Los árboles

Un día el pirata malvadín empezó a tirar piedras a unas máquinas que iban al lugar donde jugaban al fútbol.

Qué malo, qué malo es el pirata malvadín! -, decían algunos.

Pero el pirata malvadín avisó a sus amigos para que fueran a ayudarle. Les explicó lo que estaba pasando y todos estuvieron de acuerdo.

Se subieron a los árboles para que no les tarasen las máquinas.

Resulta que los niños del barrio juegan en un descampado que tiene muchos árboles. Han inventado una nueva forma de jugar con ellos. En baloncesto mete canasta quien da a una rama. Cada equipo tiene su árbol. En fútbol para meter gol hay que dar a un tronco, por lo que no hace falta portero.

Si les quitan los árboles también su manera de jugar. Además a todos les gusta sentarse bajo su sombra, para descansar o para hablar. Y son muy bonitos porque tienen cada uno tiene una forma muy diferente.

El padre de Adolfito los poda todos los años para que crezcan más y para que las ramas que sean muy bajas no les molesten para jugar.

Con el escándalo que montaron salieron los padres y madres a ver que pasaba. También llegó la policía para detener al pirata malvadín que aventuras hace sin fin.

¿Por qué?, por qué?, pero ¿qué está pasando?.

¡Es que quieren quitar los árboles!, gritaron los niños y niñas que estaban allí protegiendo a los árboles agarrados a sus troncos o subidos sobre sus ramas.

Es por el progreso y por el desarrollo, dijo el concejal que dio la orden.

Pero ¿para qué?, preguntaron las madres y los padres, que querían llevarse a los niños de allí. También estaba el papá y la mamá del pirata malvadín.

Es para hacer un polideportivo y que los niños y las niñas puedan jugar al balón, hacer deporte y correr.

Entonces los papás y las mamás del barrio se agarraron a los troncos de los arboles y alguno se subió a sus ramas para apoyar a las niñas y los niños.

Gracias a aquella protesta el lugar se convirtió en un parque lleno de árboles y jardines, donde se juega de una manera diferente a los deportes del balón porque se hace con los árboles.

Anuncios