Reflexiones de un disidente III: La economía irracional

¿Y si estuviera aplicada la Renta Básica en estos momentos?, ¿qué habría sucedido? Para empezar no hubiera habido el incremento de un millón de pobres más en lo que va de año. Y se habría resuelto el problema de la pobreza de otros once millones, muchos de ellos pobres que trabajan de manera temporal y con salarios precarios.

Continúa leyendo Reflexiones de un disidente III: La economía irracional

Reflexión de un disidente I: Ahora entiendo la irracionalidad en la Historia

Desde joven me pregunté cómo pudo ser posible que, aunque fuera en la Edad Media, se creyeran cosas inverosímiles, absurdas, pero que dieron lugar a guerras y a una manera de entender la vida, más allá de lo personal, como es la existencia de ángeles, diablos o los íncubos y súcubos lo que dio lugar a construir iglesias en lugares donde se “vio” aparecer a la Virgen María, o custodiar reliquias, que luego la misma iglesia demostró que eran falsificaciones, pero que fueron objeto de fe, devoción y disputas. Como creencia personal es loable, pero como conducta social hasta santa Teresa de Jesús lo cuestiona.

Continúa leyendo Reflexión de un disidente I: Ahora entiendo la irracionalidad en la Historia

Del coronavirus a la razón

Asistimos a una nueva ola de irracionalidad con respecto a la pandemia del COVID-19. Ésta es un mal que hay que afrontar, pero el problema social que ha creado es necesario superarlo, porque es lo que agrava y hace peligrosa esta epidemia global: La manera de reaccionar ante ella que nos está sacando de quicio. Lo mismo que las reacciones contra la versión “oficial”, que van por el mismo camino. La patología que nos asola son los medios de comunicación y las redes, convertidas éstas en una orgía de lo irracional.

Continúa leyendo Del coronavirus a la razón

Diario de un disidente del coronavirus: Las derrota

24 de marzo – 2020. La pandemia del coronavirus ha llegado a un tope informativo, ante lo cual aumenta en intensidad. No se puede razonar más, la emoción sí cuando se hace más vehemente. Por esto, la derrota de lo razonable está asegurada. A cambio no es posible apagar un argumento, sino taparlo. Es lo que se está haciendo actualmente.

Continúa leyendo Diario de un disidente del coronavirus: Las derrota