Famélica legión

PERSONAJES:

(Menores de treinta años)

– AMIGO 1

– AMIGO 2

– CAMARERO

– MENDIGO

– CHICA

– CHICO

– LECTOR (acotaciones)

 

I Acto

 

Escena primera

(La escena sucede en un bar. Una barra con un camarero detrás. Apoyada en ella una pareja. Sentados a una mesa dos amigos. Apartado de ellos, un mendigo sentado en una silla con un vaso de vino en la mano.)

 

– AMIGO 1: ¡Puf!

– AMIGO 2: ¿Qué te pasa?

– AMIGO 1: No puedo más, te lo juro que no puedo más.

– AMIGO 2: ¿Te duele algo?

– AMIGO 1: No, no. Es otra cosa. Algo más profundo que viene de dentro.

– AMIGO 2: ¡El existencialismo!

– AMIGO 1: Que va, que va. Me estoy meando.

– AMIGO 2: ¡Vaya! Entonces no es para tanto.

– AMIGO 1: Es que no puedo más. Es terrible.

– AMIGO 2: Bueno, hombre, tienes ahí el servicio.

– AMIGO 1: Ya, ya. Pero …

– AMIGO 2: ¿Pero qué?

– CAMARERO: El servicio está ahí, pero cuidadito. Si lo ensuciáis luego el jefe me echa la bronca y quien lo tiene que limpiar soy yo.

– AMIGO 2: ¡No ves que se está meando!

– CAMARERO: Pues que mee, a mí qué. Pero con cuidado. Es lo único que he dicho.

– AMIGO 2: Ve a mear ¡ve! Verte así no sé que me da.

– AMIGO 1: Por no levantarme. Tengo unas ganas tremendas, pero no me apetece levantarme.

– MENDIGO: (Tose) Eso les pasa a muchos, que por no meter la mano en el bolsillo no dan ni medio céntimo.

– CAMARERO: Pero el que se queda con las ganas eres tú. Sin embargo, aquí el menda lo sufre él.

– AMIGO 1: ¡Ay! ¡ay! ¡ay! Llega a ser un dolor.

– CHICA: ¡Vete a mear! ¿A qué esperas?

– AMIGO 1: No espero nada, sólo quiero que se me pasen las ganas, pero por no levantarme.

– CHICO: Hay alternativas.

– CHICA: ¿Cómo no vayas tú a mear por él?

– CHICO: Es cuestión de concentración. Si dices “Om”, se te pasan las ganas, o por lo menos no las sientes.

– CAMARERO: (Con cara de concentración) ¡Oooommmm! ¡Oooommmm! A ver si de esta manera me hago millonario.

– MENDIGO: ¡Oooommmm! ¡Oooommmm! Bueno cuando tú lo seas me das un poco de lo tuyo.

– AMIGO 1: ¡Ay! ¡ay!

– AMIGO 2: (Se levanta) ¡Levántate y ve a mear!

– AMIGO 1: Déjalo, déjalo.

– CHICA: Si es por ti.

– CAMARERO: Este es como uno que viene por acá los martes. Quiere ser premio Nobel de literatura, se queja de que los premios están dados en los concursos, y resulta que no ha escrito ni una letra.

– CHICO: (Irónicamente) Por no escribir.

– CHICA: Te vas a acabar meando.

– AMIGO 1: No puedo más, no puedo más.

– CAMARERO: No te mees encima, que me quitas la clientela.

– MENDIGO: Yo por no trabajar, así me va. Y casi que por no estirar la mano, si me das de comer me quedo aquí.

– CAMARERO: ¡Lo que me faltaba! Si por no cerrar, nos quedamos acá. Que trabajen las ONGs.

– AMIGO 2: A mí en casa me pasa igual. Por no levantarme y apagar la tele me trago toda la programación y hasta veo escenas de sexo. Porque por no quedar, por no salir, por no estar haciendo el paripé, no me como ni un rosco.

– CHICA: Por no andar un poco se sigue contaminando. Que aparecen enfermedades, por no hacer nada. Que se destruye el planeta, por no tener conciencia ¡qué más da! ¡que todo siga igual!

– AMIGO 1: ¡Mucho hablar, mucho palique, pero a mí no me soluciona nada!

– CAMARERO: Te llevo una palangana y nos dejas tranquilo.

– AMIGO 1: Por no andar sacando la minga…. Pero es que es terrible.

– CHICO: Pues actuemos.

– MENDIGO: A mí, si me dais un par de euros tengo solucionado el día.

– CAMARERO: Yo como tengo que pagar impuestos, veinte euros me dejan bien.

– AMIGO 2: Me conformo con que este tío mee.

– CHICA: (Canta) Agrupémonos todos en la lucha …

– MENDIGO: ¡En la hucha, en la hucha!

– CAMARERO: No ¡en la ducha! ¡en la ducha! ja, ja, ja.

– AMIGO 1: ¡Ay! (Gran suspiro. Cae sobre la mesa)

– CHICA: ¡Se meó!

– AMIGO 2: (Mira a su amigo. Se sienta a su vera, le da unas palmadas en la espalda) Ha muerto.

– CAMARERO: Pues se habrá meado también.

– AMIGO 2: No, estuvo vacío. Ha tenido ganas, pero sin nada dentro. Seguro.

– CHICA: Pues ha sufrido lo indecible.

– CHICO: Es una señal, no cabe la menor duda.

– MENDIGO: ¡Oooommmm!

– AMIGO 2: Es el momento de rebelarnos.

– CAMARERO: Habrá que llamar a un forense.

– AMIGO 2: Antes unamos nuestras fuerzas. (Canta. Se pone en pie. Levanta el puño) “Arriba parias de la tierra (la chica levanta el puño a la vez que también el chico acompañan la canción) en pie famélica legión.”

– MENDIGO: Yo por no levantarme casi que me quedo como estoy.

– CHICA: Yo me pondré a dieta. Me sobran un par de kilos y cuando llega el verano se notan más (Mira el reloj, se va con el chico)

– AMIGO 2: A mí me entran ganas de hacer pis.

– FIN –

Creative Commons License
Famélica legión by Ramiro Pinto is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 España License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at www.ramiropinto.es.

A %d blogueros les gusta esto: