Un poema para el mundo

Si yo pudiera coger el mundo
igual que un niño una pompa,
le seguiría con la mirada
y cuidaría su existencia.

Si pudiera hacer con las cicatrices banderas
y enterrar en el pasado el dolor
bordaría un futuro de versos entrelazados
y de escudo una flor.

Si quisiéramos cerrar los ojos
de tanta imagen infame
abriríamos las almas para sentir
la bandera del dolor y la patria de las flores.

Si esculpiera un poema
llenaría los versos de gorriones blancos
y en cada pluma un color, un ideal
y juntos formar la blancura.

Si mis palabras fueran ciertas
haría rimar a Kant con Boudelaire,
a Hegel con García Lorca
y a Kieerkergaard con Pessoa.

Si tuviera valor borraría con caricias
lo que rime con obús y de almíbar el sol
para convertir las Azores en azares,
fuera de la espesura del tiempo.

¡Poetas del mundo unamos el alma al alma
y hagamos argamasa de Granada con Castilla,
de Bagdag  y Banes con New York y Bangok,
con las manos desnudas sin oro ni marfil!

Destilemos de los versos la dulzura,
esperanza y más allá de palabras vanas
un licor que embriague al ser humano
de poesía cuya rima es ¡libertad!

Anuncios