Gotas de licor exquisito. Poemas elementales.

.

Año 1984

.

Cuando mi vecino en Madrid, Daniel, practicante de Tai Chi, me regaló un libro de poemas japoneses, “Un puñado de arena”, de Takuboku, me encontraba terminando un libro de poesías cuyo estilo es muy diferente. Las formas de expresión de mis poemas son largas. Busco metáforas, sonoridad que entran en resonancia con mis sentimientos.

.

El libro de Tokuboku me resultó en un principio simple. Más de sensaciones inmediatas que de sentimientos. Luego he leído otros libros de haikus y tankas que no entendía, pero me llamó mucho la atención, de manera que pensé en ellos. Despertaron aquellos poemas cortos y directos en su forma , curiosidad. En aquella época en que leí estos libros practiqué Zen durante unos meses. Me interesé por el estudio de la  filosofía oriental, algo ajeno a mi vida cotidiana, casi lo contrario. Volví a leer los poemas de Takuboku al cabo de un año. Decidió vivenciar aquella lectura y me propuse manifestar mis sentimientos y percepciones mundanas al estilo japonés, mediante una mezcla de tankas y haikus. Elegí la métrica 7 – 7 – 5 – 7, con rima libre.

.

Gracias a esta experiencia entendí, de una menara intuitiva, la forma sencilla y llana de expresarse los orientales, que parece que más que decir algo hacen estallar nuevos conceptos y vivencias, sin dar vueltas sobre sus palabras ni alargar el lenguaje.

.

Esta obra ha sido un reto para mí y una práctica que me ha enseñado el valor de lo pequeño, de la sencillez, y me he dado cuenta de lo exquisito que es flotar sobre los detalles.

 .

.

I

Como flota la nube

de algodón esculpida,

mi alma lloraba

en un mar de suspiros.

.

.

II

La sombra reflejará

la luz que se apagaba

pintando el cielo

la oración que se apagó.

.

.

III

La esquina de una mansión,

el rincón del comedor

me suena a mí

a una espina y a un dedal.

.

.

IV

Las columnas del panteón,

el tallo de las flores,

las miradas son

de la tierra que se va.

.

.

V

Una foto es un posar,

quieren parar momentos

que se escaparían

de allá, en nuestro recuerdo.

.

.

VI

Si las palabras se van

llevadas por el viento

las mías no se irán.

Mis palabras son viento.

.

.

VII

En otoño las hojas

se caen y en primavera

se abren las flores,

¿es del tiempo un latido?.

.

.

VIII

La música me lleva

a un mar de auras sirenas,

¿dónde estarán

las sirenas en el mar?.

.

.

IX

Manzanilla con anís,

bebida del deleite.

¿Qué hay para beber?.

¡Manzanillas con anís!.

.

.

X

¿Cómo es posible, mi amor,

que no puedas darme amor

si ayer escondí

una estrella para ti?.

.

.

XI

Mi amigo Daniel me dio

un buen libro d Japón.

Le quise imitar

y aquí están estos versos.

.

.

XII

Sí, el mundo es inmenso

y sentir por el mundo

no cabe en mi alma.

Concentro omnia en un punto.

* (omnia = “todo”)

.

.

XIII

Esperarte me hace ansiar

el momento de verte.

Te ansío con fuerza

si puedo esperar verte.

.

.

XIV

Leo libros sin pararme,

escribo sin cesar.

¿Cuándo viviré?

… cuando no necesites.

.

.

XV

El reloj marca la hora

y la hora la marca el sol.

¿Qué hora es por favor?,

allá arriba está el sol.

.

.

XVI

Lo infinito en mí no entra

ni yo quedo dentro de él.

¿Qué puedo hacer?,

esperar que amanezca.

.

.

XVII

Una tarde de lluvia

yo no sabía si salir,

pues me mojaría.

¡Qué bien ser regado así!.

.

.

XVIII

Hoy he comido muy bien,

tenía hambre de comer bien.

¿Qué he comido hoy?:

gratis y en buena casa.

.

.

XIX

Hacer poesía es bonito

embellece lo que veo.

¿Por qué no hacerla?.

Hagamos bellas poesías.

.

.

XX

Mi fe camina en hilos

que van de tierra a cielo.

Creo a veces no creer

descubriendo mi fe en Dios.

.

.

XXI

Estoy muy cansado

con ganas de descansar,

hoy he terminado,

mañana vuelvo a empezar.

.

.

XXII

Tengo sueño y voy a dormir,

voy a dormir y voy a soñar.

¿Qué soñaré hoy aquí?.

mañana despertaré.

.

.

XXIII

Una flor en el jardín,

es semilla en el alma,

luz del corazón.

¡Sembremos bellas flores!.

.

.

XXIV

Un remolino en mi alma

que absorbe la vida mía.

¡Qué vértigo Dios!

voy a ahogarme de cielo.

.

.

XXV

Te escribo una carta a ti

contándote mis cosas,

¿cuándo escribirás?.

Tengo ganas de leerte.

.

.

XXVI

Voy a jugar como un niño,

me siento inocente así.

¿Cuándo creceré?.

Cuando juegue a ser niño.

.

.

XXVII

Tras una gran tormenta

la primavera aflora.

¡Qué maravilla!.

Es bonito despertar.

.

.

XXVIII

Escuchando los ruidos

en la ciudad ruidosa

quiero marcharme.

Empiezo a cantar. Canto.

.

.

XXIX

Un árbol verde verde

en el jardín se eleva.

¡Ay!, qué verde árbol.

Seguiré viendo el árbol.

.

.

XXX

La farola se esconde,

la farola se apaga

cuando llega el día.

De noche se encenderá.

.

.

XXXI

Los momentos de angustia

son charcos del camino.

El rato alegre:

islas del mar.

.

.

XXXII

Nubes que se interponen

entre la tierra y el cielo,

quizá lloverá,

pero entre ambos estoy yo.

.

.

XXXIII

Lánguidos gestos se ven

en tu rostro asomados.

Melancólica,

tienes gestos poéticos.

.

.

XXXIV

He salido hoy al balcón,

me he fijado en todo esto.

veo andar a un chaval.

Es importante andar, ¿no?.

.

.

XXXV

El viento me llevará,

no se adónde me lleva,

vuelvo solo, así,

siendo viento… de viento.

.

.

XXXVI

Circulo en bicicleta,

llego con puntualidad.

La bici es bella.

Es la lucha estética.

.

.

XXXVII

Tengo buenas noticias,

se las contaré a ella.

Llama a la puerta,

otra buena noticia es.

.

.

XXXVIII

Voy a una casa de campo,

enciendo la chimenea,

miro las llamas,

ya no quiero nada más.

.

.

XXXIX

Cuando escribo te miento.

Cuando miento no escribo,

¿qué quiero decir?,

que no sé si miento.

.

.

XL

Qué belleza hay en el niño,

qué hermosura su dulzura.

El niño nace;

seguir naciendo es vivir.

.

.

XLI

La hoja está en la rama,

la mariposa en la hoja,

mi vista en ella,

mi destino en mi visión.

.

.

XLII

Un libro se abre y cierra.

Un libro se escribe y lee.

Pues yo escribo y leo

libros que sólo se abran.

.

.

XLIII

Es la rueda que rueda

una rueda redonda.

¿Cómo es la tierra?.

La Tierra es esférica.

.

.

XLIV

El agua clara y azul

está en el mar y en el río.

El agua embriaga y

transparente hace al alma.

.

.

XLV

Hoy he visto unos ojos,

me ha hablado una chica.

¡Qué día!, ¿quédía es hoy?.

El día de la tentación.

.

.

XLVI

Dibujo con palabras

lo que no tiene clor.

¿Qué escribiré?.

Lo que sí tiene color.

.

.

XLVII

Escancio el sueño real de hoy

en la vida náufraga.

Hoy me embriagaré,

la muerte es la resaca.

.

.

XLVIII

He andado por caminos,

el camino tiene fin,

tiene principio.

La vida es caminar pues.

.

.

XLIX

Horizontes lejanos

son un imán en el alma,

me atraen hacia ellos

y camino sin meta.

.

.

L

Una paloma vuela

y un jilguero canta así:

pío, pío. ¡Qué hermoso!.

¡No cazar pajarillos!.

.

.

LI

Dormir es paréntesis

del no dormir del ayer.

Quiero dormir.

Cierro los ojos. Duermo.

.

.

LII

El sol derrite mi piel,

acaricia mis sentidos.

Sol de verano,

sol de calor, sol fuerte.

.

.

LIII

Recorrer los caminos

es una forma de andar,

andar hacia sí

y recorrer los sueño.

.

.

LIV

Luchar es una vida,

vivir es una lucha.

¿Hacia dónde van?.

Ese ir es luchar y vivir.

.

.

LV

Llaman por teléfono,

sorpresas cotidianas.

Hola, ¿quién es?.

¡Qué bien, suena el rin, rin, rin!.

.

.

LVI

El niño chupa el dedo,

su abuela le regaña,

el niño llora.

No es bueno tanto prohibir.

.

.

LVII

Silbando recorro un río,

volando entre música

quiero naufragar

y a una sirena encontrar.

.

.

LVIII

Escribiré el poema flor,

es un corto y bello poema.

¿Cómo se llama?.

Así: “Frutos del amor”.

.

.

LIX

No viene, no viene, no,

a quien yo tanto esperé.

Sigo esperando.

¿Esperar le hará llegar?.

.

.

LX

Busco la raíz del hombre.

¿Qué es el hombre en la vida?.

Gotas humanas.

Los hombres son la Historia.

.

.

LXI

Me asomé a la ventana,

viendo sin ver lo que vi.

Cerré los ojos.

Seguía viendo lo que vi.

.

.

LXII

Es un ramo de fuego

lo que te ofrecí ayer.

Al tú cogerlo

mi amor prendió tu corazón.

.

.

LXIII

Silbando me entretengo,

paseando me divierto,

descanso a veces.

Vivir es sorprendente.

.

.

LXIV

La esperanza es un color,

lis sueños un paisaje,

la vida un cuadro

y el hombre que ama un pintor.

.

.

LXV

El amor es el cielo

donde vuelan las vidas.

Si no vuela,

¿para qué sirve el cielo?.

.

.

LXVI

El tiempo es una semilla

que cuando me florece

es la eternidad.

¡Vivir es sembrar cauces!.

.

.

LXVII

Momentos de silencio

son horas de acordarse,

llegado el alba

de aquella que vi una vez.

.

.

LXVIII

Cuando la razón duerme

los nidos de pasión

incuban la fe.

Despierta en Dios la razón.

.

.

LXIX

El camino es tan largo

como el primer paso a Dios

y fue tan corto

como el último abrazo.

.

.

LXX

Hay dos sueños no reales:

sueños que no te acuerdas

y pesadillas.

Los demás según seas tú.

.

.

LXXI

Tus manos fusionaban

mis manos derretidas

y tu mirada

atrapaba el alma mía.

.

.

LXXII

Me atragantaban algo

tus palabras de cristal.

Tu sonrisa era

manantial de cariño.

.

.

LXXIII

Descubrí la soledad

muy rodeado de gente.

Descubrí el amor

en la soledad tuya.

.

.

LXXIV

De lejos te sentía aquí,

a mi lado distante.

¿Y ahora dónde?.

En la poesía que escribo.

.

.

LXXV

La vida en una mujer

es el latido virgen

de la belleza.

La mkuerte su eternidad.

.

.

LXXVI

Es atrapado el hombre

en la red del tiempo.

¿Cómo pararlo?.

Introduciendo el Amor.

.

.

LXXVII

Embriagado de ausencia

se tambaleaba mi alma.

Tuve resaca,

cerré los ojos, y vi.

.

.

LXXVIII

la muerte me persigue.

la vida huye deprisa.

Yo naufrago aquí

al perseguir a la vida.

.

.

LXXIX

Escribir es mentira.

No escribir es mentira.

¿Qué es, pues, sincero?.

No lo sé. Yo no lo sé.

.

.

LXXX

Oriente es sabia en Hombre.

Occidente es sabia en mundo.

¿Dónde está aquello?.

Se ha perdido con máquinas.

.

.

LXXXI

Oriente envía corazón.

Occidente envía mente.

¿Qué llega al hombre?.

Todo fuera de lugar.

.

.

LXXXII

Un día está formado por

años que han pasado ya.

Y un año ¿de qué?,

de días que no han pasado.

.

.

LXXXIII

La puerta se abre y cierra,

el muro está perpetuo,

ni entro ni salgo.

Vida, adiós, muro y puerta.

.

.

LXXXIV

La montaña es paisaje,

el paisaje es belleza,

yo camino en él.

Quien se busca es paisaje.

.

.

LXXXV

Una gota de rocío.

Una gota de lluvia.

Ríos de ilusiones.

Un licor exquisito.

.

.

LXXXVI

El silencio me habla.

Los gritos dejan sordo.

Me debo callar,

silenciosamente hablo.

.

.

LXXXVII

La noche blanca asoma

y las rendijas se abren.

Ayer terminó.

Mañana ¡hay que pararla!.

.

.

LXXXVIII

El tiempo es la cadena.

El tiempo no detiene

ni fuego ni agua.

El tiempo es una jaula.

.

.

LXXXIX

La luz de la farola,

la louz del sol y la hoguera.

¿Y cándo veo ideas?.

Es luz que ilumina luz.

.

.

PenumbraXC

La luna, alma de la noche.

Luna blanca de noche

flota en el cielo.

Le miro y es un poco mía.

.

.

XCI

El sueño me venció ayer,

despierto si vencerle a él.

¿Cuándo le venzo?.

Después de la siesta, ¿no?.

.

.

XCII

El sonido de coches.

Mi bostezo sonoro.

Un rayo de luz.

Ésta es mi primera hora.

.

.

XCIII

A falta de paisaje

me miro por dentro a mí.

¿Qué veo?… qué veo… ¿qué?.

A falta miro afuera.

.

.

XCIV

El sentimiento hace a la

música en un pedazo

de alma, que vuela.

El alma es música en Dios.

.

.

XCV

El bailar es esculpir,

dar forma a la música.

Cantar dar letra y

escuchar sabiduría.

.

.

XCVI

El pintar es traducir

la realidad al arte

o el arte al sueño.

Cada cuadro es un gesto.

.

.

XCVII

Soñar descubre el alma.

Escribir crea la vida,

siembra la vida

donde florece el soñar.

.

.

XCVIII

Leer un poema es un sorbo

que bebe algún momento

de la vida escrita.

Cada vida es un gotear.

.

.

tejado en VillasdemontesXCIX

El alma se derrite

en gotas de licores

que embriagan mucho.

¡Ya no andaréis tan rectos!.

.

.

C

Poemas elementales

son ladrillos de torres

construidas de aire.

¡Sin aire te asfixias!, ¡ay!.

tejado pagoda en León.

.

.

.

.

Licencia Creative Commons
Gotas de licor exquisito por Ramiro Pinto se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://wp.me/PQt0c-2xz.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.ramiropinto.es.

Anuncios