¡¡Lo que hay que ver, o leer, o yo qué sé!!

No salgo de mi asombro por la genuina fantasía que derrama la realidad. “Es la vida”, que diría mi abuela, lo cual mi abuelo, que no supo idiomas, tradujo como “C’est la vie”. Algo que siempre pronunció muy bien, por cierto. O Begoña, una prima de mi padre, que cuando hay algún acontecimiento por nimio que sea exclama “¡es la vida, es la vida!”, imitando a su hijo el filósofo.

Continúa leyendo ¡¡Lo que hay que ver, o leer, o yo qué sé!!

Anuncios