Cuentos absurdos

.

Como dice Lord Darlington, en la obra de Óscar Wilde, “El abanico de lady Windermere”: “La vida es una cosa demasiado importante para hablar de ella en serio”.

.

Y más de las cuestiones que hoy nos incumben, políticas, de sociedad, en el ámbito de la cultura, que por ellas mismas parecen de risa, reír por no llorar.

.

Si “Cuentos con burbujas” es una narración con humor, desde el punto de vista de la psicología, de los personajes, y que el autor trata de que el lector interiorice. “Cuentos absurdos” es una mirada sobre las circunstancias sociales, políticas, económicas que nos afectan, para desde la sonrisa irónica hacer visible su realidad. Como se ha dicho:

.

¿Qué impide decir la verdad riendo?”.

(“Sátiras” de Quinto Horacio Flaco, 20 aC.)

.

El humor es una herramienta para conocer la realidad”.

(Rosa Montero, 2017)

.

Más de dos mil años han pasado de una cita a la otra y sigue estando vigente reír como fórmula contra lo que nos quiere hacer tristes, infelices y, a veces, con las mismas reacciones que en un intento de dar una respuesta a lo que carece de sentido cae en lo mismo, sólo que al menos más bellamente.

.

Es una invitación para que lo leas y se lo des a leer a quien creas que le pueda hacer reír, aunque sea sólo con una mueca. Gracias.

.

Como dice Fernando Pérez en el prólogo “Tiene entre sus manos, estimado y desconocido lector, un ejercicio de denuncia, una pretensión de abrir conciencias, de clarificar conceptos desde la reflexión aparentemente absurda, de desmontar postureos desenmascarando el sin sentido que se esconde detrás de nuestra vileza“.

.

Temas que trata: La política, las ideologías, el mundo de la poesía, de escritores, Trum, titiriteros, la corrupción, Renta Básica, ecologistas, Plaza del Gano, nacionalismos, utopías, fanatismo, erótica del Poder, soluciones a la crisis, oposición al gobierno, etc, hasta 75 en total.

.

Para muestra un botón: LA POLÍTICA

Érase un cartero que empezaba su trabajo. Se levantó venciendo la perecilla del madrugón matutino. Tras haber desayunado deprisa y corriendo se despidió de su mujer e hijos. Al llegar a la central de Correos se encontró con muchas cartas, montones y montones de ellas para repartir. Cada cual era para una calle diferente de la ciudad. No sabía donde estaban muchas de las que aparecían en las señas. Como tenía el sueldo asegurado, y otras cosas que hacer, se le ocurrió una brillantísima idea: Como en todas las cartas esta puesta la dirección correspondiente de los destinatarios, cuando salió a hacer el reparto las echó a un buzón.

.

Podéis encontrarlo en bibliotecas, en La Casa del Libro de cualquier ciudad o solicitar en:

 

* Librería Valdera en León c/ San Marcos, 4 – T. 987 22 62 68

.

* Librería ARTEMIS en León c/ Villa Benavente, 17 – T. 987 34 37 40 *  artemis@artemisleon.com

.

Salud lectora.

.

Presentación en Palencia, 28 de junio.

.

.

.

.

.