razón en lo de Irlanda, pero allí sólo son dos los bandos irreconciliables, mientras que aquí son innumerables los fuegos que hay que apagar.

    En cuanto a lo de Escocia, no haces sino darme la razón: el nacionalismo en el Reino Unido no tiene la misma repercusión que aquí. No sólo van a perder el referéndum de autodeterminación por goleada, sino que si (pongamos por caso) a un grupo de nacionalistas escoceses les diera por abuchear el “Dios salve a la reina” los correrían a gorrazos.

    Por lo que respecta a la Renta Básica (tema en el que le correspondería a Ramiro contestarte, pero intuyo que no lo haya hecho por modestia o por cansancio), te recomiendo que le eches un vistazo a su libro “Los fundamentos de la Renta Básica y la perestroika del capitalismo”. No te voy a pedir que lo leas entero (aunque yo sí lo haya hecho) pues son más de 800 páginas, pero allí puedes encontrar respuesta a algunas de las cuestiones que planteas. Siempre viene bien cargar la escopeta antes de ponerse a disparar.

    En fin: mi último consejo es que te relajes y procures disfrutar de la vida (ahora que viene la Navidad). Hazme caso, que no hay nada tan agotador como estar permanentemente enfadado. Saludaré a Belén Esteban y a Boris Izaguirre de tu parte.

  2. thoreau
    16 diciembre, 2013 en 17:03

    No acabo de entender bien qué parte de la película me he perdido, Priede, pero me da la sensación de que tú ni siquiera has sacado la entrada. Precisamente, el artículo de Ramiro apunta en la dirección de que el debate entre derechas e izquierdas es demagógico y artificial y, por ello, completamente estéril. Sé que ha habido guerras civiles en otros países, pero ninguna tan cercana como la nuestra, y aunque el fenómeno del separatismo exista también en otros sitios (por ejemplo, en Escocia) no tiene ni las proporciones ni la virulencia que presenta aquí, ni de lejos. Por último, te recomiendo que te apliques el cuento y sigas tu propio consejo de no dejarte dominar por los prejuicios (sean de derechas o de izquierdas).

    • Priede
      17 diciembre, 2013 en 18:05

      No acabo de entender bien qué parte de la película me he perdido, Priede, pero me da la sensación de que tú ni siquiera has sacado la entrada.

      Mira, las frasecitas para impresionar están bien para salir al paso cuando se está en un auditorio propenso a la demagogia. Por ejemplo en la televisión, en la telebasura, porque ya es difícil encontrar algo en la televisión que no sea basuriento, empezando por los telediarios. Aquí están de más.

      Precisamente, el artículo de Ramiro apunta en la dirección de que el debate entre derechas e izquierdas es demagógico y artificial y, por ello, completamente estéril.

      Totalmente cierto, pero qué casualidad que la obsesión de la izquierda política sea culpar a la derecha de todos los males y que la gente de izquierdas les dé la razón.

      Sé que ha habido guerras civiles en otros países, pero ninguna tan cercana como la nuestra,

      De lo cual no se deduce que los españoles seamos propensos al guerra-civilismo y a la violencia

      y aunque el fenómeno del separatismo exista también en otros sitios (por ejemplo, en Escocia) no tiene ni las proporciones ni la virulencia que presenta aquí, ni de lejos.

      ¿Ah, sí? ¿Y lo de Irlanda? O más en concreto lo de Irlanda del Norte. Allí hubo bastantes más muertos que aquí entre otras razones porque mataban desde los dos bandos.

      Lo de Escocia se hace porque se sabe que van a perder el referéndum. Además Cameron les desafió: pregunta clara y sin matices, y no como aquí, que no se sabe lo que se está eligiendo. Y además aquellos condados que decidan permanecer dentro del Reino Unido, se quedan. ¿Aceptarían aquí que Tarragona o Barcelona quedaran dentro de España?

      Y dinos: ¿son los partidarios de mantener la unidad nacional quienes asaltan las sedes de los separatistas, y además los insultan y agreden; o es más bien al revés? Aquí la violencia sabemos muy bien quién la ha ejercido y la ejerce y sabemos también del amparo que esa violencia ha encontrado en la izquierda que se supone es española, porque tampoco está claro.

      Por último, te recomiendo que te apliques el cuento y sigas tu propio consejo de no dejarte dominar por los prejuicios (sean de derechas o de izquierdas).

      Pues mira por dónde voté a la izquierda hasta que se transformó en aquella excursión que hizo llamar IU, ya que yo era comunista, y para tener que camuflarme escondiendo que lo era me negué a votarlos. A la derecha la voté en el 96 y nunca más.

      Si por algo me oriento es por la verdad, y aquí mienten y roban todos, pero algunos de ellos, curiosamente tienen la desfachatez de animar a cargarse un régimen porque ven que no vuelven a pisar moqueta, uno porque la gente los ha calado y otro porque, como es el caso catalán y también vasco, los electores prefieren votar a los nacionalistas y no a los sucedáneos. De esa crisis de la izquierda, de la desafección a su país, no queréis hablar,y es precisamente la madre del cordero, porque ahora ya no hay manera de disimular la balcanización y el descuartizamiento del país, del cual las potencias extranjeras se frotan las manos. Eso, especialmente, ha sido obra de la izquierda que tuvimos y que todavía tenemos.

      Mira esto:

      http://www.deverdaddigital.com/articulo/1167/la-europa-de-los-pueblos-que-no-cesa/

      http://www.deverdaddigital.com/articulo/16332/la-cuestion-catalana-y-el-futuro-de-espana/

  3. Priede
    16 diciembre, 2013 en 15:58

    Sobre el saqueo que sufrimos a manos de alemanes y franceses, aquí dejo esto:

    Y Alemania nos endosó su deuda
    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/376927-y-alemania-endoso-deuda.html

    Ricardo Vergès:”Cada día salen de España 300 mill. para pagar la deuda; la misma cantidad que Alemania paga por la suya”

    http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/479989-ricardo-verges-dia-salen-de-espana-300-mill-pagar-deuda-misma-cantidad-que-alemania-paga-suya.html

  4. 16 diciembre, 2013 en 15:56

    Hoy, precisamente hoy, acabo de incidir, sin saberlo, en la misma dirección:

    UNA CANDIDATURA SOBRE LA QUE NO SE ME HA CONSULTADO PREVIAMENTE, NI SE ME HA DADO LA POSIBILIDAD DE PRONUNCIARME, NO LA ACEPTO.

    Y es que, para ser y parecer “de izquierdas” no basta con poner a la cabeza de la lista a un pobre griego, aun suponiendo que lo sea, y que tenga conciencia de las necesidades de los pobres europeos. Ser de izquierdas, hoy en día, supone, cuando menos, consultar y dialogar con las bases las propuestas. Para no hacerlo ya tenemos a los obispos de la Iglesia Católica, al PSOE y a la Derecha.

    http://www.publico.es/internacional/489357/la-izquierda-europea-deposita-en-tsipras-el-reto-de-cambiar-las-reglas-del-juego-de-la-ue

  5. Horacio García Pacios
    16 diciembre, 2013 en 15:55

    Crecerá el maíz, lo cuidaremos entre todos, y habrá cosecha repartida, mal que le pese a los acaparadores de grano de algunas multinacionales del crimen…

  6. Priede
    16 diciembre, 2013 en 14:15

    Aparecen organizaciones periféricas de la derecha que refuerzan al aparato del Estado, lo que da una apariencia de pluralidad y modernidad y lo rebañado por éstas queda en casa y sirven para exacerbar el nacionalismo de Estado

    Cuáles, ¿Ciudadanos? Se nota que los prejuicios de la izquierda española siguen en ti. Qué miedo a que en algunos territorios se formen grupos que se opongan al latrocinio y fascismo de los caciques locales. Esto es lo que hay:

    http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2013/12/el-insulto-3200.php

    Uy, el españolismo. Será mucho mejor el catalanismo o el vasquismo, ¿no? “Es que esa división es lo que el poder quiere”. Sí, pero no veis mal el que lleven cuarenta años manipulando e intoxicando y haciéndonos (también a vosotros) culpables de todos los males, la mayoría inventados. Pues nada, démosles la razón. Total es lo que venimos haciendo desde hace cuatro décadas. Quizá la solución pase por permitirles, como a los vascos y navarros, que recauden impuestos de nuestros bolsillos y se los queden. Más el IRPF y el de Sociedades, que también se lo quedan. ¿Por qué no denuncias no ya esa falta de solidaridad con el resto, sino el robo al que nos someten con el pago del IVA, que se quedan con más del 90% de lo que nos recaudan? No permitiríamos que lo hicieran franceses o alemanes, pero si el cuentito viene sellado con el antifranquismo y antifascismo españolista,entonces sí. Es injusto estar pagando una deuda a los alemanes y mantener a los bancos que la contrajeron, sin embargo parece muy justo pagarle al vecino para que no te pegue, o te insulte un poco menos.

    Thoreau
    Habrá lucha, sí, pero no contra quienes detentan el poder, sino que (una vez más) surgirá una fractura traumática en la sociedad y acabaremos los españoles a la gresca unos con otros, que es algo en lo que somos, por desgracia, maestros.

    Eso es completamente falso. Francia lleva cinco repúblicas y cada vez que pasó de una a otra hubo sangre, a veces ríos de sangre. Qué decir de Alemania. O de Gran Bretaña, ahí está lo de Irlanda.

    La izquierda no puede presentar batalla porque no puede presentar una alternativa creíble. De ahí que ahora se haya inventado que todos los males procedan del franquismo, porque el rey cobra comisiones y caza elefantes. ¿Alguien ha auditado a los sindicatos, que nos cuestan cientos de millones todos los años? ¿Y sobre el dinero que se va en cursos de formación que nunca se imparten? Nunca nadie lo ha hecho. ¿No estaban los de IU y CCOO en los consejos de administración de las cajas, que han sido la debacle del sistema financiero? Ah, pero la culpa del franquismo. ¿Era franquista Felipe González? ¿Zapatero, quizá? Pero la culpa de todo del franquismo, que mataron a mi abuelo, y del nacionalismo del Estado. Juzgando a los franquistas y pagándole a Cataluña por el genocidio que sufre desde hace 300 años, todos solucionado.

    Vosotros también vivís en un mundo doctrinario y de no hacer frente a los problemas reales. Cierto que no deberíamos pagar esa deuda odiosa a los bancos extranjeros, pero eso solo se puede llevar a cabo cuando están claros los intereses de la nación. Ahora bien, como hablar de nación española es propio de franquistas….

    Si queréis comprobar la indigencia intelectual de la izquierda aquí tenéis una entrevista reciente a Gerardo Iglesias. Después de leída viene la pregunta: con este bagaje intelectual y esa reflexiones, ¿cabía esperar que la izquierda no fuera lo que hoy es?

    Para este sujeto el peligro es que volvemos al franquismo del que según él nunca hemos salido. ¿Qué se puede esperar de semejante capacidad de reflexión?

    http://www.jotdown.es/2013/12/gerardo-iglesias-estamos-marchando-a-pasos-agigantados-a-la-frontera-de-lo-que-fue-el-franquismo/

    • 16 diciembre, 2013 en 15:01

      La libertad de expresión hace que publique tu respuesta, sobre la que no es posible debate alguno ya que carecen de información sus afirmaciones, y son un cúmulo de prejuicios sin base alguna, hasta el punto de no entender la entrevista a la que aludes despreciativamente.

      Creo que deberías de estudiar Historia y, al menos, algo de lógica. Es una pena que haya personas que sigan con este disco rayado y estanquen los debates.

      • Priede
        16 diciembre, 2013 en 15:54

        Justo al revés: yo conozco bien la historia, no solo la que entendemos por oficial desde hace más de tres décadas, para la cual no existió ni la Reconquista, porque según el oficialismo aquello fue una matanza contra los ‘cultísimos’ musulmanes, y así hasta hoy, donde todo es culpa de Franco; sino que también conozco la que despectivamente, como si fuera cosa de nazis, llaman la historia de los ‘revisionistas’, como si revisar la historia no fuera precisamente una labor propia de los historiadores. Conozco las dos versiones a fondo.

        Y en cuanto a la lógica de izquierda, ahí está Gerardo Iglesias como ejemplo de lo que da de sí esa lógica.

        Cierto que la izquierda europea y mundial está en crisis (tan en crisis está que ahí tenemos la economía socialista de China); pero en lo que se refiere a la izquierda española, no está en crisis, por la sencilla razón de que jamás estuvo en auge. Conmueve la incapacidad intelectual de la izquierda española, que jamás dio un personaje de una mínima relevancia intelectual (al menos la derecha ahí tiene a Ortega, Marañón, el franquismo a Fernádez de la Mora y tantos otros), como no fuera algún poeta cursi y poco más; solo produjo propaganda. Y como el izquierdista español se nutre de propaganda y eslóganes, pues los resultados ahí están: la solución a nuestros males consiste en acabar con el franquismo, que tiene narices el asunto.

        Si queremos acabar con la sangría a la que estamos sometidos por las finanzas internacionales, no hay otra solución que aliarse con otros países que está en nuestro caso, y denunciar el saqueo del norte de Europa con el sur, semejante al que padeció Iberoamérica a manos de EEUU.

        Eso a la izquierda le entra por un oído y le sale por el otro, preocupada como está por que se respete el derecho a decidir de los catalanes o que el saqueo de los nacionalistas vascos no se detenga. Estas verdades innegables para ti no cuentan, que esto es cosa de fascistas y tontos. Lo importante es la renta básica, aunque ya se te ha explicado que eso tendría un coste superior a los 300.000 millones anuales, sin que te molestes de decirnos de qué partidas del presupuesto se quitan o cómo los vas a generar. Naturalmente Noruega o Suiza podrán poner una renta básica, solo que nos hablas de países extraordinariamente ricos y que además lo son desde mucho tiempo, no de ayer.

        Te preocupan las injusticias, pero no dices nada de que haya territorios en España donde sus habitantes dispongan de una renta de reinserción de 200 euros mientras en otros territorios se de casi 700, y que precisamente llegan a esa cantidad porque se la financian lo que españoles que no llegan a 200. Eso es fascismo y fomentar la envidia y la división, según vosotros.

  7. thoreau
    16 diciembre, 2013 en 12:02

    Magnífico. Sobre todo, me ha encantado lo de “sacar al perrito a pasear”. Tan sólo una crítica (ojalá me equivoque): mucho me temo que la capacidad de movilización de la sociedad esté completamente desactivada (o casi) y que, aprovechando el río revuelto, algún líder oportunista aproveche para pescar en aguas turbias, lanzando algún tipo de mensaje populista (como ya está pasando con el tema del independientismo catalán). Habrá lucha, sí, pero no contra quienes detentan el poder, sino que (una vez más) surgirá una fractura traumática en la sociedad y acabaremos los españoles a la gresca unos con otros, que es algo en lo que somos, por desgracia, maestros.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: