Monólogo con Pessoa

Busto de Antonio García Guerrero, en Chiclana. Cada año, el día mundial del teatro el grupo Taetro le coloca una bufanda y se leen textos relativos al teatro.

.

Esta obra ha sido representada varias veces. El estreno fue en el Teatro Moderno de Chiclana, Cádiz, el 14 de marzo del año 2008. Texto seleccionado en el IX certamen de teatro mínimo “Rafael Guerrero”. Publicado el texto en un libro de varios autores, editado por el Exm. Ayuntamiento de Chiclana, año 2011. 

.

.

Personajes: actor – náufrago – Pessoa

.

(Tres manifestaciones diferentes en un mismo personaje, a modo de una atea trinidad, que también tiene derecho a ser uno y tres a la vez y verdaderos).

.

.

Momento de la representación

Actor – naúfrago – Pessoa: (Entra un personaje y mira a un lado y a otro, como si quisiera confirmar que no hay nadie que le mire. Puede estar perdido en una isla, encerrado en una habitación o en un escenario. Recorre tal espacio con cautela. Se le ocurre una idea, que le hace gracia. Sonríe. Desfila al son del abecedario que él mismo recita con musiquilla) a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n ñ, o, p, q, r, s t, u, v, w, x, y griega y z.  (Deja de desfilar, levanta los brazos como si le apuntasen con un rifle. Mira a un lado y a otro. Comprueba que no hay nadie. Los baja)  “¡Mi patria es mi idioma!”, eso lo dijo Pessoa. Fernando Pessoa. Efectivamente, el portugués, el español, el alemán, el chino, el neozelandés, el sudafricano, el marroquí. El nauí. El Esperanto ¿El Esperanto? Bueno el Esperanto sería la frontera, la frontera entre la atmósfera y la estratosfera. Digamos que no cuenta. La patria es la lengua que se habla. (Mira a un lado y a otro, como si no quisiera que nadie le oiga) ¿Y quien sea mudo? (Anda pensativo. Gesticula no saber qué es un mudo desde el punto de vista del idioma-patria) ¡El silencio! El silencio sería la patria de los apátridas. Pero no puede ser, porque para ello no tendría que oírse ni tan siquiera los latidos del corazón. Por lo tanto el silencio como tal no existe. ¿No existe el silencio o no existe la patria? Los mudos serían los independentistas (se ríe) y sin poder protestar, porque como están mudos. (Piensa). La segunda premisa es, según dice Pessoa, que lo más maravilloso del mundo entero es la inteligencia con que funciona la estupidez. ¡Se dicen tantas! Y funcionan. ¿Por qué?   Porque si mi idioma es mi patria y se dicen estupideces, mi patria ¡realmente! es la estupidez. Y cuanto más patriota más inteligente. Por eso funciona. (Se ríe) Pero (mira a un lado y a otro) aquí no hay nadie, por más que me parezca que puede haber alguien mirándome, observando mis movimientos, no veo nada. ¡Ah! ¿Y si alguien me observa, pero no se ve? Podría ser alguien que sí que sí existe realmente, para un ciego. Existe pero no lo ve. Sin embargo, si mis ojos funcionan perfectamente, como la estupidez,  y no veo a quien me ve a mí, es que existe, porque si no existiera no me vería. (Mira a un lado y a otro) Estoy seguro de que alguien me mira, pero yo no veo a nadie. (Mira a un lado y a otro)  ¿Puede ser Dios?  Es la única solución posible, al menos en mi patria. Y cada patria tendrá el suyo. Su dios propio y que cada una lo llame como quiera. Pero hay un problema (Piensa) Mi idioma es un idioma porque hablo con alguien. Pero, si estoy solo, es como si no existiera, supone no tener idioma. Tampoco tengo patria, ni dios, porque si estoy solo nadie me ve. Me queda solamente la estupidez. No sé si es mi estupidez, o la estupidez humana o la estupidez divina.  (Piensa) Será mejor que me calle, porque los que hablan no saben y los que saben no hablan. Eso lo dijo Lao Tse. ¿Y por qué no se quedó callado? (Silencio) Otro patriota. ¡Ay! Los franceses hicieron del desasosiego un entretenimiento y así surgió el existencialismo. De Alemania para arriba, los filósofos hicieron con él un sistema, construido con una palabra sobre otra, otra y otra y otra como si fueran ladrillos. Los españoles poesía. Los chinos muchas cosas, muchas cosa que luego venden por todas partes. En la India mantras. Los portugueses amigos. En Italia espaguetis. En el Caribe revoluciones. En Argentina el tango y la moneda. En Arabia laberintos y alfombras en Persia. Y los africanos las tribu, siempre unas contra otras. Claro que en Europa se entretuvieron haciendo poesías y con palabras construyeron los estados. También acabaron (piensa) acabaron y empezaron, unos contra otros.

.

Hasta que llegaron los americanos  y lo juntaron todo: ¡zas! a vender el mundo y a hacer guerras, pero no de unos contra otros, sino preventivas. Y funciona. Todo el mundo compra, todo el mundo vende o se vende, y  quien no puede hacerlo es pobre, o sea estúpido. Pero yo ¿a quién vendo o a quien puedo comprarle algo, si estoy solo? Ni tan siquiera puedo declarar la guerra a nadie.  ¡Ah! (Corre por el escenario) ¡Ya sé! ¡ya sé! Puedo mirar. Las palabras son ventanas por las que se asoma el alma, esto lo dijo alguien. No, no, ¡eso lo digo yo! No puedo dejar de hablar, para poder tener ventanas y ver a través de ellas. Si me callo no me puedo asomar. (Hace que se asoma a una ventana. Mira a un lado y a otro) No veo nada. (Pone la oreja en la ventana) Tampoco oigo nada. Nada de nada. (Anda cabizbajo) Tengo que esperar. ¿Esperar a qué? Me miran sin que yo vea a nadie. Hablo, sin que nadie me hable. La culpa la tuvo Pessoa, sí, porque creó personajes que fueron autores y autores que fueron personajes. ¿Y ahora qué?   Yo soy un actor ¡un actor! y no puedo salir del escenario. A él, a Pessoa, le encerraron las palabras. ¿Y a mí? A mí ¿quién me ha encerrado? Hemos acabado en el mismo lugar. Primero un naufragio. Venga a dar vueltas por la isla. Y resultó que esa isla era una palabra, pero ¿cuál? Y venga a buscar de un lado a otro, y venga a buscar palabras que luego dicen ser la inspiración. Hasta que ¡oh! la isla fue mi patria. Y lancé mis palabras al viento que se hicieron alas y banderas, y cabalgué con mi alma para abrazar a otras almas y llegué al mismo lugar: Una isla, un naufragio, un rincón en el que no hay palabras. Sólo alondras que no se ven, mariposas de colores que no existen, un horizonte que se convierte en la boca de un dragón. ¡No, no! ¡no! Quiero salir. “¡Pues cállate!” me dijo una voz. Fue él. ¿Pessoa? No, no. Fue la palabra “él“. Y él se convirtió en una mirada que me persigue.  (Mira a un lado y a otro) Pero me di cuenta que era una estupidez. No podía ser él y no existir. Entonces lo comprendí todo y amé. Fui un patriota ejemplar al contárselo a los demás. Me había equivocado. Pedí disculpas por hablar, por haber hablado demasiado. Y volví a viajar en barco. Entonces me puse a escribir. Pero las palabras se convirtieron en olas y fueron ellas las que se pusieron a gritar, a decir cosas sin sentido. Y a zozobrar. Otra vez naufragué. Otra vez la isla. Otra vez que tuve que callarme y quedarme sin patria. Otra vez las palabras volaban a mi alrededor. Y otra vez muchas nubes blancas se asomaron a verme. Y otra vez otra vez. Y las palabras me dijeron, porque las palabras hablan: “¿Qué haces?” “¿Por qué no dices nada?” Y cuando hablé otra vez construí mi patria y en ella estoy. Mi patria es el escenario. Mi patria es una isla, una isla en la que se  escenifica la palabra y hago lo que dijo Pessoa:

Vomitar un monólogo
sin pies ni cabeza
y lograr que parezca sublime“.

.

Lo digo yo. (Mira a un lado y a otro) Sí, sí ¡yo!. ¡Yo, con mayúscula! No me miréis así (sonríe y luego grita) ¡Yo soy Pessoa! (ríe a carcajadas) ¡Soy Pessoa! ¡Fernando Antonio Nogueira Pessoa! (Silencio. Lentamente su cuerpo queda firmes) Porque sus palabras son él. (Habla pausado, suplicante) Por favor, déjenme salir. Dejen que me vaya. (Da unos pasos) Les juro que no diré nada. (Se va).

.

– FIN –

.

El Faro de Chiclana. Representación el 23 de febrero de 2013.

.

Noticia en revista Puente Chico, febrero 2013

.

  1. 13 octubre, 2010 en 0:29

    Acabo de leer dos veces tu excelente y cojonudo monólogo. Eres polivalente.—- Hermoso y hasta lírico y “metafísico” en su escritura,” pero teatralmente le falta acción,tensión y pasión:bases fundamentales (para mí) de todo buen texto dramático Lo he leído con sumo gusto,te lo confieso,pero yo ,que al genial,no,al genialísimo Pessoa considero un topo,un cobarde,borracho o drogadicto,el monólogo,perfectamente estructurado para leerse, carece un pelín de efectos y cualidades necesarias para subir a los escenarios. No hago critica negativa,pero piensa que soy “un intelectual” un crítico que huye de hagiografía,glosa y ditirambo. Prueba a escribir un monólogo semejante,pero con un !un poquito de acción partiendo de actuaciones o cuestiones referenteS a E,Allam Poe o su genial epígono frances. Me atrevo a decirte esto, porque si conoces algo de mi obra,no hablo de mi “asqueROsa vida” yo soy autor coauto- editado de diecisiete títulos. Dos monólogos estrenados como autor,director,actor y compositor con dos temas .En fin que apenas se habla de ti por estos infiernos de los madriles,y eres un tío con un par de narices. Polifacético y llevando a cabo la poesía y reflexiones de ANTONIO CORTIJO. AUTOR TAMBIÉN DE “EL ESPANTAPÁJAROS AMIGO DE LOS PÁJAROS. ENHORABUENA POR TU QUEHACER E INQUIETUD CREATIVA A TOPE. Buenas noches. A dormir,descansar y soñar con tus ángeles custodios… Mi libro inédito LA ULTRASÍNTESIS A SI COMO LA MAYORIA DE MIS OBRAS TEATRALES SON MATERIALES QUE NECESITAN DORMIR,DESCANSAR ,MORIR ,PARA RESUCITAR UN DIA DE TOTAL MATERIA ENERGÍA Y MASA. Y esto suponiendo,que es mucho suponer, que mi obra tenga un fin. Un abrazo y mi continuada admiración LUIS ( Consúltame como yo te consulto.)

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.