Mefistófeles y los cazadores de liebres

La cascada de lodo

cae sobre el asfalto.


El humo

se transforma en nube,

los versos en noche,

la palabra no vale.


El oro es un nuevo sol

que amasa monedas,

¡talismán de concilios

y arquetipos!.


Medimos sentimientos

en kilos de premios

y quilates de imagen.


El arte se compra y se vende,

en el libre mercado libre

del liberalismo libre

de la libertad libre.


Construimos templos de estupidez

para adornar el vacío

mediante ritos de plástico

y ceremonias de cristales rotos.

A %d blogueros les gusta esto: