Literatura al día

.

28 – IV – 2017. Una revista local de Alcalá de Henares anuncia en un titular: “El premio Cervantes sitúa a Alcalá de henares en el epicentro de la literatura”. Que haya tal centralidad exige que haya una periferia, después de la cual nada. Precisamente en esa “nada” es donde habita el magma de la cultura y el arte. El epicentro lo constituye el Poder, el poder de dar los premios, se señalar con el dedo o báculo al elegido, un poder que se da a sí quien controla las instituciones, de manera que pone a sus disposición a los cortesanos en forma de “expertos”, “eruditos” y demás. la periferia bulle, mientras que la cultura “central” son figuras de cera, reducidas a un nombre, a títulos, exposiciones, premios, sin que llegue a conmover, pero sí a usar la palabra “conmueve” acompañada de adjetivos sin fin, repetidos como en una noria para los elegidos.

.

24 – IV – 2017. El teatro hace visible aquello que representamos y no vemos, en los sentimientos, en vivir en general, en la comunicación.

.

Efectivamente el concurso de guiones fue a parar a la mentalidad de una asociación cerrada en sí misma. No importa, los guiones tienen su vida propia y ya saldrá y si no es que nadie lo espera.

.

23 – IV – 2017. Hay libros que nunca leería. Pero si alguna vez por habérmelo regalado alguien lo he hecho, siempre he encontrado algún dato nuevo, algo interesante. Creo que no hay que descartar lecturas de antemano.

.

Ayer participé en un “Karaoke literario” que se celebró en el barrio San Cristóbal, en Madrid. leí el final de el tomo último de “En busca del tiempo perdido”: “El tiempo recobrado”. Me parece una exquisitez. Lo leí días antes en el encuentro poético “La oveja Negra” que se celebra cada día 20 a las 20 hs. en Alcalá de Henares. Comenté que cuando se derrama la poesía aparece la prosa de Juan Ramón Jiménez o la de Proust.

.

Fue en San Cristóbal, entre el bullicio, el murmullo de que todos estuviesen hablando, donde una chica me pidió la referencia del libro. Pienso que este tipo de lecturas requieren de cierta solemnidad. Pero nunca se sabe. En el fondo son uno o dos quienes escuchan, aunque haya muchos que hagan que escuchan.

.

Hoy iré a un acto de homenaje al libro. También en el barrio de san Cristóbal de los Ángeles. He presentado un texto, “Pandilleras al tren”, en un concurso de teatro. Hay otro para guiones de cine. En el primero también participa mi hija pequeña. Tengo pocas esperanzas, porque estas asociaciones son muy cerradas y van a lo suyo y con los suyos, a los que premian y para lo que lo convocan. Es una mentalidad. El texto que he presentado me satisface. Pienso que es bueno, modestia a parte.

.

Estoy terminando de leer “La suite francesa” de Némirovsky. Me parece una gran novela porque cuenta la trama humana de la guerra, con sus contradicciones sentimentales. Algo que no es fácil narrar y menos reconocer. Es una novela tremendamente valiente y sincera. Más conociendo el final trágico de la muerte de quien la escribió. No le dio tiempo a finalizar, por lo tanto tampoco a corregir, a pulir… y percibo que falta algo. Quizá que la pusieron tan elevada quienes me la recomendaron leer, que … no sé. me encanta, pero le falta el toque de lo sublime. O puede que sea porque comparamos demasiado lo que leemos, lo cual es un fallo.

.

18 – IV – 2017. Según Antonio Buero Vallejo “se escribe porque se espera algo, pese a toda duda”. ¿Se espera? Yo diría que se busca. Sin saber qué.

.

En unos días participo en un acto de lectura colectiva. He elegido el final de “En busca del tiempo perdido”, en el tomo VII: “El tiempo recobrado”. Me encanta su lectura… si tuviera que pintar a las personas lo haría en el tiempo y parecerían monstruos….

.

8 – IV – 2017. En la obra “La suitte francesa”, Iréne Némerovski escribe: Una novela tiene que parecerse a una calle llena de desconocidos por la que pasan no más de dos o tres personajes a los que se conoce a fondo. Según ella Proust y otros han sabido sacar  partido de los se para humillar y empequeñecer a los protagonista secundarios. Desde mi experiencia entiendo que los protagonistas aportan el punto de vista de la historia, mientras que los demás son el paisaje donde sucede la misma. A veces un personaje que sale de pasada adquiere gran intensidad. Todos sirven para “desnudar” a los que recorren toda la trama y han de servir para resaltar los factores sentimentales que adquieren vida en la novela. este “adquirir vida” sucede si se logra hacer sentir al lector, no sólo informar de lo que sucede.

.

He observado que muchas poesías son narraciones sin más, con forma de poesía, pero sin metáfora ni ritmo. Puede haber sentimiento, pero no trasmitirlo.

.

7 – IV – 2017. Me ha llamado la atención que en una de sus cartas Marcel Proust alude al cuadro Hombre del guante” de Tiziano, y muestra su predilección por el mismo. Nunca lo hube leído, y justo escribí un cuento sobre “el guante de Tiziano”, cuyo protagonista busca a quien le haya gustado… y ¡qué casualidad!, en la realidad lo encuentro en un escritor de hace un siglo. Me ha parecido increíble y me ha emocionado. hay algo que traspasa el tiempo y une, que recorre espacios invisibles y sopla en la misma dirección. Hay algo que atrae, no sabemos qué, por más que lo buscamos con la palabra.

.

El cuento de Max Dairaux, “El sacrílego”, uno de los escritores hispanos con los que se cartea Marcel Proust me ha gustado como historia relatada. La literatura salta de la historia que se narra y de lo que cuenta al sentimiento, cuanto más puro más profundo. Es el salto que da Proust y los demás de su entorno no le siguieron. ¿Cómo se hace? Más bien es: cómo se vive la palabra.

.

4 – IV – 2017. Vuelvo a pensar que la poesía es metáfora y ritmo. Lo demás es narración, por más que se verticalice su escritura. Me ha venido al pensamiento cuando he leído nuevamente a Jorge Guillén.

.

Cada persona tiene una lectura propia, que depende de su experiencia y de la vivencia que haya hecho sobre lo leído.

.

Me está gustando el libro de cartas de Proust a tres hispano. No es que diga gran cosa, sino sus sutilezas, su constante estar enfermo y haber leído su obra. Se va sabiendo, algo que al conocer al autor se puede suponer, que es la trasposición de varones en mujeres de su novela. saber que el juego de cartas recibidas y que crean confusión sucedió realmente. O la muerte de Albertina a caballo.

.

No obstante no creo que copie la realidad. me retrotraigo a mi experiencia de escribir la última larga novela en la que llevo años. Muchos personajes son referencias para anclarlo en la memoria y darle rostro. Por ejemplo el de “Pedrulo”, su cara es la de su hermano, pero no son exactamente ninguno. Los personajes se disuelven en el ambiente de la novela y se va creando. Tampoco es exactamente lo que sucede lo real, sino que parte de una realidad en la que se enganche al lector y trasponer otra a la suya.

.

La idea de intimar con una mujer pensando en otra me la sugirió Dany, contándome su propia experiencia. y Otras cosas que me enseñaba el auténtico Pedrulo, de quien tomo el nombre para el personaje ya indicado.

.

.

.