Frutos del silencio

“Cada átomo de silencio
es la posibilidad de un fruto maduro”.

(Paul Valéry).

.

.

Te volveré a ver, la próxima vez que cierre los ojos.

En cada sueño que vengas a visitarme escucharé tus cantos

Ya sé que no es suficiente.

Sé que tú no lo entiendes

y no dará resultado este juego de amor,

en el que la poesía tenga que encerrarse

en cuartillas amarillas de aventuras

que se atragantan con el trajín cotidiano.

Dejaría todo por ti,

pero no me hagas cambiar

los versos por las pólizas,

ni mis delirios por rutinas,

ni mi pobreza por un reloj en la muñeca.

Y, sin embargo, seré capaz

de abandonarlo todo

si entiendes que eres mi poesía,

que tú eres mi locura,

impulso de mis vidas y pasiones.

Nos separa haber estado tan cerca

y ahora nos une la distancia

en un abismo infinito.

Eres un horizonte del alma,

mi verdad y mi mentira.

*

El horizonte es la verja que encarcela la mirada

y tus ojos donde vuelan las quimeras.

Mis palabras son prisiones de lo eterno,

tu sonrisa el espejo sin razón.

La soledad: una isla sin mar.

Eres el rumbo que han de seguir mis sueños

para ser náufrago de mí mismo.

*

Desde el acantilado

he aprendido a mirar.

Mirando al horizonte

aprendo claves de misterios.

Miro al mar

y descubro la profundidad de las cosas

y con las olas aprendo a mirar a los sueños,

rostro a rostro,

que en la orilla desvanecen.

Miro al amanecer

y aprendo a ver la vida

y a sentir la otra cara de la otra cara.

Con las hierbecillas

supe ver los pequeños detalles,

porque ellas se mecen con el viento

y yo, mirándolas siento el viento

cabalgar entre mis cabellos.

*

En la noche del recuerdo

siento el latido del mundo

y el aullidos de los lobos

mientras que las fantasías son devoradas.

Mil laberintos de colores brotan

cuando lo espontáneo es una copia,

mal parida, de los monstruos cerebrales.

Hay momentos en que los pasos se escuchan,

las sombras se hacen fantasmas y persiguen,

incluso el sonido de un vaso del vecino,

que se hace cómplice y sospechoso

y la noche se rompe en mil pedazos.

El alma se desgaja, las manos tiemblan.

¡Terror, horror!

El tiempo se detiene, se congela.

Los versos sirven de flete al pensamiento.

Menos mal.

*

Quiero luchar contra el tiempo

y amar y vivir

sin que el reloj marque las horas.

Intento parar las olas

se van y pasan,

todo estalla en los acantilados

del adiós

y también los cronómetros.

Recojo la esencia de los sueños

y son arrastrados.

Escancio el alma

y bebo un veneno del pasado.

El presente, el pasado y el futuro

se conjuran y conspiran

como reyes de la paranoia.

Pasa el tiempo contra el tiempo.

*

Cada trago de vino

es un rincón de la taberna,

es un beso en la distancia,

bersos” del aire.

El aroma a moscatel

trae un suspiro.

Es tener la copa entre mis manos

acariciar versos de piel,

transparencia y suavidad.

¡Nuestra manos estuvieron tan llenas de sueños!

y me embriago, sorbo a sorbo,

para tragar la amargura de no verte.

Volveremos al Castillo del Aire,

pero ya me ha traicionado el viento,

que se llevó mis palabras.

*

Quiero saber lo que es el amor

y convertir la verdad en sinceridad,

y saber que la libertad fue lo que te quise.

Si el último día de mi vida,

tal vez mañana, tal vez hoy,

no dijera “te amo”

de nada servirá que acuda a Dios.

Aunque la muerte sea la nada

todo servirá si te amé.

Lo eterno es amor,

y Dios … no lo sé.

*

Si cuando estemos juntos

sigues siendo tú misma

y estás a gusto contigo y los demás.

Si cuando tengas ganas de decirme algo,

o de contar lo que sientes

a cualquier mujer o varón

y eres sincera y no usas la verdad para engañar.

Si cuando ves algo bello y hermoso

eres capaz de acercarte sin temor

y, sobre todo, puedes crear lo bello en lo que ves.

Si eres capaz de verte guapa

y de sentirte inteligente

y, más aún, de quererte y amarte a ti misma.

Si eres capaz de crear un mundo propio

sin rejas y sin fronteras, del que puedas salir

y ese mundo tiene un horizonte común a otros.

Si puedes comprender a cualquier persona

y sentirte comprendida por el silencio

sin dejar de luchar por lo que has comprendido.

Así, y solamente así, sabrás que nos hemos amado.

Porque cuando te amé pude escribir estos versos

y traducir un sueño de amor en un poema.

*

Poetas y musas

Podrán volver a cultivar los campos,

pero los ya cultivados y secos

fueron los que alimentaron.

Nacerán nuevos seres humanos,

pero los ancianos, ya a punto de morir,

fueron quienes hicieron la Historia.

Se soñaran más mundos invisibles,

pero los poetas que no dejaron de gritar

fueron quienes enseñaron a soñar.

Los versos fracasarán ante el mundo

pero la poesía es triunfo a lo mundano.

Cuando un varón fracasa en el amor

todos los demás fracasan con él.

Cuando una mujer triunfa o fracasa

lo hace ella sola.

Por eso el varón es poeta

y la mujer una musa invisible.

Cuando una mujer hace poesías es viento

y cuando un varón inspira lo hace como una sombra.

Que me perdonen las feministas.

*

Siento tu presencia

en el silencio de la tarde.

Escucho tus gestos

como si rozase el tiempo.

Grito tu nombre,

en el silencio de la tarde,

para llamarte…

y responde el tic tac del reloj.

Grito tu nombre en mi locura de amor.

¡Grito tu nombre!

y el eco es:

el silencio de la tarde.

*

Viento de silencio

Ven a pasear a la orilla del río

donde el silencio navega entre tú y yo.

Cada paso que hace crujir las hojas secas

es el latido de un camino.

Las ramas se mecen en el aire,

acarician nuestros sueños

que brindan por los dos.

Asimos nuestra manos

que ven más allá del horizonte

y todo lo podrán tocar nuestros besos.

El amor es un equilibrio en la cuerda floja,

sin buscar palabras

ni pensar qué decir para vestir nuestras almas.

Ni los ruidos de discotecas y bares

pararán nuestros silencios,

que escapan a las almas sordas.

Silencio para escuchar y tu alma encendida

y, mientras, las ilusiones

construyen nuestro enamoramiento:

pecado de lo real.

¡Que mis palabras sean brisa

y erosionen lo inexorable.

¡Que se apaguen las guerras!

que yo escribiré con palabras de silencio

dejando que llueva el viento vagabundo.

*

La soledad brota del silencio del silencio

a borbotones,

y en mis labios se forman las palabras,

y en mis manos los caminos.

Esperanza de la primavera

de noches que perfuman a cielo.

Los bosques volverán a tener leyendas

y las almas se unirán

soledad con soledad.

La distancia entre los dos:

soledad más soledad.

El amor entre tú y yo:

un abrazo en soledad.

*

Mis palabras son para ti.

Significan silencio.

Cada letra es

una molécula de amor,

partícula elemental

de energías inciertas.

Significan sueños.

.

.

.

A %d blogueros les gusta esto: