Inicio > actualidad, Literatura, Política > La conquista de México según el soldado Bernal (1568) (I parte: Aparece “Amadís de Gaula”)

La conquista de México según el soldado Bernal (1568) (I parte: Aparece “Amadís de Gaula”)

Me resultó extraño que Miguel Ángel Fernández me regalara “La verdadera historia de la conquista de la Nueva España” de Bernal Díaz del Castillo, un libro enorme, cerca de dos mil páginas, cuando me iba a venir a vivir fuera. Para que me entretuviera. ¿Y este tema? No me interesó especialmente. Pero al menos lo iba a empezar a leer…

.

¿Acaso no está ya todo dicho? Una historia de hace quinientos años como que no me motivó demasiado. Pero cual fue mi sorpresa cuando leo, de entrada, que el autor es natural de Medina del Campo y que su padre conoció al autor de “Amadís de Gaula”, Garci Rodríguez de Montalvo, la versión última, muy voluminosa, y más difundida. Que Bernal, soldado conquistador, leyó este libro de caballería sobre el que inicié una arriesgada investigación hace unos años. Una obra que nadie que yo conozca ha leído y tengo la sensación de que casi nadie. Incluso, y esto sí que es sorprendente, quienes hablan sobre la misma y que incluso hacen estudios tampoco, lo que hacen es citar trabajos de trabajos que ocultan más que revelan sobre esta novela y en general las novelas de caballería. Suelen estudiar las caricaturas que se hacen de las mismas, desde los prejuicios asentados casi como premisas y de esta manera refuerzan la deformación que tienen de las mismas.

.

Considero cada vez más que es necesario rescatar las novelas de caballería de la censura literaria y de la manipulación a la que han sido condenadas, sobre lo cual tiene mucho que ver la obra de Cervantes, “Don Quijote de la Mancha”, que actuó como golpe de gracia. Después de casi un siglo de presión sistemática contra ellas. Lo cual estudio en mi trabajo, interesantísimo, “Amadís de Gaula y la modernidad”, porque la onda expansiva de aquella tropelía llega a nuestra época y es determinante en la concepción del mundo que vivimos y en el modelo de sociedad. No podemos levantar cabeza y menos aspirar a cualquier cambio profundo si desconocemos lo que hay en el fondo de la mentalidad actual que se empezó a construir siglos atrás. Cuando en el parlamento se habla de cambios se refiere tal propuesta a ver que gorra se pone o quita el botones Sacarino del  Estado.

.

Voy a dar algunas pinceladas sobre el libro “La verdadera historia de la conquista de la Nueva España” en varios capítulos, con el fin de no alargarme demasiado, algo sí, a pesar de que hasta mi hija pequeña me dice que si escribo más de media cara de folio nadie me va a leer. Mis amigos informáticos coinciden con ella, a quienes agradezco me hallan metido, casi a la fuerza en este mundo, José y Adolfo, porque puedo actuar como un caballo de Troya, no un troyano dicho sea de paso. ¡No pases de las quince líneas!!! Me resulta imposible, y eso que lo he prometido, porque lo que se cuenta tiene una unidad expositiva. Lo siento.

.

No se trata de una disertación gratuita esta a la que aludo, sino que tiene mucho que ver con lo que voy a contar en esta primera parte y la siguiente. ¿Por qué nuestro mundo es como es y vivimos como vivimos? No lo hemos elegido y tampoco ha surgido de una manera espontánea, sino que nos ha sido impuesto y viene de quien por la fuerza y la censura han establecido que sea así, aunque no como han diseñado porque siempre habrá focos de resistencia, muchos de ellos propios de la naturaleza humana. Pero hay mecanismos suficientes para que no afecte de una manera general.

.

No somos capaces de ver, y mucho menos cuestionar, nuestra manera de vivir. Entre otras razones porque la tecnificación en la que nos encontramos hace que no tengamos tiempo para lo que no sea “funcionar”. Lo más que somos capaces de ver en la jaula en la que nos han colocado y en qué parte de ella me sitúo, a la izquierda o a la derecha, pero ni siquiera esto ya, sino que puedo decidir a que barrote me sujeto, si tengo uno en mis manos lo llamo mi mundo y lo defiendo, para ser uno más en la defensa de la jaula que se ha convertido en nuestra realidad, social, psicológico, afectivo, político y existencial. Se establece de esta forma la normalidad.

.

No ha hecho falta que nos corten las alas, sino que se nos han atrofiado, ya casi totalmente. No voy a ahondar en este tema, pues quien quiera puede leer el enlace que he colocado al respecto anteriormente. Debo advertir que es muy fuerte, lo cual no lo indico con animo publicitario, pues a estas alturas de mi vida carezco de tal interés, sino decir lo que me dé la gana y cómo yo quiera, independientemente del receptor que habrá de recibirlo como le parezca.

.

Nos han colocado en unos horarios a los que nos adaptan, ser prácticos nos hace ser pragmáticos, no sólo en nuestra vida como diseñadores de nuestro futuro, sino que lo hemos trasladado a los sentimientos, al arte (contempóraneo-pagado / premiado, etc), a la cultura (titulación o nada), a las relaciones personales y demás. De esto hemos pasado, en este progreso de la sociedad, a la eficacia y a la búsqueda del éxito, para lo cual basta ser testigos de nuestro entorno y toda la mentalidad que generan programas de televisión concursales y de difusión, versus telediarios. Y esto tiene como colofón su propio lenguaje: 140 caracteres con los que comunicar, con los que teorizar en política, para hacer la crítica social o mezclar una opinión ocurrente con la foto de la paella del fin de semana o de cuando el sobrino del cuarto ha hecho pipí en un orinal de patito… Dicho con todos mis respetos.Y luego esos “píos” se convierten en noticia. Lo cual ya es rizar el rizo.

.

Todo lo demás que salga del lenguaje rápido queda en manos de especialistas, a los que pagan las universidades o no sirve para nada, sino cuando se procesa semejantes trabajos en uso para acelerar nuestro (su) tiempo y dar de esta manera nuevos beneficios con los que se forman las grandes fortunas de las empresas mundiales de software, internet u ordenadores, móviles y demás, o lograda la inmensa riqueza en la esclavitud, como la industria textil y la banca, unos la esclavitud productiva y los otros la económica, que ata cada vez más a la ciudadanía. De manera que hemos hecho de la ciencia y la tecnología una cadena que nos amarra y no una liberación. Situación ésta que viene de una mentalidad previa en la que se han desarrollado los grandes avances de la humanidad.

.

Sin entrar en valoración alguna, decir que no se quiere saber nada de este tema sobre el origen de la manera de ser en nuestro mundo, que se relaciona con la literatura sobre manera. Nada preocupa que se continúe tergiversando nuestra vida desde la cultura, pero a unos niveles que lo hacen increíble. Incluso a mí me lo parece, hasta el punto de pensar que si por haber leído tal libro de caballería y otros, me habré vuelto loco, en el sentido más “quijotesco” de la palabra, pero los hechos son los hechos, más ruego a vos mercedes, queridas y queridos lectores, seáis quienes vislumbréis si son gigantes o molinos. Más no es mi intención atacarlo, sino señalar y decir ¡mirad! Con lo cual me conformo, pues llega un momento de la existencia en el que cada cual ha de ser dueño de sus ojos y ver lo que él vea y no pretender imponer un punto de vista a nadie. Ni siquiera quitar la venda si la hubiere, pues cada cual habrá de hacerlo por sí mismo. Nada de desfacer entuertos, a no ser que estas palabras se conviertan en lanzas en astilleros y adarga. Entonces sí.

.

Ya cuando leí la obra “Amadís de Gaula” me sorprendí pues no di crédito a lo que veían mis ojos en la lectura. (¿Qué vi? Lo que cuento en el enlace) Llegueme a preguntar si cierto fuera, duda que trasladé a gente de mi alrededor, sobre si lo que leía es lo que pone el libro o me lo imagino o lo interpreto subjetivamente, y sí, lo confirmaron. Me quedé perplejo, pues me refiero a un libro editado el año 1508, a cuyo contenido aún no llegamos hoy en día, a pesar de la rebelión que hubo desde la literatura como respuesta, sin saber los nuevos autores rebeldes que lo fueran, a comienzos del siglo XX. Como dijo Saramagola literatura es lo que inevitablemente nos hace pensar”, pero para evitar esta función se ha trasformado la lectura en sensaciones transitorias, en imágenes impactantes y todo queda como estaba, más o menos.

.

Porque, seamos sinceros, ¿quién tiene tiempo de leer como una experiencia “En busca del tiempo perdido” de Proust?, que si encima nos traslada a una visión nueva de amar y de vivir nos acarreará problemas, pues ¿y si dejamos el trabajo?, y más sin ser millonarios y se convierte en un fenómenos de masas. O ¿quién intenta desentrañar lo que cuenta Joyce en su obra “Ulises”, pero más en “Finnegans Wake”, que es un personajillo borrachín que resucita para enfrentarse a todo el poderío fascista, lo cual se le ocurre  escribir al contemplar impávido desde el balcón en su casa en Roma, la entrada los camisas negra a tropel y que se hacen con el Poder días después? Se considera una pérdida de tiempo. Para leer, por si alguno se escapa, están los bestseller, las obras premiadas-recomendadas.

.

Pero sigamos, y no nos distraigamos, que ya este escrito pasa de los 140 caracteres. Resumiendo, por decirlo de alguna manera: Cuando se cumplieron los quinientos años de la edición de “Amadís de Gaula” planteé a la Biblioteca Nacional que por qué no hacer un homenaje a este libro y a su autor, igual que se hizo con la obra de Cervantes, “Don Quijote de la Mancha”, dos años atrás en su IV centenario. Consideré y  hube argumentado que hay mucho de lo que hablar al respecto. Ni caso. Insisto y hago una reclamación, a parte de otras posteriores, in situ. Al fin se puso en marcha una exposición de dibujos sobre el caballero andante Amadís de Gaula y de las portadas del libro. Me pareció una burla. Escribí al Instituto Cervantes, al Ministerio de Cultura, cuando estuvieron los buenos, los progresistas, y otrosí cuando los malos, los conservadores, y nada. Ni el más mínimo interés. Me dirigí a universidades, a catedráticos que hacen estudios eruditos sobre esta obra y casi nada. Quien da una respuesta afirma que lo que indico sobre esta obra de Montalvo no es relevante, debido a que es una copia de otras anteriores. Planteo que es ésta, la novela del escritor medinense, la que es el eje central con su personaje Amadís en el libro “Don Quijote de la Mancha”, ya que en dicha obra de Cervantes se repite su nombre en diversas partes de la novela y sus referencias y alusiones, pese a lo cual: nada.

.

Visto lo visto decido una estratagema gracias aun amigo de un pueblo del que fue alcalde, Santa Eufemia del Aroyo, cercano a la otra medina, la Seca, que me advierte: no vayas de frente porque no vas a conseguir nada. Hablo con la concejala de cultura del ayuntamiento de Medina del Campo después de haberlo hecho con la secretaria del alcalde, de pasarme de unos a otros, ¿Garci Rodríguez?, a sí… ¿quién es? Por fin me atiende y comento que se haga un homenaje a un vecino del pueblo de hace quinientos años, que escribió la última gran obra de caballería, que además sale citada en el Quijote. Sí, me dice cuando vuelvo a llamar por cuarta vez pasados unos días. El fervor patriótico de ser tal autor del pueblo ha funcionado. Parece un tema extraño, me dice. Que digo yo ¿qué de extraño tiene? En las asignaturas de bachiller de Letras se estudia, eso sí los prejuicios al respecto y los clichés que se han formado con respecto a las novelas de caballería, baste ver los libros de texto sobre la cuestión.

.

.

Se hizo un acto en Urueña (Valladolid), la ciudad del libro, para dar más realce a una charla, a la que pedí se invitara para hacer una mesa redonda a alguien conocedor de la obra, pero que la hubiera leído y me quedé solo. Contaría muchas anécdotas sobre aquel acto, pero decir que la anuncia el presidente de la Diputación de entonces, que fue tocayo de quien esto escribe, lo que generó alguna confusión graciosa. Pero cuando ya se había anunciado la quieren trasladar a otra fecha, se ha dado demasiada publicidad. Me niego. Soy una persona muy ocupada y no puedo cambiar de día, además iba a marcharme a Singapur y luego a Nueva York, en Japón les interesa mucho el personaje del que iba a hablar, por cierto su autor fue regidor de Medina del Campo, etc. No fue cierto que fuera a viajar, pero me tenía que dar el pote y ¡funcionó!

.

Fueron unas veinte personas al encuentro aquel, algunas viajaron de varias provincias, pero diecisiete amigos personales míos. Todo muy cordial, las personas de Urueña que iban a ir no pudieron por estar muy atareadas, pero sí los organizadores. Uno de los cuales negaba sistemáticamente lo que yo dije con respecto a lo que pone el libro. Pedí que lo leyese en alto él mismo, se negó, lo hice yo, pero erre que erre: que son falsificaciones, apócrifos… refiriéndose despectivamente a la obra y a mi persona. Cuando no tuvo salida comentó que no fue una obra relevante, que la gente no sabía leer de aquel entonces, en su mayoría, que carece de importancia. Y así quedó. El debate en el aire. Yo expuse mi tesis. Por cierto, “Amadís de Gaula” fue la obra más leída en el s. XVI en España y en Italia. Hice otra exposición entre amigos en Alcalá de Henares, en un acto casi clandestino, porque no se enteró nadie sino los colectivos afines en los que hube participado años atrás, asistieron nueve personas, y así ha quedado la cosa siete años después que me encuentro por avatares del destino en la cuna de Cervantes  el año en que se celebra el IV centenario de su muerte. También un siglo antes, parafraseando a Nietzsche, Amadís ha muerto y con él sus blasfemadores.

.

Y ¿qué tiene que ver todo este rollo con la obra de un soldado que participa en la conquista de México, la Nueva España, y que fue gobernador de Guatemala? Mucho. Muchísimo. Porque aparece citado en varias ocasiones este libro de caballería y porque hay una relación entre la mentalidad de los conquistadores y las novelas de caballería, que he podido confirmar que influye en lo que fue el mestizaje de cuando la asimilación de los pueblos indígenas y porque se prohíbe leer los libros de caballería para más adelante también las biografías de los conquistadores. ¿Por qué? Nada de esto hoy se quiere relacionar, ni se habla de ello, ni nada, sino referencias fútiles, basadas en las caricaturas al respecto, pero sin informar de su realidad. Ya no hace falta prohibirlo, ni siquiera nos interesa.Lo cual tiene mucho que ver con la sociedad en la que estamos, en la que nacemos y pacemos.

.

Pero lo veremos en el siguiente capítulo y en otros posteriores, así como anécdotas y curiosidades del libro de Bernal Díaz que me ha hecho volver a mis tesis sobre Amadís de Gaula. En unas fechas en las que se está aprovechando desde el mundo universitario para repetir todos los tópicos al respecto, del de la Mancha y del de Gaula. Decir que el libro de Bernal me ha roto mis propios prejuicios sobre la conquista del Nuevo Mundo. Y que el conocimiento exige relacionar cosas que aparentemente no tienen relación, pero que sí la tienen si se encuentra el hilo conductor.

.

Escribiré a partir de esta obra de Díaz del Castillo en relación a “Los conquistadores y don Quijote”; “Los conquistadores y Sancho Panza” y “Anécdotas e Historia”, al menos será mi intención, que podré ampliar si en el trascurso del tiempo necesario así se dispusiera. Paciencia querido lector.Y salud.

.

.

.

.

Anuncios
  1. Miguel Ángel Fernández
    14 marzo, 2016 en 23:43

    Mucho me temo, Ramiro, que tendré que acabar leyendo el Amadís. Estoy contento, ya te lo he dicho, de haber acertado con la “Historia verdadera de la conquista de la Nueva España”. Creo que ambos hemos sacado notas históricas, literarias y filológicas; es un tocho, pero se lee bien capítulo a capítulo. Y engancha.
    Voy a ver si resuelvo otros temas para entrar a De las Casas, que promete.

    • 15 marzo, 2016 en 18:23

      Hoy, precisamente, he estado ojeando las obras de Bartolomé de las Casas en la biblioteca. Son 14 tomos…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: